Nacional

Se fue el agua y les quedó el lodo

* Hasta el momento no vislumbran ninguna salida ante las inundaciones

“Si no es de jeringa, es de mandinga”, este refrán popular cae como anillo al dedo a los habitantes de la urbanización Prados de Eucalipto, y no es para menos.
El pasado lunes fueron víctimas de una inundación provocada por las corrientes de agua desviadas por un mal trabajo que realizó la constructora, que levanta el complejo habitacional Planes de Veracruz, y que cae sobre la calle de acceso a la urbanización.
Un manto de lodo
El problema ahora no es el agua, sino el manto de lodo que quedó por la gran cantidad de sedimentos que trajo consigo la corriente provocada por el aguacero del pasado lunes.
“Ahora es el problema del lodo”, aseguró don Carlos Moncada, vecino de Prados de Eucalipto, quien aseguró que cada vez que llueve comienza el calvario de los pobladores.
El problema para los vecinos de Prados de Eucalipto comenzó en agosto pasado, cuando la compañía constructora Calero Pereira inició los trabajos de construcción de un complejo habitacional llamado Planes de Veracruz.
Los ingenieros que dirigen la construcción, para evitar que las corrientes inunden las nuevas casas, decidieron con la autorización de la alcaldía de Nindirí, construir un desagüe que termina en la calle de acceso a la urbanización Prados de Eucalipto, lo que provoca las fuertes inundaciones cada vez que llueve.
Las aguas acumuladas inundan las primeras cuatro viviendas de la urbanización, pero el problema es mayor en tanto el agua arrastra gran cantidad de sedimentos que se van por las alcantarillas del complejo, y caen en la planta de tratamiento de las aguas residuales.
“Están estropeando la planta de bombeo que alimenta la planta de tratamiento de las aguas”, aseguró Moncada, quien responsabiliza a la municipalidad de Nindirí por autorizar un desagüe sin la debida planificación.
La alcaldía de Nindirí autorizó la instalación de una tubería de 24 pulgadas sobre una calle de Planes de Veracruz, pero resulta que el desagüe cae en la urbanización Prados de Eucalipto.
“Ellos se quitaron el problema de inundación, pero nos afectaron a nosotros”, aseguró el señor Rodolfo Caldera, dueño de una de las casas inundadas.
Les meten más caudal
Pero, además, el otro problema que enfrentan los vecinos es que la alcaldía de Nindirí cerró una salida secundaria de agua que hay a orillas de la carretera a Veracruz que fue recarpeteada y la hicieron caer sobre la calle de acceso a la urbanización, lo que aumenta el caudal que cae sobre las viviendas.
EL NUEVO DIARIO buscó la explicación de la alcaldía de Nindirí, pero no fue posible contactar al alcalde, doctor Carlos Rommel Aguilera. En su despacho municipal, la asistente aseguró que el alcalde estaba en una reunión con funcionarios del Ministerio de Transporte e Infraestructura y la Policía de Tránsito, pero horas después tampoco fue posible contactarlo a través de su teléfono celular.
No se llama a nadie en Alcaldía
El equipo de EL NUEVO DIARIO también buscó al director de proyectos de la municipalidad, ingeniero Juan Agustín Orozco, pero en su oficina dijeron que no se encontraba porque andaba constatando el avance de los proyectos que impulsa la alcaldía.
El 10 de agosto pasado, el comité de vecinos de Prados de Eucalipto se reunió con el alcalde de Nindirí, pero los resultados del encuentro no fueron los más acertados, y el problema aún sigue afectando a los habitantes.