Nacional

Condenan ataques de Bolaños a periodistas


Organismos de derechos humanos y agremiados de los medios de comunicación se pronunciaron contra los comentarios del presidente Enrique Bolaños respecto a las investigaciones periodísticas realizadas por EL NUEVO DIARIO. El mandatario hizo serios señalamientos contra periodistas de este rotativo por denunciar anomalías y actos de corrupción atribuidos a sus protegidos.
El subprocurador de Derechos Humanos, Adolfo Jarquín Ortel, lamentó estos comentarios, y afirmó que desde que el presidente Bolaños asumió el poder --a pesar de que se comprometió a luchar contra la corrupción-- ha arremetido de forma verbal o económica contra los medios de comunicación que la denuncian.
Indicó que para ir construyendo un Estado democrático y fortaleciendo las instituciones, los medios hablados y escritos desempeñan un gran papel, por lo que se hace mal al querer negar ese derecho que tienen los periodistas de investigar e informar con la verdad.
Población tiene derecho a saber
Jarquín dijo que cuando existen anomalías en la construcción de una carretera, mala utilización de fondos, o se haya mal planificado una obra, la población tiene derecho de saber qué es lo que está pasando, ya que estos proyectos se ejecutan con los impuestos que uno paga.
“Para nadie es un secreto las anomalías en la carretera El Guasaule, lo que pasó con la carretera Ticuantepe-Masaya-Granada, donde los diseños fueron cambiados, y la Contraloría tiene toda esa información, es por ello que a mi parecer END está realizando una excelente labor.”
“Sólo por citar un ejemplo, en esta Procuraduría de Derechos Humanos no se me daba cuenta de una casa de protocolo, sino hasta que EL NUEVO DIARIO realizó una serie de publicaciones, y esos son los hechos que nosotros debemos respaldar como abanderados de la libertad de expresión”, dijo el subprocurador de Derechos Humanos.
UPN se solidariza
con END
La Unión de Periodistas de Nicaragua se solidarizó con EL NUEVO DIARIO, por el virulento y apasionado ataque del presidente Enrique Bolaños, y emitió un comunicado donde afirman que “en lugar de ofrecer explicaciones sobre las acusaciones hechas contra sus funcionarios, endereza sus ataques contra un periodista y su medio.”
Además, llamó a defender el trabajo profesional de los periodistas, y a éstos los instó a no amedrentarse por esas bravuconadas de políticos e ineficientes administradores públicos.
“La UPN acompañará al periodista Oliver Bodán ante las instancias que sean necesarias para defender el derecho a la libertad de expresión y de opinión, así como al trabajo, derecho que todos los periodistas tenemos sin condicionamientos ni limitantes”, citó el comunicado.
Libertad de prensa, indispensable para
la democracia
Por su parte, Adelaida Sánchez, divulgadora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), lamentó la actitud autoritaria del presidente Bolaños al querer censurar a este medio de comunicación, y afirmó que la información veraz es indispensable para la incipiente democracia en nuestro país.
“El presidente no ha superado esa actitud autoritaria y de impunidad ante las denuncias públicas, ya que a pesar de las evidencias, se atreve a ripostar. Además, los medios son los formadores de la conciencia social, y la libertad de prensa es la garantía fundamental para formar un Estado de derecho”, dijo Sánchez.
Borge comenta
sobre la censura
La ligereza ofensiva del presidente Bolaños en contra de EL NUEVO DIARIO mereció la reacción del comandante Tomás Borge Martínez, ex ministro del Interior y actual diputado sandinista, quien se pronunció en contra del periodismo complaciente que pretende implantar el mandatario, a quien le estorba que se publiquen investigaciones periodísticas sobre hechos de corrupción cometidos por sus funcionarios más allegados.
Borge recordó que cuando su partido estuvo en el poder reprimió la libertad de expresión, cerrando el diario La Prensa, y censuró todos los medios de comunicación, “incluyendo el diario Barricada, que era nuestro propio medio, porque en aquel momento se alegó que estábamos en guerra y que no era posible permitir que se atacara al gobierno sandinista convirtiéndose en cómplice de la política agresiva de Estados Unidos”.
Muchos años después, Borge reflexiona en su calidad de ex ministro del Interior, y se hace una autocrítica por haber limitado la libertad de expresión. Agregó que “es preferible sufrir los costos de una publicación que sufrir los costos de una censura.”
A su juicio, la censura contra los medios de comunicación era extremadamente negativa, y tuvo para ellos grandes costos políticos. Admite que a ningún gobernante le gusta que lo critiquen, sobre todo en algunos sentidos y algunas áreas, “pero no hay más remedio que aceptar las críticas, aunque alunas sean injustas”, en referencia a una columna de EL NUEVODIARIO publicada ayer bajo el nombre de “Don Procopio”, en la que según Borge, el periodista Onofre Guevara le llamó ladrón.