Nacional

“Nos estafaron”

**Les llegaron con el cuento de la plusvalía y que a todos pagarían por igual en el “coyotepazo” **También que si no vendían los declararían de utilidad pública y recibirían menos, “lo que fue triste e injusto”, dice representante indígena de Monimbó

Luis Galeano

Los pobladores que vendieron a precios de entre C$ 40 y C$ 50 el metro cuadrado de sus propiedades al MTI para construir la circunvalación en las cercanías de El Coyotepe, se declararon “engañados” por funcionarios de esa entidad que les aseguraron que ese precio era “parejo” para todos, pero que al final resultó ser mucho mejor para los primos hermanos del ex ministro de Gobernación, Julio Vega Pasquier.
Los afectados aseguraron que los funcionarios delegados por el MTI para hacer las negociaciones con ellos, los presionaron al indicarles que era mejor que aceptaran vender las propiedades a los precios que establecían, porque de lo contrario, declararían los terrenos de utilidad pública y saldrían perdiendo.
Un informe de la Contraloría reveló que el Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI), bajo la dirección del ex ministro Pedro Solórzano, pagó a tres primos hermanos del actual secretario de Asuntos Jurídicos de la Presidencia, Julio Vega Pasquier, C$ 92.56 por cada metro cuadrado de tierra, cuando a la mayoría de los pobladores que vendieron propiedades por donde pasaría la obra les pagaron entre C$ 40 y C$ 50.
Vega Pasquier dijo a EL NUEVO DIARIO que no podía responder por actos y transacciones relacionadas con la vida de sus primos.
Los engancharon con cuento de plusvalía
Sebastián Enrique Vega Ortega aceptó vender al MTI el metro cuadrado de su propiedad a C$ 41,42, pero pensó que ese precio sería el que le pagarían a la mayoría de los afectados por la construcción de la circunvalación del proyecto de ampliación del tramo Ticuantepe-Granada a cargo de la constructora española Hispánica.
“Nos dijeron que los precios iban a ser parejos; nos hablaron de precios bajos porque el Estado supuestamente no tenía para pagar más, y que lo viéramos desde el punto de vista de que al pasar la circunvalación por las propiedades, después iban a valer mucho más, lo creímos y por eso aceptamos, pero ahora nos enteramos que no nos dijeron la verdad”, dijo Vega Ortega, quien vendió 9,356.21 metros cuadrados al MTI.
El documento de la Contraloría señala que Mario, Jaime Antonio y Francisco Rigoberto Rosales Pasquier, los tres primos hermanos de Vega, quien al igual que Solórzano es uno de los más cercanos funcionarios del presidente Enrique Bolaños, recibieron el doble del dinero que por metro cuadrado de tierra pagó el MTI al resto de las personas que vendieron sus tierras para la famosa circunvalación que nunca se hizo.
“Lo que está claro es que a ellos les pagaron más del doble de lo que me pagaron a mí y a otras personas, y lo que espero ahora es que con esa investigación de la Contraloría se aclaren todas esas dudas que surgen en nuestras cabezas”, agregó Vega Ortega.
A Rafael Antonio Faria Caldera, el MTI le pagó C$ 41,48 por cada metro cuadrado de los 15,230.93 que serían afectados en su propiedad, y también asegura que al menos en tres reuniones que sostuvieron con representantes de esa cartera les prometieron que los tratarían por igual.
“Nosotros insistimos en que nos pagaran un poco más, pero se negaron todo el tiempo y tuvimos que aceptar, porque de lo contrario declaraban el terreno de utilidad pública y salíamos perdiendo, y ahora nos enteramos que sí había más dinero, pero (sólo) para esas personas, lo cual es otra ladronada más de este Gobierno”, dijo molesto Faria.
“Triste e injusto”
El representante de la Asociación Movimiento Indígena Monimbó, César Augusto Luna, consideró, por su parte, que el pago de más en los terrenos a los familiares de Vega Pasquier es “injusto”, porque se suponía que no habría tratos diferenciados.
“Es triste ver cómo se aprovechan de los pobres, porque cuando vinieron a negociar hablaron de un asunto parejo, y ahora vemos esta injusticia, que por vínculos familiares con un funcionario del presidente se le haya pagado más dinero a ellos”, dijo Luna, quien vendió 60,18 metros de la propiedad de la Asociación a C$ 51,65 cada metro cuadrado.
Ese espacio de terreno de su propiedad era clave para lo que se llamaría el ramal de la circunvalación, debido a que se encuentra ubicada exactamente en la esquina de la rotonda del empalme de Las Flores.
“Lo peor del caso es que es gente que no tiene necesidades como nosotros los artesanos, porque son gente que tiene plata, y duele ver cómo la gente que dice que trabaja para uno, porque dicen que son servidores en el Gobierno, pues busquen cómo beneficiarse o a sus familiares con estas cosas”, agregó Luna, representante de 25 agremiados dueños de la propiedad afectada.

