Nacional

Fiscal Centeno afirma trae “elementos interesantes”


El fiscal General Julio Centeno Gómez anunció que para mañana, viernes, estará listo el informe conclusivo de la investigación realizada en cuanto al supuesto faltante de cerca de US$ 2,000,000 en un furgón que fue detenido el 25 de agosto en Peñas Blancas, cuando se descubrió que traía dinero oculto.
Centeno confirmó que la Comisión Especial que delegó para que realizaran las investigaciones ya ha concluido su trabajo, después de entrevistar a varios comisionados de la Policía, agentes de la Dirección General de Aduanas (DGA), así como a los funcionarios del Banco de la Producción (Banpro) que estuvieron a cargo del conteo del dinero.
“Ya todo está listo, hemos terminado las respectivas entrevistas y estamos terminando el informe que contiene elementos muy interesantes sobre lo que ocurrió realmente en todo este asunto”, dijo el fiscal, sin entrar en detalles de lo que dice el documento.
Se conoció extraoficialmente que el Ministerio Público desechará la denuncia que realizó Julio César González Peña, el conductor del furgón, por falta de evidencias.
González aseguró que escuchó a una cajera del Banpro que participó en el conteo, que fueron cuatro millones de córdobas los ocupados, y no 2.2 como informó la Policía ante los medios de comunicación.
Centeno dijo que en el informe se conocerá si se violentaron o no las normas que se deben observar en el tratamiento de la ocupación de la prueba del delito y la custodia, entre otros procedimientos, que se prestan a malas interpretaciones. “Todos los detalles los conoceremos al brindar ese informe que lo haremos de manera conjunta con la Policía”, dijo.
González fue detenido el pasado 25 de agosto en el puesto fronterizo de Peñas Blancas, después de que la Policía descubrió que en el furgón que manejaba, procedente de El Salvador, existía un compartimiento donde se conoció que ocultaba el dinero.
El nicaragüense que fue condenado por el juez Peter Palma a tres años de prisión, obtuvo el beneficio de libertad condicional, y creó una verdadera confusión cuando declaró ante el judicial que en el cabezal no venían US$ 2,2 millones, sino más de cuatro.
Esa afirmación empujó a la Fiscalía a iniciar una investigación autónoma, y ha puesto en tela de duda el actuar de la Policía, que no dejó que los funcionarios de Aduanas en la frontera contaran el dinero en ese lugar, y aduciendo que tenían sospechas de que se trataba de un caso de narcotráfico, ordenó que el furgón se trasladara hacia Managua.
Las autoridades policiales han resentido el hecho de que se le dé más credibilidad a la versión de un “delincuente” y “narcotraficante”, como han tildado a González Peña, en lugar de confiar en las cifras oficiales que han brindado ellos.