Nacional

Cortes arruinan al hospital de Ocotal

* Colapsan aires del quirófano y suspenden operaciones * Valiosos aparatos de diagnóstico ya no pueden utilizarse

Leoncio Vanegas

OCOTAL, NUEVA SEGOVIA
Los dos únicos quirófanos del hospital “Alfonso Moncada Guillén” de esta cabecera departamental quedaron paralizados, después que los aires acondicionados resultaron averiados por los prolongados apagones que Unión Fenosa receta a la región norte del país.
La doctora Mercedes Osorio, Subdirectora del centro asistencial, explicó que también resultó dañado un aparato llamado Slick, que sirve para el encendido automático de la planta emergente de energía, cada vez que falla el fluido eléctrico de la red pública.
Para colmo de males, también el cuarto frío donde se conservan los alimentos para el personal médico y los pacientes no funciona por la misma causa, y la situación podría volverse caótica. Otro aparato que denominan como “Baño María”, que es clave para análisis de muestras, también ha quedado inservible.
La subdirectora dijo que por ahora sólo tienen en funcionamiento un pequeño quirófano, con el cual se atienden las cirugías menores o ambulatorias de la sala de consulta externa, y allí harán todo lo posible para atender las operaciones de emergencia.
“Que Dios nos salve por el momento”
Añadió que las cirugías programadas o de mayor complicación, quedan suspensas hasta que se restablezcan los aparatos averiados por los súbitos apagones. Por su parte, el doctor Dorian Sevilla, delegado departamental del Ministerio de Salud (Minsa), expresó que la situación es delicada, “Ojalá, Dios no permita que nos vengan apuñalados, tirados o accidentados, porque no sé qué vamos a hacer”.
Llamó a todos los sectores organizados del departamento a solidarizarse con este centro, principalmente en demandar “a que no nos corten la energía, y que Unión Fenosa cumpla con el compromiso de mantener a los centros asistenciales con el fluido eléctrico”, indicó.
Desde el 14 de septiembre, los apagones han venido golpeando a este hospital, con la quema de aires acondicionados. Pero el apagón de la noche del último jueves ha sido como el remate. “No tenemos capacidad de trasladar a todos los pacientes a Managua, porque además de ser un riesgo para la vida de ellos, nos cuesta mil 800 córdobas cada viaje”, señaló.
Por ahora, hacen un inventario de los daños provocados por los apagones, para que el Ministerio interponga un formal reclamo ante la empresa distribuidora de energía.