Nacional

Enacal vende camionetonas con el disfraz de chatarra


Oliver Gómez

Una serie de irregularidades con camionetonas de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal) denunciaron ayer los miembros de la Red Nacional de Defensa de los Consumidores (RNDC), quienes pidieron a la Contraloría General de la República (CGR) que realice una investigación del caso.
Miguel Ángel Baca, asesor legal de la Red, denunció que el pasado viernes la Vicegerencia General de Enacal hizo circular un aviso de “venta de bienes en desuso o dados de baja”, donde ponen en oferta, para los trabajadores de menores ingresos, diversos artículos “cuyos montos no exceden de 10 mil córdobas netos”.
Entre estos artículos se incluye computadoras, teléfonos, mobiliario de oficina y vehículos; según dijo Baca, quien asegura que se trata de un “hecho detestable que se realiza con el ánimo de enmascarar la venta, a precios irrisorios, de vehículos de lujo asignados a funcionarios de alto nivel, los que van a ser adquiridos como chatarra”.
Esa denuncia Baca la respalda con una copia de este documento, donde Omar Quintana, Vicegerente de Recursos Humanos, le informa al gerente general de Enacal, Bernard Horvilleur Cuadra, cada detalle del procedimiento a seguir para efectuar “la compra del bien considerado chatarra”, cuya solicitud debe ser dirigida a este último funcionario para que él mismo le ponga el visto bueno.
Hasta ayer los empleados de Enacal desconocían este documento, pero luego de la denuncia de la Red, fue enviado en horas de la tarde y de forma masiva a diversos correos electrónicos de los trabajadores, además de notificarlo en diversas oficinas.
No detallan bienes
Quintana no detalla la lista de bienes que se ofrecen, y tampoco la quiso mostrar Augusto Espinoza, Subdirector del Departamento de Asesoría Legal de Enacal, quien ayer explicó que “se trata de una venta transparente que fue consultada a la Contraloría, que no quiso pronunciarse al respecto, y luego fue avalada por el Ministerio de Hacienda”.
EL NUEVO DIARIO logró conocer que se trata de 21 vehículos que ahora tienen asignados diversos funcionarios de Enacal, además de otros que sirven para las labores de la empresa. Se incluye en la oferta otra lista de 16 automotores de menor valor que tienen daños menores o están aparcados por falta de repuestos.
Espinoza lo confirmó al explicar que, efectivamente, se dividió la venta en dos vías. Los funcionarios pueden comprar sus vehículos asignados mientras los empleados pueden optar a la compra de carros que reúnan dos requisitos: cinco años de uso y daños menores.
Los altos funcionarios, según dijo, pueden comprar directamente sus carros sin competir con oferentes, mientras los empleados deberán participar en una subasta interna. Y es que según Espinoza, fue el mismo presidente de Enacal, Luis Debayle, quien autorizó esta venta.
En la resolución 064-2005 de la Presidencia de Enacal, Debayle autoriza la venta de “vehículos de al menos cinco años de uso en buenas condiciones, y otros en regulares condiciones, que estén asignados a funcionarios de Enacal, quienes podrán adquirirlos siempre y cuando lo pongan a disposición de las actividades operaciones”.
Espinoza insiste en que se trata de una venta transparente, porque en octubre de 2005 fue aprobado un “manual de normas y procedimientos de baja y venta de vehículos”, un documento que le sirve de respaldo a Debayle para ordenar la venta.
El subdirector del Departamento de Asesoría Legal de Enacal insistió que no había nada anómalo en esta oferta de bienes, pero esta vez su jefe, Ulises Somarriba, el abogado de Enacal, no quiso atender a EL NUEVO DIARIO, porque hasta ahora es el único que ha podido completar la primera compra de un vehículo.
Eso lo confirmó Espinoza después de ser consultado varias veces, pero evitó revelar detalles de este automotor. “Sólo se ha podido vender un vehículo y fue el del director de Asesoría Legal”, señaló.
También reveló que están vendiendo todo lo que es considerado chatarra en las bodegas de Enacal, entre estos artículos: medidores en mal estado, palas, carretillas, zinc, tubería en desuso o dañada, tanques de acero oxidados, utilería, mobiliario y otros equipos que ayer no se alcanzaron a ver en la Aguadora.
Denuncia en Contraloría
Ruth Selma Herrera Montoya, Coordinadora de la Red, ayer llevó este caso hasta la Contraloría, donde puso la denuncia argumentando un “saqueo indiscriminado de Enacal”, dirigiendo carta al presidente del Consejo Superior, Guillermo Argüello Poessy.
Ella envía copia de esta denuncia a los diputados Oscar Moncada, Agustín Jarquín, Wilfredo Navarro y Bayardo Arce; para que tomen cartas en el asunto e interpelen a Debayle para que rinda cuentas de este caso ante el plenario del Parlamento.
Los miembros de la Red dijeron que este tipo de actos no les sorprende, porque al final de la gestión del gobierno de Arnoldo Alemán, sucedió el mismo saqueo de bienes y vehículos de Enacal, el cual fue ampliamente publicado por EL NUEVO DIARIO.