Nacional

Vega Jackson hace graves denuncias

* El ahora ex titular del MTI asegura que el Presidente le quitó toda autoridad, y le quisieron imponer un ilegal desembolso para Coerco * Afirma que los incondicionales de Pedro Solórzano siguieron haciendo de las suyas, y cuando quiso correr a Kuant, lo desautorizaron * Revela que encontró al MTI paralizado y con los desembolsos del BID suspendidos por falta de confianza

“El Presidente me restó autoridad para tomar decisiones”, aseguró el ahora ex ministro de Transporte e Infraestructura, Ricardo Vega Jackson, tras argumentar las razones que lo llevaron a presentar su renuncia ante el mandatario Enrique Bolaños el pasado lunes.
Sin embargo, EL NUEVO DIARIO conoció que la razón principal para que Vega Jackson renunciara, fue la presión que ejerció el mandatario porque el ahora ex ministro se negó a desembolsar una fuerte cantidad de dinero para darle oxígeno a la Corporación de Empresas de la Construcción, Coerco, que quedó quebrada financieramente desde la administración de Pedro Solórzano.
“La Coerco fue utilizada como una caja chica para hacer desembolsos de dinero”, aseguró la fuente, quien explicó que Vega prefirió renunciar, a realizar desembolsos ilegales.
No lo dice, pero lo dice
Consultado por EL NUEVO DIARIO, el ahora ex ministro no confirmó tal señalamiento, pero aseguró que “sería interesante revisar cómo está la gerencia financiera de la Coerco, sería interesante revisar por qué no está pagando”, señaló Vega Jackson.
Según el ex ministro, “nunca tuvo el apoyo del Presidente”, y Bolaños cada vez que hacía seguimiento a la administración de Vega, “siempre la comparaba con la gestión del ministro anterior”. “Me restó autoridad para tomar decisiones internas gerenciales para garantizar eficiencia, eficacia y transparencia en la gestión administrativa”, aseguró.
El caso Kuant
Vega Jackson confirmó que el Presidente no le permitió hacer los cambios necesarios dentro del Ministerio, puso como ejemplo que no pudo despedir al licenciado Yamil Kuant, Director General de Transporte Terrestre, a pesar de las numerosas denuncias por corrupción que hay en su contra. Kuant es un protegido de Solórzano.
“Esa dirección es muy problemática, teníamos innumerables quejas de cooperativas, problemas de corrupción, coimas, permisos ilegales”, enumeró Vega, quien aseguró que el Presidente no le permitió despedirlo.
“Cuando te dan la responsabilidad de un ministerio y cuando no te dan la autoridad para tomar decisiones gerenciales necesarias para tener éxito en tu gestión, es mejor apartarse”, explicó.
Denuncia al equipo de Solórzano
Vega aseguró que Pedro Solórzano, ex titular de esa cartera, tiene dentro del ministerio un fuerte equipo de funcionarios que respondían a sus intereses, pero no reveló los nombres de esos funcionarios. Sin embargo, es un secreto a voces que entre ellos se encuentra Marlene Duarte, Directora del área de Microempresas, quien recientemente le montó a Vega una huelga de cooperativas de mantenimiento vial que reclamaban el pago de salarios retrasados.
Otros incondicionales de Solórzano son Luis Alaniz, director administrativo financiero del ministerio; Álvaro Escalante, de la Dirección Administrativa, y Álvaro Saballos, de la Dirección de Adoquinados.
“Ese equipo responde a los intereses de la gestión anterior (Pedro Solórzano), creemos que si existe esa relación, existe mucha influencia”, aseguró.
Encontró al MTI semiparalizado
Vega Jackson reconoció que el ministerio lo encontró paralizado en lo que se refiere a inversión pública. “El Banco Interamericano de Desarrollo tenía parados todos los desembolsos”.
Explicó que su prioridad fue revivir una serie de préstamos y retomar proyectos que estaban paralizados. “Recuperamos la confianza del BID que había parado todos los desembolsos”, afirmó, pero según Vega, “había una percepción del Presidente que no estábamos avanzando”.
Desde inicios del mes de septiembre, en el Ministerio de Transporte e Infraestructura se pusieron en marcha una serie de medidas restrictivas que según el ex ministro eran para garantizar una mejor eficiencia.
Entre estas medidas estaban la no autorización de incrementos salariales, y aunque se redujeron beneficios sociales, se garantizó el subsidio alimenticio, ayuda para gastos fúnebres, canasta navideña y ayuda a las empleadas embarazadas.
Se restringió el uso de fotocopiadoras, Internet, el pago de servicio celular, y no se estaba autorizando ninguna remodelación del edificio ni maquinaria.
“Eso es actuar con responsabilidad y garantizar que los empleados no se queden sin su pago”, explicó el ex ministro.