Nacional

Cierran filas con menores ultrajadas

* Lucharán a toda costa por impedir impunidad en El Salvador * Cancillería y MiFamilia deben responder, afirma Red de Mujeres * ¿Cultura de tolerancia al abuso sexual se instala en Centroamérica?

Anielka Pacheco, responsable del Departamento de Defensa de la Procuraduría de los Derechos Humanos, afirmó que están tomando de oficio el caso de las tres jóvenes nicaragüenses sometidas a trata de personas, violaciones y vejámenes en El Salvador.
Dice que no sabía nada sobre el tema hasta que fue publicado en este medio de comunicación, y que de inmediato se contactaron con la Procuraduría de los Derechos Humanos de El Salvador para garantizar que se haga justicia a las jóvenes.
“Sabemos que se están denunciando situaciones anómalas atribuidas a autoridades de ese país, y por eso solicitamos a nuestros homólogos en El Salvador que intervengan en el asunto, tomando en consideración que los hechos denunciados son prostitución infantil y trata de personas”, dijo la funcionaria de la PPDH.
Cancillería debe responder
También se contactaron con la Oficina de Protección a Nacionales del Ministerio de Relaciones Exteriores para conocer el informe de rescate de las tres adolescentes y garantizar que tengan acceso al proceso judicial, mediante una actuación más beligerante de esa institución.
“Lo único que conocemos es que las niñas están repatriadas, pero no se ha brindado más información al respecto. Entendemos que el Ministerio de Relaciones Exteriores debió haber hecho gestiones a través de la representación consular para que se garantizara no sólo la repatriación, sino que el proceso fuera ajustado a derecho y que se cuestionara de forma enérgica la decisión de la autoridad que conoció del caso”, dijo Pacheco. Asimismo, dijo que ayer envió los requerimientos a Cancillería y esperan ampliar información a más tardar el día de hoy.
Temen que el caso quede impune
Pacheco exteriorizó el temor de que este caso quede impune, ya que no se trata de un desconocimiento de la Ley, pues El Salvador acaba de aprobar en su legislación la penalización para la trata de personas. También han ratificado convenios internacionales en pro de los derechos de la niñez y de la mujer.
“Sabemos que son personas de gran prestigio y por influencia podrían evadir la justicia, y es por ello que existe este temor. También vamos a contactar al Ministerio de la Familia para ver qué tipo de apoyo está dando a estas niñas ahora que están en el país”, comentó la responsable de Defensa.
Asimismo, dijo que la misión de las procuradurías de los Derechos Humanos de la región es fiscalizar las actuaciones de las autoridades del Estado y verificar que estén apegadas a derecho y no violenten los derechos humanos.
Se instala cultura de tolerancia al abuso
Rosa María Mendoza, de la Red de Mujeres Contra la Violencia, lamentó que en Nicaragua y en el resto de la región se esté instalando una cultura de tolerancia al abuso sexual, y es importante que la sociedad reflexione sobre el respeto a la dignidad humana.
“Estamos frente a una problemática de abusos sexuales donde la sociedad nicaragüense tiene que reflexionar ante estos hechos. No se puede permitir que se den estos comportamientos de personas adultas que inducen al niño a una sexualidad por medio del engaño, el dinero y la manipulación, ya que es un irrespeto a la dignidad de este ser humano”, indicó Mendoza.
Comentó que el principal responsable de la situación de la mujer y los niños fuera del suelo nicaragüense es el Estado nicaragüense a través de la Cancillería. MiFamilia y otras instituciones tienen la obligación de responder por ello y no los organismos de la sociedad civil, es por ello --añadió Mendoza-- que esperamos que el Ministerio de Relaciones Exteriores tome cartas en el asunto y que este abuso no quede en la impunidad.