Nacional

Procesión de San Jerónimo politizada

* Imagen “no se paró” ante candidato Montealegre, y seguidores hablan de que el FSLN se apoderó del santo * Alvarado sí logró arrancarle una flor, frotarla en la imagen y rezar, mientras el MRS no se presentó a la festividad

MASAYA
La tradicional procesión del santo patrono de los masaya, San Jerónimo, estuvo más concurrida que otros años. Esta vez la diferencia la hicieron los candidatos a la Presidencia, Vicepresidencia y diputados de las
distintas agrupaciones políticas, quienes sumados a la gran masa de simpatizantes que portaban banderas, gorras y camisetas alusivas a sus partidos, hicieron de la fiesta religiosa una verdadera concentración partidaria.
Los “feligreses” esta vez olvidaron la tradicional cotona y el “sombrero carretero” para bailarle a San Jerónimo y lucieron camisetas y gorras con slogan partidarios. Como es costumbre en Masaya, San Jerónimo le bailó y se
detuvo frente a los balcones de algunos líderes políticos.
La primera estación, una vez que partió a las once y treinta minutos de la mañana de su iglesia en reconstrucción, fue frente a la casa donde estaba el alcalde de Masaya, ingeniero Orlando Noguera, a quien se le vio distante de su partido, el Frente Sandinista, para proyectar una imagen de imparcialidad durante la celebración religiosa.
Las “estaciones”
A sólo cincuenta metros de distancia se encontraba la casa donde aguardaba su paso el presidente de la República, ingeniero Enrique Bolaños, sitio donde la imagen se detuvo por unos instantes, para continuar su peregrinación. Y a sólo uno metros se encuentra la casa de campaña del Frente Sandinista, donde la candidata a diputada Jenny Martínez y dirigentes políticos del departamento aguardaban con mucho entusiasmo el saludo de San Jerónimo.
Minutos antes que pasara la procesión, activistas del Frente Sandinista regalaron gorras y banderas roja y negra a sus simpatizantes, las que ondearon cuando San Jerónimo hizo su estación.
¿Desairan a Montealegre?
El recorrido continuó y a un corto trecho de la casa del FSLN se hallaba el candidato a la Presidencia de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), Eduardo Montealegre, quien no se mostró satisfecho con el “desmán” que le hizo el “doctor que cura sin medicina”. La imagen bailó cuando pasó frente a Montealegre, pero no se detuvo, situación que molestó a los allegados del candidato liberal, quienes comentaban que “los sandinistas se adueñaron de San Jerónimo”.
Y los políticos seguían aguardando el paso del santo. El doctor José Antonio Alvarado, candidato a la vicepresidencia por el Partido Liberal Constitucionalista, bailaba, chineaba niños, besaba ancianas y se le veía impaciente ante el temor de recibir un desaire de San Jerónimo, pero el milagro se hizo y “Tata Chombo” se detuvo frente a su comitiva, y él aprovechó para orar y tomar una flor para frotarla sobre la imagen y luego guardarla.
Llamó la atención que solamente la Alianza Herty Lewites no aprovechó la festividad religiosa que aglomera a millares de devotos para hacer proselitismo político.
Antes de la procesión, el arzobispo de Managua, Monseñor Leopoldo Brenes, ofició misa de función ante un lleno total en la iglesia de San Jerónimo. El prelado aprovechó la homilía para hacer un llamado a la población a votar
con responsabilidad el próximo cinco de noviembre, porque es un derecho ciudadano, y se pronunció en contra del aborto, anunciando una marcha para los próximos días.
Impiden acceso de END
Pese a la instrumentalización que los diferentes partidos políticos hicieron de la actividad religiosa, muchas personas, principalmente ancianas devotas de San Jerónimo, llegaron a rendirle tributo a la imagen y a pagar promesas
por favores recibidos.
La cobertura periodística que EL NUEVO DIARIO brindaba a la celebración religiosa se vio limitada dentro del templo por agentes de seguridad y policías que prohibieron nuestro acceso al área donde la prensa nacional realizaba su trabajo. Al identificarnos como periodista de este rotativo hicieron gala de prepotencia y arrogancia diciendo que “por la seguridad del Presidente no la podemos dejar pasar, y quéjese donde quiera”. Esta situación también la vivieron dos colegas de Masaya.
“El doctor que cura sin medicina”, como todos los años, lució acompañado del tradicional torovenado, de promesantes bailando, de vendedores de souvenires y del pueblo indígena de Monimbó y sus comarcas. También pudimos observar
una buena cantidad de buses procedentes de otros departamentos del país que se sumaron a la algarabía de los pobladores de la cuna del folclor.