Nacional

Gorriarán Merlo y sus vínculos con Nicaragua

El ex guerrillero dijo que no estaba arrepentido "de haber resistido a las dictaduras y a los militares", si bien descartó retomar la lucha armada.

El ex guerrillero argentino Enrique Gorriarán Merlo, 65, ha sido conocido en el país por liderar el grupo que en 1980 asesinó en un atentado al ex presidente Anastasio Somoza Debayle, en Asunción, Paraguay, a donde se había asilado el dictador.
El ex guerrillero confesó en varias entrevistas haber intervenido en la acción armada que terminó con la vida de Somoza en una emboscada en Asunción, en septiembre de 1980.
Gorriarán Merlo era uno de los jefes del guevarista Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) argentino en la década de los años 70. El ex guerrillero lideró el asalto al cuartel de La Tablada, a las afueras de Buenos Aires, cuya recuperación costó la vida a 11 miembros de las Fuerzas Armadas y de seguridad y a 31 guerrilleros, entre ellos un nicaragüense.
El ERP fue una de las organizaciones político-militares más poderosas de los turbulentos años 70 en Argentina, junto con los peronistas de izquierda de Montoneros. La casi totalidad de la cúpula del ERP fue muerta o desaparecida durante la dictadura, salvo Gorriarán Merlo, quien estuvo en el exilio en Centroamérica, Cuba y países europeos.
El ERP nació como un desprendimiento de un partido trotskista, pero luego abrevó ideológicamente en el maoísmo, el guevarismo (por el ex guerrillero Ernesto Che Guevara) y el nacionalismo revolucionario.
El ataque a La Tablada
El ataque a la unidad del Ejército durante la Presidencia de Raúl Alfonsín (1983-1989) fue llevado a cabo por miembros del grupo armado Movimiento Todos por la Patria (MTP), cuyo jefe era Gorriarán Merlo.
Gorriarán Merlo fue detenido en México en 1995 y trasladado a Argentina, donde fue enjuiciado y condenado a reclusión perpetua por el ataque al cuartel de La Tablada. El ex guerrillero estaba recluido en una cárcel de Buenos Aires.
El ex jefe del MTP dijo en su defensa durante el alegato que la organización procuraba detener un golpe de Estado que planeaban militares del sector “carapintada”, que reivindicaban las acciones represivas de la dictadura.
En mayo del 2003, Gorriarán Merlo fue liberado a raíz de un indulto que el entonces presidente argentino, Eduardo Duhalde, concedió a 25 civiles y militares condenados por alzamientos armados. Merlo fue indultado luego de realizar una huelga de hambre en la cárcel, días antes de la asunción del actual presidente, el peronista Néstor Kirchner.
De guerrillero a político
El año pasado, Gorriarán Merlo, apodado “El Pelado”, lanzó su propia fuerza política, el Partido para el Trabajo y el Desarrollo, con el propósito de "renovar los dirigentes y dejar de tomar la política como una carrera para convertirla en un servicio a la comunidad". El guerrillero no logró obtener ningún cargo.
En una entrevista que concedió a la agencia Efe en el 2002, mientras estaba en prisión y aún lideraba el hoy disuelto grupo izquierdista MTP, dijo que no estaba arrepentido "de haber resistido a las dictaduras y a los militares", si bien descartó retomar la lucha armada.
Además, sostuvo que ante el peligro de que continúe "la larga tradición de autoritarismo", en Argentina debía suscribirse un "compromiso democrático" para superar la grave crisis que atravesaba el país en ese momento.
En Nicaragua el ex guerrillero despertó controversia cuando el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en 2004, anunció que lo traería al país para que participara en la celebración del 19 de julio. El Gobierno del presidente Enrique Bolaños, a través de la Cancillería, dijo que no era conveniente la visita del Gorriarán Merlo al país.