Nacional

Gripe aviar sería desastre demográfico en Nicaragua

* Centroamérica y el Caribe realizarán un simulacro para afinar acciones * Montarán severa vigilancia sobre granjas avícolas y aves migratorias

Melvin Martínez

Al menos medio millón de hospitalizados y unos 50 mil fallecidos dejaría en Nicaragua una pandemia de gripe aviar, estimó el viceministro de Salud, Israel Kontorovsky, quien reconoció la llegada inminente del virus de influenza aviar a Centroamérica.
Kontorovsky participó en representación del Ministerio de Salud de Nicaragua en la Reunión del Sector Salud de Centroamérica, Panamá y República Dominicana (Resscad), donde se acordó la realización de un simulacro simultáneo en los países miembros a mediados de noviembre.
La Resscad es una iniciativa de los países de la región, desarrollado con el apoyo técnico de la Organización Panamericana de la Salud, con el propósito de facilitar el intercambio de datos e información sanitaria en diversas áreas temáticas para fortalecer la elaboración de planes de salud nacionales y subregionales.
“Acordamos que en la primera semana de noviembre discutiremos la realización de un simulacro a nivel regional en el que participarán Panamá, Belice, República Dominicana y Centroamérica, países miembros del Consejo de Ministros de Salud de Centroamérica”, agregó.
Agregó que cada país tiene su programa nacional de prevención, mitigación y tratamiento en caso de que llegara la epidemia, y a su vez, los planes de cada país integrados conforman el plan regional para hacerle frente a una posible pandemia.
“Eso es peligroso (la influencia aviar), eso no es como el metanol, cuando queramos reaccionar, si no hemos tomado medidas y no hemos tomado el diagnóstico sería catastrófico para Nicaragua, por eso es la preocupación del Minsa de hacer ejercicios de simulacros y estar manteniendo información y alerta en trabajo conjunto con el Magfor”, dijo el funcionario.
Afirmó que existe un plan contingente integrado por el Magfor, Minsa y otras instituciones del Estado, y hay un plan multisectorial que define acciones, tanto en el área de salud animal como en el área de salud humana. Además, están poniendo en conocimiento del plan al personal de salud a nivel nacional.
Indicó que la primera parte del plan, que le corresponde al Magfor, es la vigilancia de todas las granjas y las aves silvestres migratorias. De acuerdo con los estudios que han realizado, en Nicaragua no existe el virus de la influencia aviar en ninguno de sus tipos.
Dijo que aunque el Minsa no puede tomar muestras en animales, se están fortaleciendo con la búsqueda de equipos para detectar el virus y abasteciéndose con material y medicamentos suficientes.
Kontorovsky explicó que el virus H5N1 ya pasó dos de las tres etapas que se necesitan para desarrollarse como pandemia. La primera etapa es la transmisión del ave al ser humano; la segunda, la réplica en el ser humano; y una tercera y crucial, la transmisión de humano a humano. “Cuando la tercera se dé, será una inminente pandemia”, alertó el viceministro.
Sin embargo, como el virus no ha sufrido esa mutación que provoque contagio entre humanos, todavía no existe una vacuna, pero todos los países deben preparase para desarrollar acciones preventivas basadas, sobre todo, en la higiene y la preparación de los servicios de salud, para que la atención médica a las personas que la necesiten sea de la mejor calidad.
“Si la pandemia llegara a Nicaragua sería catastrófico. Los cálculos indican que tendríamos alrededor de 50 mil muertes y un poco más de medio millón de hospitalizados. No se trata de poner a la población en miedo o alarmarla, pero deben saber que si esto se da, deben obedecer estrictamente a las instrucciones del Minsa”, concluyó.