Nacional

Piden JRV en frontera

* Aparentemente medida sólo se refiere a los compatriotas que se encuentran legales en ese país * El gobierno de Óscar Arias y el parlamento han mostrado interés por “flexibilizar” aplicación de la nueva ley migratoria * Red de la Sociedad Civil para las Migraciones revela que las trabajadoras domésticas constituyen entre el 22 ó 23 por ciento de la fuerza de trabajo nicaragüense

(Managua y San José, Costa Rica)

Los acuerdos firmados recientemente entre las autoridades de migración de Nicaragua y Costa Rica, los cuales mejoran las condiciones de solicitud de trabajo de nuestros compatriotas en el vecino país, representan una oportunidad para afianzar los derechos de los migrantes nicas, aseguró Martha Cranshaw, coordinadora de la Red de la Sociedad Civil para las Migraciones.
De acuerdo con Cranshaw, el nuevo gobierno a ser elegido en noviembre próximo, debe procurar la buena relación con Costa Rica, país en el que se encuentran radicados unos 320 mil nicaragüenses, según ella.
Uno de los beneficios inmediatos que conllevan los acuerdos, suscritos a finales de esta semana entre Fausto Carcabelos, director de Migración y Extranjería de Nicaragua, y su homólogo en Costa Rica, Mario Zamora, es la apertura en las fronteras para que los nicaragüenses asistan a las urnas electorales.
Los compatriotas dicen sentirse agradecidos con el gobierno de Óscar Arias, y han trasladado su presión a los magistrados del Consejo Supremo Electoral (CSE) en Nicaragua.
“Ahora necesitamos que los magistrados del Poder Electoral también nos faciliten poder votar”, éste es el llamado de varios nicaragüenses en Costa Rica que recibieron con beneplácito las facilidades que brindarán las autoridades de Migración para que puedan votar.
Para César García, inmigrante nicaragüense, el acuerdo “es bueno”, y eso motivará a muchos a ir a votar, pero ahora le corresponde al CSE poner su aporte, ubicando urnas en la frontera.
En esos mismos términos se pronunció Elvis Martínez Acosta, vocero de la Asociación Binacional. “Es muy positivo, y en la próxima semana estaremos enviando una solicitud a los magistrados del Consejo para que pongan juntas en la frontera”, comentó.
El llamado que harán a las autoridades electorales también será extensivo para que los candidatos presidenciales y diputados hagan lo necesario para que sea posible que los nicaragüenses en Costa Rica voten en la frontera de Peñas Blancas y en Los Chiles.
“Instaremos a todos, porque votar es un derecho que tenemos, y nos deben garantizar que podamos votar. Como asociación promotora de los derechos humanos de migrantes, lo solicitaremos en la próxima semana, y ojalá que se pueda dar”, expresó.
Por su parte, Francisco Munguía dijo que “ojalá que así como los ticos dan facilidades para ir a votar, que nuestras autoridades faciliten que podamos votar en la frontera por lo largo y costoso que representa ir hasta donde está nuestra Junta”.
Martha Cranshaw señaló, sin embargo, que ni las autoridades nicaragüenses ni costarricenses han explicado si existen garantías para los inmigrantes indocumentados.
“No sabemos si tienen las garantías. Nadie ha sido explícito en relación a eso. Creo que a lo que se están refiriendo es a la gente que se encuentra en regla, porque como ha habido tanta campaña de la ley, el temor de la gente puede ser: si me voy puedo perder mi plaza, a lo mejor después no me renuevan la visa”, dijo.
“Pero esto cubre a la gran mayoría de gente que tiene permiso de trabajo y residencia”, añadió.
Aplicarán ley con discrecionalidad
Martha Cranshaw señaló que a pesar de que ya está en vigencia la nueva ley migratoria de Costa Rica, la cual ha sido criticada por violar los derechos humanos de los inmigrantes en ese país, el gobierno de Óscar Arias y el parlamento han dejado en evidencia su interés por “flexibilizar” su aplicación.
“El gobierno de Costa Rica la va a aplicar con discrecionalidad. Yo me he comunicado con muchos de los diputados del nuevo parlamento, así como compañeros inmigrantes también lo han hecho, y existe la necesidad de regular la fuerza laboral, pero también mucha conciencia de la necesidad de la mano de obra nicaragüense, ambas cosas al mismo tiempo”, expresó.
Corrigiendo errores
De acuerdo con Cranshaw, la decisión de permitirle renovar su permiso laboral a las empleadas paramédicas, y particularmente a las trabajadoras domésticas, es porque el gobierno tico está enmendando errores que se cometieron en la pasada administración, al aplicar una orientación del Ministerio del Trabajo de ese país.
“No se entendió que a las solicitudes de permiso de trabajo que hubieran sido introducidas antes de esa fecha, había que darles causa. Y no se entendió tampoco que las renovaciones de permiso de trabajo de la gente a la que se le cumplía en ese período había que hacerlas”, señaló.
“Creo que están corrigiendo, en primer lugar, esos dos errores, que son cosas que no debieron haber existido”, dijo Cranshaw.
Por otro lado, señaló que en los seis meses que las autoridades ticas definieron para evaluar la medida, se comprobó que la demanda de trabajadoras domésticas costarricenses no se vio afectada por la de las nicaragüenses, argumento que en su momento fue planteado.
Las beneficiadas, según Cranshaw, con la renovación de los permisos de trabajo, son aquellas nicaragüenses que hayan obtenido permisos previamente. “La incertidumbre consistía en que, como estaba ese decreto, las mujeres no sabían si iban o no a poder introducir sus solicitudes”, explicó Martha Cranshaw.
Según ella, varios estudios realizados por la Red de la Sociedad Civil para las Migraciones revelan que las trabajadoras domésticas constituyen entre el 22 ó 23 por ciento de la fuerza de trabajo nicaragüense en Costa Rica.
En cuanto a la aprobación del ingreso de transportistas nicaragüenses a Costa Rica, la especialista en temas migratorios indicó que la explicación a esta apertura puede ser el interés del gobierno de Costa Rica, en afianzar su comercio hacia el norte.
“Creo que tiene que ver con las necesidades del comercio de ellos. Hay mucho de la producción de Costa Rica que le convendría circular hacia el norte, y para circular hacia el norte, tiene que circular hacia Nicaragua”, señaló.
Otro punto acordado entre Nicaragua y Costa Rica fue la ampliación para la emisión de permisos vecinales fronterizos a treinta nicaragüenses por día.

