Nacional

Dan por muerto a Osama bin Laden

* Informaciones no confirmadas apuntan a que máximo líder de Al Qaida falleció de tifus * Sin embargo, altos funcionarios de la CIA y expertos en terrorismo no están muy convencidos de que los rumores sean ciertos

PARÍS-WASHINGTON /AFP-EFE
Los servicios de inteligencia sauditas "tienen la convicción" de que Osama bin Laden, jefe de Al Qaida, falleció de tifus, según un documento interno de los servicios secretos franceses, fechado el 21 de septiembre y publicado ayer sábado en un diario regional francés.
Francia, Estados Unidos y Pakistán informaron ayer sábado, sin embargo, de que no podían confirmar la noticia. El presidente francés, Jacques Chirac, se declaró "sorprendido" ante la publicación de la nota de los servicios secretos y agregó que la muerte de Bin Laden "no está en absoluto confirmada".
La Dirección General de Seguridad Exterior (DGSE), los servicios secretos franceses, rechazaron asimismo corroborar el contenido del documento, y por el momento, no ha habido ninguna reacción oficial de las autoridades sauditas.
Fuentes paquistaníes y europeas que siguen de cerca las actividades de la red terrorista Al Qaida dijeron a la AFP que consideraban poco fiable la información sobre la presunta muerte de Bin Laden, anunciada en reiteradas ocasiones y nunca probada hasta ahora.
"Los elementos recabados por los sauditas indican que el jefe de Al Qaida habría sufrido una crisis tifoidea muy fuerte que le provocó una parálisis parcial de sus miembros inferiores cuando se encontraba en Pakistán el 23 de agosto de 2006", señala esta nota confidencial de la que el diario L'Est Republicain publica un fragmento.
"Su aislamiento geográfico, causado por una huida permanente, le impidió tener acceso a asistencia médica (y), el cuatro de septiembre de 2006, los servicios de seguridad sauditas recabaron las primeras informaciones sobre su deceso", según la nota.
En este documento, la DGSE añade que el espionaje saudita "está a la espera de obtener más detalles y, sobre todo, sobre el lugar exacto de su inhumación, para anunciar oficialmente la noticia", indica el periódico.
En Washington, un portavoz del Departamento de Estado, Sean McCormack, dijo que su país no contaba con "ninguna confirmación". El ministro del Interior paquistaní, Aftap Sherpao, aseguró por su parte a la AFP en Islamabad: "No disponemos de tal información".
Agentes de seguridad que buscan a Bin Laden en Pakistán rechazaron el reporte. "Hay una excelente cooperación entre los servicios de inteligencia paquistaníes y sauditas y ninguna información a este respecto ha sido intercambiada", dijo un oficial que pidió el anonimato. Agregó que era "inconcebible que un evento de esta naturaleza pase inadvertido en Pakistán, donde estamos constantemente cazando a Al Qaida".
Expertos desconfían de rumores
A medida que pasaban las horas, aumentaba ayer el escepticismo sobre la información publicada por un diario francés que daba por muerto a Bin Laden. La secretaria de Estado, Condoleezza Rice, tuvo que responder en Nueva York a una pregunta de los periodistas en torno a esa información, pero se limitó a decir que no tiene conocimiento de nada al respecto ni ningún comentario que hacer.
El ex número dos de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), John McLaughlin, se mostró convencido de que tanto la administración estadounidense como la francesa están tratando de aclararlo todo. "Estoy seguro de que lo harán yendo a la fuente", declaró a la cadena de televisión CNN.
Peter Berger, experto en cuestiones de terrorismo que entrevistó a Bin Laden en el pasado, se mostró "extremadamente escéptico" ante la noticia divulgada en Francia, y dijo que uno de los familiares directos del dirigente terrorista le había asegurado que la familia no había recibido ninguna noticia al respecto.
Recordó, además, que no es la primera vez que se difunden rumores sobre el fallecimiento del hombre más buscado de todo el mundo.
Otro experto en la materia, Ken Robinson, explicó a CNN que es muy difícil averiguar las razones por las que cada cierto tiempo se repite el rumor de la muerte de Bin Laden o el origen mismo de ese rumor. Robinson manifestó su creencia de que el líder de Al Qaida "está vivo" y precisó que, en caso de que estuviese muerto, no habría ningún cambio sustancial en la guerra global contra el terror.
Varias fuentes oficiales y de inteligencia estadounidenses citadas por los medios de comunicación insistieron en que de momento no han recibido dato alguno sobre la muerte de Bin Laden. Tampoco han podido confirmar que pueda estar gravemente enfermo, tal y como han asegurado a la CNN fuentes saudíes.
La revista "Time" se suma a esta hipótesis con una información en su edición digital en la que asegura, citando también a una fuente saudí, que el líder de Al Qaida sufre una grave enfermedad que podría haberle provocado la muerte.
La misma fuente considera que existe una "alta probabilidad" de que el dirigente terrorista ya haya fallecido de esa dolencia, aunque precisa que las autoridades saudíes no tienen ninguna prueba o dato que confirmen su muerte. "Esto no es un rumor", Bin Laden "está muy enfermo", añade.
La muerte de Bin Laden ha sido anunciada ya en otras ocasiones. En enero de 2002, el presidente paquistaní, Pervez Musharaf, estimó que el islamista había muerto de insuficiencia renal. En julio del mismo año, Dale Watson, jefe del FBI, creía que Bin Laden "probablemente" había muerto.
En diciembre, Jursid Kasuri, jefe de la diplomacia paquistaní, dijo que el terrorista había fallecido a causa de los ataques norteamericanos en su país. Sin embargo, en septiembre de 2003, la cadena Al Jazira difundió un vídeo que mostraba al jefe de Al Qaida caminando por la montaña.
En septiembre de 2005, un oficial estadounidense afirmó que Bin Laden estaba enfermo y buscaba tratamiento, pero en enero y en mayo de ese año el líder de Al Qaida reapareció en grabaciones de audio.
El fundamentalista islámico Osama bin Laden, de origen saudita y de 49 años de edad, es el hombre más buscado del planeta por haber instigado los atentados del 11 de septiembre de 2001, que causaron 3.019 muertos en Estados Unidos.