Nacional

Sólo que gane el No en Panamá va el Canal por Nicaragua


La idea de una vía interoceánica en Nicaragua será una realidad, si los panameños rechazan la propuesta de ampliación del Canal de Panamá en el referendo del 22 de octubre de 2006, dijo ayer el político y banquero panameño Alberto Vallarino.
Vallarino, presidente ejecutivo del Grupo Banistmo, el más grande de Centroamérica, señaló a la prensa que el reciente anuncio de un posible Canal en Nicaragua “es simplemente el reflejo de la posibilidad de que el No pudiera ganar” la consulta.
El pasado viernes se informó en Managua que el presidente de nicaragüense, Enrique Bolaños, presentará a inicios de octubre a inversores un proyecto por 20,000 millones de dólares sobre la construcción de un Canal Interoceánico en Nicaragua.
Bolaños expondrá el proyecto “Gran Canal Interoceánico de Nicaragua”, que permitiría que barcos de gran calado naveguen por un río con salida al Mar Caribe, trasladarlos por esclusas a otro hacia el Lago Cocibolca, y luego por esclusas por el istmo de Rivas al Océano Pacífico.
No obstante, Vallarino consideró como “remota” la posibilidad de que el Sí pierda en el referendo, pero “tengan la seguridad de que si aquí el No llegase a ganar ese proyecto de Nicaragua se vuelve una realidad muy rápidamente”, expresó.
Destacó, en este sentido, que “los flujos de comercio están muy claramente definidos, están en franco crecimiento, y definitivamente se necesita una ruta toda agua por el istmo centroamericano”.
“Los panameños tenemos la gran ventaja competitiva y ojalá, estoy seguro, que mis compatriotas estén a la altura de las circunstancias cuando llegue el 22 de octubre”, subrayó el banquero y ex candidato presidencial.
Recalcó que, según las últimas encuestas, entre los panameños hay una intención de voto “sólida” en favor de “este gran proyecto” que representa ventajas para el país, aunque no dio cifras.
Afirmó que “los argumentos sólidos, de números, de soluciones están del lado del Sí, mientras que las personas que propugnan el No han evidenciado que lo hacen simplemente por oponerse” a la propuesta.
“En la medida en que nos acerquemos al 22 de octubre, la ciudadanía va a estar muy clara con las ventajas que representa para Panamá este proyecto (...) que ya se ha evidenciado bastante en los últimos años con el auge económico de la construcción”, subrayó.
Los panameños acudirán al referendo para decidir si aceptan o rechazan la ampliación del Canal con un tercer juego de esclusas, que implicará una inversión de unos 5,250 millones de dólares, que serán sufragados con un aumento de los peajes.
El Grupo Banistmo está en proceso de ser adquirido por el banco británico HSBC, que a su vez ha expresado su interés en participar en la financiación de la eventual ampliación del Canal.