Migración: tema crucial en la jornada electoral
Martha Cranshaw señaló que no todos los candidatos a la Presidencia han abordado en sus campañas la problemática de los nicaragüenses que buscan trabajo en otros países, tema que califica como “crucial”.
Según ella, los partidos políticos deben procurar dentro de su agenda política buenas relaciones con los países con los que Nicaragua tiene vínculos laborales, principalmente Costa Rica, Estados Unidos, y más recientemente, El Salvador.
“Estamos obligados a tener esa visión, tomando en cuenta que hay un 20 por ciento de la población nicaragüense económicamente activa que trabaja fuera del país”, expresó.
Por ejemplo, “creemos que si existe un gobierno y un parlamento que nos asegure un nivel de relación política buena con el gobierno de Costa Rica y su parlamento, las cosas pueden caminar de mejor manera”, expresó.
En el caso específico de Costa Rica, Cranshaw dijo que la aparente buena disposición de ese gobierno y de su parlamento, complementada con un mayor interés de parte del nuevo gobierno de Nicaragua, permitiría a los compatriotas ampliar y mejorar sus condiciones laborales y de residencia.
“También creemos que uno de los temas más importantes es la situación con Estados Unidos, porque la negociación de los puestos de trabajo temporales allí, requiere una capacidad del gobierno y del parlamento de Nicaragua”, señaló.
Esta capacidad de negociación dependerá, en Nicaragua, de la implementación de la unidad laboral migratoria desde el Ministerio del Trabajo, “algo que está en una situación incipiente”, dijo.