Nacional

Confirman “Coyotepazo”

*** CGR le advirtió al ministro Solórzano que tenía que sujetarse a la ley que regula esas compras, pero no le hicieron caso *** Ni siquiera fueron declaradas esas tierras que circunvalan Masaya por El Coyotepe como de utilidad pública, para haberlas pagado conforme lo dispuesto por la ley *** Contralor Montenegro, aunque aún no sacan nombres, asegura que compraron a “precios diferenciados”, es decir, “a como era el sapo, así era la pedrada”

Luis Galeano

El ex ministro de Transporte e Infraestructura (MTI), Pedro Solórzano Castillo, ordenó la compra directa y a precio “diferenciado” de más de 80 propiedades en la zona en la que se construiría la circunvalación, en la ampliación del tramo Ticuantepe-Granada, a cargo de Hispánica, aun cuando la Contraloría General de la República (CGR) le había advertido que se hiciera por medio de licitación pública.
Una nota de prensa del MTI difundida ayer, señala que la compra de las propiedades en la era de Solórzano Castillo se hizo de conformidad con lo que establece la Constitución y lo preceptuado en la Ley de Derecho de Vía, creada en 1952, en la que se establece la “justa” indemnización de los afectados por la adquisición de terrenos necesarios para realizar una obra pública.
“El precio pagado por la adquisición de los terrenos para la construcción de la circunvalación de la carretera a Masaya, fue calculado tomando como referencia el valor catastral establecido por el Concejo de Masaya y por la Alcaldía de Nindirí, mediante un proceso de negociación directa con los propietarios de los terrenos afectados o sus representantes”, dice el tercer párrafo de la nota, en una tácita admisión de violación a la Ley de Contrataciones del Estado.
CGR les advirtió, pero de nada sirvió
El contralor José Pasos Marciaq, como presidente de la Contraloría, el 20 de abril de 2005, remitió una carta a Solórzano Castillo en la cual le advirtió que como la circunvalación no formaba parte del contrato con la constructora española Hispánica, debía cumplirse con lo que establece la norma de contrataciones.
“Nos permitimos comunicarle que el Consejo Superior de la CGR, en sesión ordinaria 399 del 30 de marzo del 2005, aprobó por unanimidad de votos solicitarle que nos informe todo lo relacionado con el desvío o circunvalación (si estuviere planificado) de la carretera a Masaya, para analizarlo y recordarle que como esa obra no forma parte del contrato con Hispánica, debe licitarse, y que para cualquier adquisición debe cumplir con los procedimientos establecidos en la Ley de Contrataciones”, dice la carta de Pasos al ex titular del MTI, cuya copia rola en nuestras manos.
No obstante, Solórzano --como confirma la nota de prensa divulgada ayer desde el MTI-- ordenó la compra de las tierras de manera directa y estableciendo los precios, según nos declaró el contralor Luis Ángel Montenegro, en dependencia de los nombres y apellidos de quienes eran los propietarios de los lotes, de manera que a unos les pagaron tres dólares por vara cuadrada y a otros 18 y hasta 20 dólares por vara cuadrada.
“La información que hemos obtenido hasta el momento revela que se trataba de un asunto de ‘nombres o apellidos’, porque a algunos personajes les pagaron altísimo el precio por vara cuadrada, no así a las familias humildes que viven cerca de la zona”, dijo Montenegro.
Una carta enviada por el sucesor de Solórzano Castillo, Ricardo Vega Jackson a la Contraloría en febrero de este año, confirma que en ese entonces ya casi se habían pagado el ciento por ciento de las propiedades, y que sólo espera que pueda ejecutarse el Presupuesto General de la República para cancelar las mismas.
Las extensiones de un proyecto que nunca se hizo
El proyecto de Hispánica señalaba que en la circunvalación de la ciudad de Masaya, en el trayecto principal, iban a ser afectadas un total de 64 propiedades que formaban un área de 197,514 metros cuadrados con 42 centésimas, y en el ramal se afectarían 15 propiedades más con un área total de 16,415.84 metros.
También destacaba que la vía contaría con un tramo principal de cuatro carriles, con una longitud de 6.6 kilómetros y un ramal de 692 metros de dos carriles.
La circunvalación que nunca se hizo estaba programada para bordear el cerro Coyotepe, para “salir” por Las Flores y continuar hasta Granada. El tramo entre Nindirí y Las Flores, que comprende la entrada a la ciudad de Masaya, sólo sería rehabilitado y no formaría parte del proyecto de ampliación de la carretera, sin embargo, al final es la ruta que siguió la carretera y la que se utiliza en la actualidad.
El presidente de la Contraloría, Guillermo Argüello Poessy, informó ayer que la información que han podido recabar hasta este momento, revela que los terrenos nunca fueron declarados de utilidad pública, lo cual hubiese uniformado los precios de las propiedades en busca de proteger los intereses del Estado.
“No existe un documento que nos diga que se haya hecho esa declaratoria de utilidad pública, y eso lo que nos indica es que no se dio el proceso de licitación que establece la ley”, dijo Argüello.
“Los auditores (que realizan la auditoría en el MTI) me han dicho que ya tenemos la información sobre los compradores, los vendedores y los precios en los que se adquirieron esas propiedades, y vamos a analizar todas y cada una de esas compras para ver si no hubo nada anómalo”, agregó.
Solórzano Castillo le autorizó a Hispánica un acuerdo suplementario de US.8 millones por realizar la circunvalación a Masaya, lo que --unido a los US millones no ejecutados por la empresa-- servirían para concluir esta parte del proyecto.
Sin embargo, la circunvalación que tenía que estar lista en julio pasado no se construyó, y a pesar de que Hispánica ha incumplido en todos los sentidos con la entrega de la obra, ahora solicitó al MTI la rescisión unilateral del contrato.
El ex ministro Vega Jackson afirmó a los contralores que ante el incumplimiento de Hispánica en la construcción de la circunvalación en la entrada a Masaya, ordenó a la Dirección Jurídica del MTI aplicar la fianza de garantía para tomar medidas legales en contra de la constructora. Pero se encontraron con la “desagradable sorpresa” de que la misma sólo tiene efectos en España, lo cual dejó desprotegido al Estado frente a la constructora ibérica
Recuadro
Dicen que han resguardado el interés público
La nota de prensa del MTI, difundida ayer, señala que la CGR ya inició una auditoría especial al proceso de adquisición del Derecho de Vía de la circunvalación de Masaya, y que concluyó la recopilación de información de campo el pasado 8 de septiembre.
A la vez, indica que en este proyecto el interés público ha sido resguardado, siempre que no se ha pagado más de lo ejecutado por la Constructora Hispánica.
En ese sentido expresan que Hispánica terminó los tramos Ticuantepe-Masaya y Masaya-Granada, que suman 26.1 kilómetros, y que Hispánica presentó en septiembre de 2005 un reclamo económico por US$ 13,19 millones de dólares, al cual se respondió que no había lugar para tales reclamos, pero que podrían hacerse algunas consideraciones siguiendo los procedimientos establecidos por la ley para tomar en cuenta el alza de los derivados del petróleo. Este reclamo económico se encuentra dentro de un proceso de arbitraje iniciado por el contratista.