Nacional

Defensa retiene liquidación a Dr. Carlos Arroyo Ugarte


Vladimir López

El Ministerio de Defensa, en una aparente violación al Código Laboral, se niega a cancelar la indemnización establecida por la ley a un ex funcionario que renunció desde el pasado julio, argumentando razones que fueron rebatidas por el Ministerio del Trabajo.
Carlos Arroyo Ugarte, ex director general de Políticas de Defensa del Ministerio de Defensa, sostiene que el ministro de ese ramo, Avil Ramírez, “en una clara violación a las leyes”, se niega a cancelar su indemnización a la que tiene derecho por haber laborado durante más de cuatro años en esa institución, de la que salió “por razones personales”.
Por su parte, Mario Roa Tapia, director administrativo financiero del Ministerio de Defensa, alegó que la liquidación de Carlos Arroyo se encuentra “retenida” porque se realiza una auditoría en vista de que el ex funcionario supuestamente recibió un pago indebido.
Sin embargo, Arroyo explicó que luego de agotar la vía administrativa en Defensa para que le cancelaran su indemnización, tuvo que recurrir ante el Ministerio del Trabajo, y que esa institución se pronunció a su favor calificando de “ilegal” la actitud del Ministerio de Defensa.
Agregó que la resolución del Ministerio del Trabajo califica de ilegal la actitud de los funcionarios del Ministerio de Defensa por dos razones fundamentales: primero, porque cualquier auditoría debió realizarse en los 15 días posteriores a la renuncia y no tres meses después, y segundo, porque el Ministerio del Trabajo señaló claramente que ninguna auditoría justifica la retención en el pago de las prestaciones laborales, ya que el deber del empleador es pagar y cumplir con la ley.

Cuatro años de trabajo
Arroyo expresó que trabajó durante cuatro años para el Ministerio de Defensa, primero como asesor de Relaciones Internacionales y luego como director General de Políticas de Defensa.
“Mi experiencia y especialización en los temas de Seguridad y Defensa me permitieron coordinar el equipo técnico que elaboró el Libro Blanco de la Defensa Nacional, proyecto que me valió el reconocimiento público del mismo Presidente de la República y la condecoración del Ejército de Nicaragua con la medalla “Orden al Mérito Civil-Militar”, narró.
Agrega que antes de renunciar, tuvo asignada también la Coordinación Temática de la VII Conferencia de Ministros de Defensa de las Américas, “es decir, fui el encargado de elaborar la agenda temática que se discutirá en dicha cumbre hemisférica, la cual fue aprobada en la Reunión Preparatoria de junio pasado antes de mi renuncia”.
Informó que presentó su renuncia el cuatro de julio, y que formalmente dejó de laborar para Defensa el 20 del mismo mes, cumpliendo así con lo establecido por la ley. “Desde esa fecha, le he escrito tres correos electrónicos y tres cartas formales al ministro Avil Ramírez, solicitándole respetuosamente el pago de mis prestaciones laborales, pues como jefe de familia necesito con urgencia de esos recursos para el sustento inmediato de mi esposa e hijos”.
Aseguró que jamás obtuvo ninguna respuesta del ministro Ramírez a esas comunicaciones, “aun cuando él conoce, por ser abogado, que las prestaciones laborales son un derecho irrenunciable y que no están condicionadas a nada”.
En tanto, el ministro Ramírez, al ser consultado sobre la negativa de cancelar la indemnización al señor Arroyo, dijo que ese era un asunto meramente administrativo, y nos remitió al director financiero, quien aseguró que tiene orientaciones de que la liquidación siga retenida mientras no concluya la auditoría.