Nacional

Hoy es Día del Adulto Mayor


Con motivo del Día del Adulto Mayor que se celebra hoy, primero de octubre, el doctor Vicente Maltez Montiel, especialista y presidente de la Asociación Nicaragüense de Medicina Interna (ANMI), ofrece una serie de recomendaciones para mejorar la atención de los “viejitos”.
“Lo peor de llegar a viejo es que nadie quiere hablar contigo”, cita Maltez una frase del francés Albert Camus (Premio Novel), para hacer referencia a “lo descuidado que somos con los ancianos”.
En los hospitales grandes, al menos un 15 por ciento de quienes acuden a emergencias son adultos de 63 a 64 años, que es la expectativa de vida en nuestro país. Pero las condiciones de estos centros médicos y el escaso apoyo social perjudican más la salud de los enfermos y, además, pueden adquirir otras infecciones.
Maltez considera que los propios familiares deben de atenderlos cuando no es un problema crónico y darle los cuidados suficientes sin que los “ancianitos” pierdan su autonomía.
El doctor Maltez idealiza una vida larga para todos los nicaragüenses, que alcancen edades como la de los japoneses, que llegan a vivir hasta 80 años, pero recuerda que la buena salud es el resultado de una alimentación sana, consumiendo frutas, pescados y haciendo mucho ejercicio.
Una de las principales causas de muerte, tanto en viejitos como en niños, es la neumonía. A la vez es la primera causa de ingreso en los hospitales. Para evitarla es necesario vacunar contra la influenza y el neumococo.
También darle el tratamiento oportuno a los catarros y gripes. En ese último aspecto Maltez destacó que el valor de las vacunas para esas enfermedades es demasiado alto, pues cuestan más de 80 dólares, lo cual representa una limitación para las personas que la padecen.
Hidratación
El doctor recomienda observar la hidratación de los “viejitos” y estar atentos para que consuman entre uno a dos litros de agua diario, con mayor insistencia en el verano.
Maltez afirma que un 40 por ciento de los ancianos acude a emergencia por razones de urgencia. Antes de que esto ocurra hay que estar pendiente de las señales que puedan manifestar, como despertar con dolor, presencia de vómito y hemorragia, dolor abdominal.
Este último, a veces, puede ser la señal de un infarto cardíaco, también cuando hay dolor en la boca del estómago. Lo que ocurre, explica el doctor Maltez, es que en las personas mayores los síntomas son pocos y a veces contradictorios. Un 50 por ciento de los ancianitos que llegan a una emergencia es por alteraciones en su electrocardiograma, es decir, por la falta de riego sanguíneo del músculo del corazón.
Maltez confía en que sus recomendaciones sean llevadas a la práctica para “considerar una atención delicada, humana y con muchos cuidados para el adulto mayor”. Al igual, espera que cada una de las personas que tenga a su cargo a un ancianito, “lo trate como si estuviera en sus zapatos.”