Nacional

Timbales de guerra suenan en la RAAN

* Colonos en tierras comunales sacuden armas y esperan en posición de combate a reclamantes sumus-mayangnas * Mientras, los indígenas establecen alianzas con todas las comunidades y llaman a los jóvenes y adultos a crear un ejército de indígenas

Moises Centeno

LAS MINAS, RAAN -Una inminente batalla campal por el conflicto de la tenencia de la tierra entre colonos provenientes de la región norte del país con los indígenas de la Región Autónoma del Atlántico Norte, se avizora en el sector de Las Minas, a raíz que uno de los comunitarios de Wasaking resultó baleado en la pierna izquierda y otro está desaparecido, al ser sorprendidos por una emboscada perpetrada por un grupo de mestizos contra dos grupos de indígenas, cerca del cerro El Tigre, en San José de Banacruz, municipio de Rosita.
EL NUEVO DIARIO conoció que en la zona de este conflicto, grupos de mestizos foráneos están preparándose físicamente y con armas de cacería, las que limpian, aceitan y hasta calientan los proyectiles con los rayos del sol, aparentemente para enfrentarse contra los indígenas, que reclaman cerca de cien mil manzanas de tierras ocupadas por colonos en los municipios caribeños de Rosita, Siuna y Bonanza.
"Si ellos (los indígenas) quieren un baño de sangre, lo tendrán, pues también nosotros tenemos h… y no vamos a desalojar el área porque nos pertenece con escritura pública y con los registros de Ley", advirtió uno de los ocupantes que solicitó omitir su identidad.
Ejército de indígenas
Por su parte, los indígenas de la etnia sumu-mayangna, en la voz del síndico de Wasaking, Justo Simons Thomson, aseguran que se mantienen en alerta máxima y adelantan la conformación de un ejército de indígenas con armas de cacería, machetes, cuchillos lanzas, flechas, huleras y piedras, con lo que pretenden recuperar y defender las tierras que reclaman a las familias de colonos.
Simons mostró una cinta roja a las autoridades policiales y del Ejército, con la que el supuesto ejército de indígenas se identificará en los bosques.
"Nosotros los indígenas somos respetuosos y calmados, incluso creen que somos tontos inútiles, pero gracias al Frente Sandinista sabemos de nuestros derechos y hemos sido preparados militarmente para combatir, por lo que ellos (los colonos) tendrán que poner sus barbas en remojo", sentenció el síndico Simons.
El dirigente mayangna denuncia a los abogados y notarios públicos en Las Minas, por hacer escrituras públicas a favor de colonos asentados de forma ilegal en territorios de las comunidades indígenas.
Lo inaudito es que los abogados y notarios públicos, la mayoría provenientes del Pacífico, llegan a las comunidades a medir y legalizar las tierras comunales, anotó el síndico de Wasaking.
Calman a jóvenes
Milius Judith, síndico de las comunidades de Kalmata y Betania, perteneciente a Bonanza, aseguró que los consejos de ancianos se ocupan de calmar a los jóvenes de las comunidades indígenas, que se encuentran listos (para combatir) y son los principales que suman votos para iniciar la guerra contra los mestizos invasores de tierras.
Los síndicos y wihtas (jueces comunales) de Sikilta --jurisdicción de Siuna-- Musawas, Mukuswas, Santa María, Kalmata y Betania, del municipio de Bonanza.
Y Fruta de Pan, Dibahill, Isnawas, Ibus, Prinsubila, Kakatmulaya, Arena Loso, Españolina y Wasaking, en el municipio de Rosita, y todos pertenecientes a la identidad Panahmaska y Tuahskas, establecieron una alianza de comunidades para luchar juntos por restituir el derecho a las tierras que se encuentran invadidas.
Manifestaron que han agotado todas las vías administrativas y legales ante la Comisión de Demarcación y Titulación Territorial, Oficinas de Titulación Rural (OTR) y juzgados, para hacerles ver que están siendo afectados por los invasores de tierras, pero ninguna autoridad les resuelve.
"Lamentablemente sólo cuando hacemos uso de la violencia y cuando hay sangre se nos escucha", se quejó Donald Taylor, vicepresidente nacional de las comunidades sumus - mayangnas.
Ignorados
Taylor dijo que el conflicto de tierra entre indígenas y colonos parece no interesarle a los gobiernos locales, regionales y nacional, y aparentemente a ninguna otra autoridad, debido al aumento de los conflictos en más de cincuenta comunidades indígenas.
La situación está tensa en la RAAN, específicamente entre las comunidades sumu-mayangnas y las pobladas por colonos en Las Minas, y aunque se ha creado una comisión interinstitucional que preside el edil de Rosita, José Iglesias Ramírez, la misma es para buscarle una salida a las actitudes violentas, pero no para solucionar el espinoso conflicto de propiedad, por cuanto ese problema sólo puede ser solucionado por las autoridades judiciales, la Conadetti y el Consejo Regional.
Mientras tanto, patrullas del Ejército y de la Policía están atentas por cualquier desenlace violento en la zona, y hasta ayer por la tarde no reportó ningún incidente lamentable.