Nacional

Otra vez amenazan con minería al río San Juan


SAN CARLOS, RÍO SAN JUAN
Placer Dome Incorporation, que fue vendida a la empresa minera Vannessa Ventures Limited, a la que el gobierno costarricense otorgó concesión para exploración y explotación de oro a cielo abierto en Conchudita, es la misma que presionó en Nicaragua por una concesión en el cerro Bolívar, ubicado en la gran Reserva Indio- Maíz, reveló el director del organismo ambientalista riosanjuaneño, Antonio Ruiz.
Para Ruiz, los orígenes de esa pretensión de explotación minera por parte de Vannessa Ventures, son de vieja data y se remontan a la Placer Dome Inc. que es la matriz de las grandes empresas, y su codicia recae sobre el más grande distrito minero de América Central que se ubica en Las Crucitas, Conchudita, en Costa Rica, y se extiende en la gran Reserva Indio-Maíz, precisamente en el cerro Bolívar, territorio nicaragüense.
El líder ambientalista recordó que en el registro de minas del Ministerio de Fomento Industria y Comercio (Mific) se inscribe la solicitud hecha por la Placer Dome, precisamente cuando presentó su solicitud en 2001, en el Ministerio Nacional del Ambiente y Energía (Minae) de Costa Rica, sobre Las Crucitas, lo cual provocó hasta protestas masivas por parte de organismos ambientalistas costarricenses y en Nicaragua.
“El rechazo a ese pretendido interés hizo que ella (Placer Dome Inc.) cambiara hacia una empresa junior, porque cuando tienen problemas de operar bajan el perfil, constituyéndose la Vannessa Ventures, “subsidiaria empresarial de ese gran monstruo de la explotación minera”, apuntó Ruiz.
Denuncia ante tribunal del agua
El director de Fundación del Río refirió que esa situación fue planteada en el Tribunal Centroamericano del Agua que sesionó en Costa Rica en 2002, “fue denunciado ese pretendido interés porque sería factor de mayores desequilibrios en la Cuenca del Río San Juan. Las Crucitas fue frenada aun cuando la empresa presentó una demanda en los tribunales de Costa Rica.
“Nuestra preocupación es el gobierno canadiense, que esta explotación minera entre en los acuerdos comerciales que ellos propician, y esto es un alicate, una tenaza fuerte en el tema económico y no sabemos si la decisión de Costa Rica va a ser invariable o va a permitir este tipo de acciones”, señaló Ruiz.
Amenaza para el río
Para el dirigente ambientalista, la concesión de Conchudita representa una gran amenaza para el nicaragüense río San Juan y crea una situación más grave para Nicaragua, dado que esta diferencia aparece cuando existe una demanda en la Corte Internacional de La Haya por parte de Costa Rica, sin embargo “este argumento es favorable para Nicaragua”, apuntó.
Ruiz valora que el San Juan, como consecuencia tanto de la explotación minera a cielo abierto como del trasiego de sustancias peligrosas, sería una zona de mayores migraciones, entre otros.
Para Ruiz, el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales (Marena) sabe de otras subsidiarias que pretenden un bloque de exploración y explotación minera en Río San Juan, y “no ha alejado este tema del río. “Si aquí estamos hablando de invertir en el turismo, de carácter sostenible, la minería no representa el interés en nuestro departamento porque no es, ni ha sido un distrito minero. La Cancillería no puede ignorar desconocimiento porque el Centro Humboldt, Fundación del Río y el Consejo de Desarrollo Sostenible hemos dirigidos cartas en su momento”.
El delegado del Marena, José Luis Galeano, manifiesta que son de su competencia las Áreas Protegidas, y corresponde incidir cuando se presentan los estudios de impacto ambiental. Señaló que el Mific es el responsable de otorgar esas concesiones, no obstante indicó que la Comisión Ambiental, en la que participan todas las organizaciones comprometidas con el medo ambiente, han dicho no a la minería.
Alcaldes cierran filas
Frank Ochomogo, Gerente General de la Alcaldía de San Carlos, dijo que el Concejo, por unanimidad, dio un no rotundo a la solicitud de exploración minera que presentó el pasado año Friedrich Speidel, Gerente General en América Latina de Inmet Mining Corporation, que a través del Mific presentó su solicitud para el sector de La Esperanza.
Ochomogo recordó que los alcaldes de los municipios han mantenido una posición decidida y unánime para no permitir la minería, y que en el caso de los efectos sobre el río que crearía la concesión en Conchudita, Costa Rica, serán analizados en la próxima reunión de la Comisión Municipal Ambiental (CAM).
El doctor Freddy Ruiz, Presidente del Consejo de Desarrollo Sostenible de Río San Juan (Codeso) refirió que el 24 de agosto de 2004, dirigieron carta al Presidente de la República sentando su rechazo a la explotación minera a cielo abierto, y precisamente cuando analizaban las consecuencias que traería de darse la aprobación en Las Crucitas.
Para Ruiz, Conchudita, cercana al San Juan traería contaminación, alteraría el ecosistema y provocaría daños irreversibles a las especies acuáticas y al medio ambiente, así como perjuicios a la vida humana, porque se hace uso del cianuro, que es letal para la salud. El directivo de Codeso dijo que ante ese problema se reunirán las instituciones y organismos comprometidos con el medio ambiente, en tanto hizo un llamado a la Comisión Nacional Ambiental para escuchar el sentimiento del departamento frente a los intereses de los consorcios mineros.