Nacional

Tribunal manda a reabrir juicio por narcoavioneta


Lizbeth García

Los magistrados de la Sala Penal Dos del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM) revocaron el auto dictado por la Juez Sexto Penal de Audiencias el 18 de noviembre de 2006, cuando rechazó la acusación presentada contra Juan José Aguilar Mojica, por el supuesto ocultamiento de la “narcoavioneta” encontrada en Samaria, San Rafael del Sur, el año pasado, y ordenaron admitir la acusación y celebrar el juicio oral.
La sentencia fue suscrita por los magistrados Martha Quezada, Bayardo Briceño y Orlando Lúquez, quienes le dieron la razón al Ministerio Público representado por el fiscal Javier Morazán, quien informó ayer vía telefónica que el juicio está programado para el 20 de noviembre.
Enterrar avioneta “no es delito”
El acusado se encuentra bajo la medida cautelar de prisión preventiva, pero su abogado Carlos Garay adelantó que probará que no ha cometido delito alguno, porque enterrar una avioneta no constituye delito ni encaja en ningún tipo penal.
Garay destacó el hecho de que su representado, pese a que estaba en libertad desde noviembre del año pasado, decidió enfrentar la justicia y presentarse en la reedición de la audiencia inicial con carácter de preliminar, donde admitieron la acusación y le decretaron la medida cautelar gravosa.
La acusación inicialmente fue rechazada, porque a juicio de la autoridad judicial no llenaba los requisitos de ley en cuanto a precisión, especificidad y circunstancialidad, como lo establece el Código Procesal Penal.
Vieron a reo manejar retroexcavadora
Sin embargo, los magistrados del Tribunal de Alzada determinaron que la acusación sí era clara y precisa, porque explicaba claramente que Juan José Aguilar habría participado del crimen al enterrar la nave con una retroexcavadora.
El Ministerio Público informó que todas las pruebas que ofrecieron para ir a juicio oral fueron admitidas por la autoridad judicial, y con ellas esperan probar la culpabilidad del único reo habido.
Entre esas pruebas destacan las testifícales de dos personas que aseguran haber visto a Mojica manejar la retroexcavadora con la que se hizo la fosa donde se escondía la “narcoavioneta”. La retroexcavadora fue encontrada en casa de un sobrino de éste.
Hay que recordar que por el mismo delito fueron acusados Samuel Gutiérrez Lozano, Freddy Luis Arango Cruz y Fernando Joaquín Tapia Vanegas, pero éstos no están capturados.
Habían hecho otras tres pistas
En la sentencia del TAM, los magistrados ordenaron a la Juez Sexto de Distrito Penal de Audiencias agotar el procedimiento que manda el Código Penal en su judicatura para remitirlos a juicio.
Del extenso intercambio de información y pruebas que la Fiscalía llevará a juicio, se desprende que los dueños de la avioneta que fue encontrada enterrada en la finca de Samaria también habían construido otras tres pistas clandestinas: una en la zona de Tipitapa; otra en La Trinidad, municipio de Estelí, y otra en El Rama. Todas estaban dotadas de plantas de energía eléctrica para garantizar iluminación nocturna.
En su momento, la Policía y la Fiscalía informaron que “la narcoavioneta” encontrada en julio del año pasado en Samaria, entró a territorio nacional procedente de Colombia, y en la misma se transportó droga, según tres pruebas hechas con el Ioscan.