“Corrupción degenerada”
Ramón Álvarez Areas, esposo de una de las pocas personas humildes que logró que le pagaran casi 70 córdobas por metro cuadrado, dijo que luchó hasta el final por conseguir que su pedazo de tierra fuera mejor valorado.
“A todos los acalambraron, nos dijeron que si no nos decidíamos a vender iba a ser declarado de utilidad pública, y no tuvimos remedio, pero yo logré un poquito más, porque nos mantuvimos hasta el final negociando para que nos pagarán una mayor cantidad, no fue porque seamos de apellido o amigos de alguien del MTI, es porque nos mantuvimos”, dijo Álvarez.
Su esposa, Jeannette Espinoza Navarrete, logró que el MTI les pagara C$ 68,86 por cada metro cuadrado, pero aún así considera un acto repudiable que a los familiares de Julio Vega Pasquier les hayan pagado con marcada diferencia.
“Esto es más de la corrupción degenerada del Gobierno, y los que andan mejor vestidos de corbatas son a los que más miedo deberíamos de tenerles, porque son los que siempre andan buscando cómo obtener más del dinero del Estado y que siempre han llevado al país a la desgracia”, dijo Álvarez.
Relató que en un inicio, cuando el proyecto de ampliación de la carretera contemplaba la construcción de una rotonda que afectaría parte del terreno de Unión Fenosa frente a la entrada de la Villa Bosco Monje en Masaya, la transnacional española se “paró duro” y no accedió a que le impusieran precios.
“El metro cuadrado querían pagarlo a tres dólares, pero Unión Fenosa se paró y les dijo que si querían parte del terreno tenían que pagárselos a 38 dólares el metro cuadrado, y no se lo pagaron, y al final la rotonda no se hizo, pero estamos hablando de una empresa que es un monstruo con abogados y dinero, pero nosotros los palmados ¿qué podíamos hacer?”, se preguntó.
Pedro Solórzano ordenó la compra directa y a precio “diferenciado” de 74 propiedades en la zona donde se construiría la circunvalación, aun cuando la Contraloría le había advertido que se hiciera por medio de licitación pública.
El MTI admitió que la compra de los terrenos se hizo a través de una negociación directa con los dueños o sus representantes, en una clara admisión de violación a la Ley de Contrataciones del Estado.
El MTI, de acuerdo con el informe de la CGR, desembolsó un total de C$11,031,427.81 para la compra de 205,313.19 metros cuadrados, que suman 74 propiedades, por las cuales pasaría la circunvalación. Del total del dinero, un poco más del 10% lo sumaron las propiedades de los primos hermanos de Vega Pasquier.
Hasta este momento se desconoce quién fue el representante legal del Estado en estas transacciones. Pero, de acuerdo con la ley, tuvo que haber sido un funcionario de la Procuraduría General de la República, quien además tuvo que haber exigido el cumplimiento de los requerimientos legales que establece la Ley de Contrataciones para llevar a cabo la operación