Nacional

Guerra al alcoholismo

* Instituciones que participaron en la emergencia sanitaria presentada por la ingesta de metanol acordaron iniciar una cruzada * Se solicitó que venta de licor en los bares y restaurantes se limite hasta las dos de la madrugada

LEÓN/Managua -Durante un acto de reconocimiento a los miembros de las diferentes instituciones que participaron en la emergencia sanitaria presentada por la ingesta de metanol, se acordó iniciar una cruzada en contra del alto índice alcoholismo que impera en León, ubicado en el segundo lugar a nivel nacional, según un estudio efectuado por el Centro de Salud y Demografía de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN), de esa ciudad.
La vicealcaldesa de León, Dora María Gurdián, le solicitó al presidente de la República, Enrique Bolaños, que se controle la venta de licor en los bares y restaurantes, limitando la venta del mismo hasta las dos de la madrugada.
“Esta situación es preocupante y debemos de tomar medidas de precaución que eviten futuros desastres de salud pública”, dijo Gurdián.
El mandatario, por su parte, orientó a la ministra de Salud, Margarita Gurdián, que conforme una alianza para brindar atención especial e integral a todas las personas víctimas de intoxicación metílica, elaborar una campaña en contra de este mal que padecen los nicaragüenses, para lo cual deben integrarse diferentes instituciones gubernamentales, ONG y autoridades municipales.
“No se puede permitir la venta de licor en pulperías en donde los niños acuden a comprar el licor de sus padres, deben de ponerse establecimientos especiales con un logotipo, con un rótulo especial que diga: “Aquí sí es permitido vender licor”, quien no tenga ese letrero no podrá vender licor, de esta manera se solucionará este problema”, expresó.
Bolaños calificó de alarmante los índices de alcoholismo que se registran en Bluefields y León, según el estudio realizado por la UNAN.
“Todos juntos podemos combatir esta enfermedad (alcoholismo), causante de otra enfermedad (intoxicación metílica), en donde 800 pacientes han acudido a las unidades de salud y 50 han fallecido llenando de luto y dolor a familias leonesas y chinandeganas”, agregó.
También hizo un llamado a las autoridades judiciales para que apliquen todo el peso de la ley para evitar que se produzca otro caso igual.
“Los culpables están siendo procesados en los tribunales de justicia, porque se les debe de saber aplicar la pena que se merecen para que quede de escarmiento y no vuelva a producirse un caso similar en ninguna otra parte del mundo”, refirió.
Bolaños expresó que en el mundo no se ha registrado un caso de envenenamiento con un producto como el metanol con semejante magnitud que haya sido manejado con la diligencia, prontitud, esmero y vocación de servicio de las personas e instituciones involucradas en este problema en León.
Resaltó que ha habido casos similares en Centroamérica, cuyas muertes son “cinco veces más grande que la que hemos tenido nosotros, y la mortandad es de 50 a 80 por ciento, y aquí en Nicaragua hemos escrito historia porque hemos detectado y solucionado el problema en 13 días”.
Bolaños se trasladó ayer a León para participar en una misa que se realizó en la iglesia de Nuestra Señora de la Merced por los 50 muertos que ha dejado como saldo la ingesta de metanol. Luego se dirigió al auditorio del Hospital Escuela “Oscar Danilo Rosales”, donde se le entregó reconocimientos a todos los partícipes de la emergencia.
Posteriormente visitó a cinco de los sobrevivientes que aún se encuentran hospitalizados, a los que instó a dejar el alcohol para siempre.
La ministra de Salud, Margarita Gurdián, realizó un recuento de las víctimas, asegurando que el martes pasado se registraban 44 en total, de los cuales 40 pertenecían a León y los otros cuatro a Chinandega.
“Ahorita tenemos 50, porque encontramos que tres de los fallecidos en los barrios realmente presentaron toda la sintomatología, dos fallecieron el tres de septiembre y el otro el diez”, sostuvo.
Sobre la idea de erradicar el alcoholismo en esa ciudad, Gurdián manifestó que todas las instituciones correspondientes deben sentarse lo más pronto posible, ya que los leones así lo están solicitando.
“Es una decisión que nos ha dado don Enrique; vamos a sentarnos con todos los involucrados, la Policía, el Ejercito, los vendedores, los pulperos, restaurantes y los Alcohólicos Anónimos para hacerlo bien, porque es un llamado de la población leonesa, porque donde hemos estados nos han pedido que lo hagamos para mejorar la situación del alcoholismo, por eso él dijo de una alianza y que nos sentáramos todos”, señaló.
El Minsa actualmente tiene instalada en León una brigada de salud mental trabajando en el Silais, para ver cuáles son las intervenciones que se deben tomar de inmediato y a corto y largo plazo.
Contrario a lo que se esperaba, la misa por el descanso eterno de las víctimas del metanol no contó con la participación de todo el pueblo leonés. La parroquia de La Merced se vio abarrotada por una gran cantidad de policías, oficiales del Ejército y miembros del gabinete.
Según el párroco Manuel de Jesús Cabrera Hernández, las familias afectadas con esta catástrofe humana deben de resignarse y buscar consuelo en las palabras de nuestro Padre celestial.
“Dejar que las autoridades judiciales castiguen a los autores de estos crímenes y orar por el descanso eterno de sus seres queridos”, dijo.
No obstante, durante la eucaristía uno que otro familiar o amigos de las víctimas del metanol expresó su dolor, llorando y orando a la virgencita.
La señora Paula Martínez, habitante del barrio San Felipe, en León, expresó que durante esta tragedia perdió a su hijo Luis Martínez Flores Martínez, de 36 años, quien era trabajador y bebía licor esporádicamente y tuvo mala suerte al consumir este veneno.
“En varias ocasiones le pedí a mi hijo que dejara de tomar guaro, pero él no hizo caso, murió una hora después de ser ingresado en el Hospital escuela Oscar Danilo Rosales de León”, afirmó.
Según doña Paula muchas mujeres quedaron viudas y muchos niños huérfanos por el deceso de sus hombres, espera que las autoridades hagan justicia en contra de las personas que vendieron guaro mezclado con metanol.
Por su parte, Manuel Montoya Baldizon, oriundo de la Comunidad Leche Cuago en León, sobreviviente de la intoxicación con guaro lija, aseguró que durante este brote, perdió a tres grandes amigos que consideraba sus hermanos.
Montoya teme continuar bebiendo porque vio de cerca la muerte, “me siento tranquilo como si hubiera nacido de nuevo”, sostuvo.
Producto de la intoxicación con metanol, aproximadamente 15 personas quedaran completamente ciegas y otra sufrirán perdida severa de la visión como el señor José Ernesto Malta Calero, del barrio El Coyolar en León, quien desde hace una semana ya esta usando anteojos y tiene problemas en los riñones y en el corazón.