Nacional

Se radicalizan posiciones ante el aborto terapéutico

* Mientras tanto, los que siguen posiciones conservadoras de Iglesia Católica insisten en marcha par exigir prohibición

Melvin Martínez

A medida que se aproxima la discusión acerca de las reformas al Código Procesal Penal en la Asamblea Nacional, las posiciones alrededor del aborto terapéutico se radicalizan.
Durante las últimas semanas, el tema del aborto terapéutico ha sido el más polemizado por los políticos y la sociedad civil, y los futuros profesionales de la medicina no se podían quedar por fuera de la discusión. Por eso las autoridades de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, UNAN-Managua, organizaron un debate acerca del tema.
El doctor Arnoldo Toruño, de la Facultad de Medicina de la UNAN-León, y uno de los participantes del foro, afirmó que lo adecuado sería escoger la ley que asegure la salud y la vida de la población. “Nadie anda convenciendo a la mujer para que aborte. Cuando no queremos que la mujer se nos muera, hay que interrumpir ese embarazo”, afirmó el galeno durante su ponencia.
Las dos posiciones
La propuesta de reforma al Código hizo que las dos caras de la monedas desempolvaran sus posiciones sobre el tema: por un lado, organizaciones de mujeres y el gremio médico, exigen que no haya modificación en el punto que permite el aborto terapéutico, mientras que los religiosos y organismos “pro vida”, también liderados por los jerarcas de la Iglesia Católica, exigen la eliminación de este artículo.
Mientras tanto, el doctor Oscar Flores, en representación de la Sociedad Gineco-obstétrica de Nicaragua, dijo que la posición del gremio es clara: “es necesario que la ley permita el aborto terapéutico”.
Dijo que su propuesta incluye, mediante la promoción de métodos de planificación familiar, la reducción de la frecuencia del aborto.
“Tenemos la obligación de unir esfuerzos para construir una nación más próspera y pacífica, donde desaparezca la violencia y la violación a las mujeres, y donde el futuro para los hijos sea percibido no con angustias, sino con esperanzas de una vida mejor”, dice parte de un pronunciamiento de los docentes del Departamento de Gineco-obstetricia de la Facultad de Medicina de León.
Por su parte, el Foro de Mujeres Católicas por el Derecho a Decidir, durante el encuentro, defendió el derecho de las mujeres de interrumpir el embarazo para salvar la vida.
Los grupos religiosos y los llamados “pro vida” anunciaron una marcha el próximo viernes, para exigir a los diputados que incluyan en el Código una prohibición definitiva del aborto terapéutico en Nicaragua.