Nacional

Más denuncias y revelaciones

* Caso del Director de Transporte Terrestre Yamil Kuant se complica con más denuncias

Álvaro Saballos, Coordinador de Módulos Comunitarios, y Marlene Duarte, Responsable de las Microempresas, ambos suspendidos por orden del entonces ministro de Transporte e Infraestructura, Ricardo Vega Jackson, ya se reintegraron a sus labores, luego que el ministro en funciones Ariel López ordenó su restitución.
Saballos y Duarte estaban suspendidos de sus funciones desde agosto pasado, cuando el entonces ex ministro Vega Jackson envió al Ministerio del Trabajo los expedientes donde fundamentaba las razones por las que pedía autorización para el despido de los funcionarios.
Marlene Duarte es responsable de las Microempresas que eran subcontratadas por el MTI para realizar trabajos de mantenimiento de la red vial. Duarte organizó desde su despacho en el MTI una protesta de los socios de 36 cooperativas integradas por 1,800 trabajadores, quienes exigieron a Vega Jackson el pago de salarios retrasados.
La deuda del MTI con las cooperativas era de 10 millones de córdobas, y la propia Duarte --en esa ocasión-- instigó a los trabajadores a la protesta, según confirmaron fuentes del Ministerio.
Saballos, por su parte, es señalado de numerosas irregularidades, y una de ellas es que no conoce las instalaciones del MTI. “Muy pocas veces viene al Ministerio, sólo cuando hay pago”, afirmó un trabajador cercano a Saballos, quien pidió el anonimato.
La misma fuente explicó que Saballos es uno de los incondicionales de Pedro Solórzano, y por esa razón le fue difícil a Vega Jackson lograr su despido. Pero Saballos también fue acusado de agredir verbalmente a sus subalternos. Las víctimas más frecuentes del funcionario fueron varios conductores que cuando protestaban por el mal trato, eran sancionados con traslados a los departamentos.
José Luis Gutiérrez fue conductor de Saballos, y aseguró que casi a diario llevaba a su jefe a los bares ubicados en la Zona Rosa, de donde acostumbraba salir en horas de la madrugada, y él tenía que llevarlo a él y a sus acompañantes a sus casas.
“Una vez que iba a traerlo a su casa después de una noche de fiesta me retrasé porque estaba desvelado, entonces me gritó obscenidades y ordenó que me sancionaran mandándome como castigo a Waslala”, señaló Gutiérrez, quien contó con el apoyo de los sindicatos para evitar su despido.
Saballos se reintegró ayer, y como premio le entregaron la camioneta Toyota Hilux gris que el propio Ariel López le quitó al destituido Director del Área Jurídica, licenciado Francisco Mendoza.
Burla a periodistas
Yamil Kuant López, Director de Transporte Terrestre del Ministerio de Transporte e Infraestructura, se negó a recibir al equipo periodístico de EL NUEVO DIARIO, a quien mantuvo durante más de 40 minutos esperándolo fuera de sus oficinas.
Después de varios días de intentar una entrevista con el licenciado Kuant López, éste aceptó la mañana de ayer atender la solicitud de EL NUEVO DIARIO, y pidió a los periodistas a través de sus asistentes, esperaran que terminara de atender a unas personas.
Sin embargo, Kuant López lo único que hizo fue burlarse del equipo periodístico. Después de 40 minutos de espera, la secretaria de Quant, sin recibir ninguna llamada telefónica, escribió en un papelito un mensaje que entregó a un mensajero, quien finalmente nos dijo que Kuant ya no nos atendería. “Mejor intenten mañana, el hombre no los va a atender”, aseguró el mensajero.
Más denuncias
La señora Maribel González Palacios aseguró que ella trabajó una ruta desde 2001 hasta 2006. Ahora resulta que la misma estaba suspendida desde 2002, pero lo peor del caso es que ahora la concesión está reasignada a otra persona.
Según González Palacios, era propietaria de la ruta Jinotepe-Managua, y tras consultarlo con Luis Parrales, funcionario de la Dirección General de Transporte Terrestre, ella decide vender la ruta a Marisol Beteta.
Cuando la señora Beteta se presentó a la DGTT para hacer los trámites correspondientes, el mismo Parrales le aseguró que la ruta estaba suspendida desde 2002, y que la habían asignado a un señor llamado Ismael Blanco.
La señora Beteta decidió acusar en los tribunales comunes a González Palacios por el delito de estafa. “Yo era la dueña, la vendí legalmente con autorización de la DGTT y ahora resulta que me acusan por estafa”, aseguró González.
“No entiendo cómo si yo trabajé esa ruta hasta 2006, después que pagué la reasignación y después que consulté si podía venderla, ahora resulta que la ruta me la habían suspendido desde 2002”, aseguró González.
La denunciante señaló a Parrales y a otro empleado de la Dirección General de Transporte Terrestre de apellido Moreno, de reasignar la ruta a Ismael Blanco a pesar de saber que Marisol Beteta la había adquirido de buena fe de su antigua dueña Marlene González Palacios.
“Tengo cuatro meses de venir para que me den una explicación de esta zanganada y nadie me quiere atender”, aseguró González Palacios.
Un empleado de la DGTT explicó que esa es la forma de reasignar rutas. “Ellos sabían que la ruta sería vendida a otra persona, entonces aprovechan ese impasse para reasignarla.
Molestos
Mientras tanto, el señor César Noé Arrieta Díaz, dueño junto a su esposa Yamilet del Rosario Gutiérrez Ríos, de la ruta Ciudad Darío-Chinandega, que le asignó la Dirección General de Transporte Terrestre y que es motivo de revisión porque la misma ya tenía como dueño a Antonio Roberto González, aseguró que ellos no tienen nada que ver en los supuestos actos de corrupción que se cometen en la dirección que dirige Yamil Kuant.
“No sé lo que hay detrás de todo eso, nosotros lo que queremos es trabajar para ganar la vida”, aseguró Arrieta Díaz, quien explicó que para adquirir la concesión llenaron todos los requisitos incluyendo el pago de los 60,000 dólares.