Nacional

Aguas no potables matan cada año a 1.5 millones de niños en el mundo


Las enfermedades diarreicas que millones de niños y niñas de todo el mundo no pueden evitar porque no tienen acceso al agua potable, causan cada año 1.5 millones de fallecimientos de menores en todo el mundo.
Así lo denuncia Unicef en el informe Progreso para la Infancia: Un balance sobre agua y saneamiento, que presentó ayer esta organización humanitaria dedicada a la infancia dependiente de las Naciones Unidas.
“Los progresos logrados hasta la fecha para incrementar el número de personas con acceso al agua potable han sido impresionantes”, dijo la directora ejecutiva de Unicef, Ann M. Veneman. “Sin embargo, el agua no apta para el consumo y la falta de saneamiento básico contribuyen a causar la muerte a alrededor de 1.5 millones de menores de cinco años como consecuencia de las enfermedades diarreicas”.
Entre estos progresos se encuentra el dato de que, desde 1990, más de 1,200 millones de personas han obtenido acceso al agua potable. El informe hace un balance de los progresos en el logro del Objetivo de Desarrollo del Milenio 7, que incluye la meta de reducir a la mitad la proporción de personas sin acceso sostenible al agua potable y el saneamiento básico en 2015.
La cobertura mundial de agua potable aumentó de un 78% a un 83% entre 1990 y 2004. “A pesar de los encomiables progresos que se han alcanzado, alrededor de 425 millones de niños y niñas menores de 18 años carecen de acceso a fuentes mejoradas de agua, y más de 980 millones no tienen acceso a un saneamiento adecuado”, subrayó Veneman. “El agua potable y el saneamiento son requisitos fundamentales para la mejora de la nutrición, la reducción de la mortalidad de los niños y las madres, y la lucha contra la enfermedad”. La asistencia a la escuela y el rendimiento académico se ven también perjudicados cuando los menores padecen alguna de las enfermedades relacionadas con el agua y el saneamiento.
Además, niños y niñas pasan muchas horas al día buscando agua para sus familias, y la falta de saneamientos adecuados permite que se contaminen con más facilidad las fuentes de agua.