Nacional

Accidente aéreo puede ser el peor de la aviación brasileña

El piloto del Legacy en cambio logró aterrizar de emergencia en una base aérea cercana a la Sierra de Cachimbo, sur del estado de Pará, donde de produjo el choque.

Los restos del Boeing 737-800 de la aerolínea Gol con 155 personas a bordo, fueron encontrados hoy en una región selvática del estado de Mato Grosso, mientras los analistas del caso consideran que puede ser el peor desastre de la aviación brasileña.
El vuelo 1907 de Gol, entre Manaos y Río de Janeiro, con escala en Brasilia, terminó fatalmente en la tarde del viernes después de que el Boeing, recién adquirido por la aerolínea, chocó en pleno vuelo con un avión ejecutivo Legacy.
La aeronave de Gol llevaba 149 pasajeros y seis tripulantes y, según el brigadier José Carlos Pereira, presidente de Infraero, la empresa estatal que administra los aeropuertos de Brasil, "es muy difícil que alguien haya sobrevivido al impacto" de la caída.
Lograron aterrizar de emergencia
El piloto del Legacy en cambio logró aterrizar de emergencia en una base aérea cercana a la Sierra de Cachimbo, sur del estado de Pará, donde de produjo el choque.
Este aparato, fabricado por la brasileña Embraer, al parecer acababa de ser comprado por un cliente de Estados Unidos.
Otros accidentes aéreos
Hasta ahora el peor accidente aéreo de Brasil era el de un Boeing 727-200 de VASP, que se estrelló en junio de 1982 poco antes del aterrizaje en Fortaleza, capital del estado de Ceará, y que causó la muerte a sus 142 ocupantes.
En octubre de 1966, un Fokker 100 de TAM cayó en una zona residencial poco después de despegar del aeropuerto de Congonhas, en Sao Paulo, y mató a 99 personas, dos de ellas en tierra.
Un accidente similar al del avión de Gol, pero con un saldo menor de víctimas, 14 muertos y 54 supervivientes, ocurrió en septiembre de 1989 cuando un Boeing 737-200 de Varig hizo un aterrizaje forzoso en una zona selvática de Mato Grosso por un error en la ruta de vuelo.
En esa ocasión los supervivientes fueron rescatados casi dos días después del accidente.
Otro avión de Varig, un Boeing 707, se estrelló en julio de 1973 en las cercanías del aeropuerto de Orly, en París, y dejó 123 muertos.
En abril de 1980, un Boeing 727 de Transbrasil chocó contra un cerro en cercanías de Florianópolis, capital de Santa Catarina, y perecieron 54 personas.
En junio de 1960, murieron 53 personas al caer en la bahía de Guanabara, en Río de Janeiro, un Convair de la Companhia Real.
Otro accidente en Río de Janeiro, con un Viscont de Vasp, dejó 37 muertos en diciembre de 1970.
El accidente de un avión de la Compañía Taba en Tabatinga, ciudad del estado de Amazonas fronteriza con Colombia, dejó 44 personas muertas en junio de 1982.
Recientemente, en mayo del 2004, un EMB 125, de Rico Líneas Aéreas, cayó en una zona selvática a 40 kilómetros de Manaos y causó la muerte a sus 33 ocupantes.
En abril de este año murieron los 19 ocupantes de un bimotor LET 410 que se estrelló en el Pico da Pedra Bonita, unos 80 kilómetros al norte de Río de Janeiro.