Nacional

Vicesuperintendente de Bancos renuncia

* Alfonso Llanes niega que lo haga por diferencias con Víctor Urcuyo o por conflicto de intereses * Otras fuentes sostienen lo contrario

Luis Galeano

El vicesuperintendente de Bancos, Alfonso Llanes Cardenal, renunció a ese cargo al parecer en medio de fuertes conflictos con el titular de esa entidad rectora del sistema financiero Víctor Urcuyo.
Fuentes extraoficiales informaron ayer a EL NUEVO DIARIO que la renuncia de Llanes Cardenal fue presentada por él mismo ante el presidente de la Asamblea Nacional, Eduardo Gómez, el pasado 13 de septiembre.
Las fuentes indicaron que Llanes Cardenal decidió no seguir más en el cargo que se le había vencido desde el 19 de noviembre del año pasado, debido a que tenía serias diferencias con Urcuyo, las cuales se derivaban de algunas medidas que ordenó para procurar el cumplimiento a cabalidad de lo que establece la Ley General de Bancos.
“La esposa de Llanes trabaja en el Bancentro, y por tanto él tenía conflictos de interés al momento que se tomaban decisiones, además que creaba suspicacias que afectaban a la institución, y por ello fue que Urcuyo quiso hacerlo ‘entrar en cintura’ y parece que no le gustó”, dijo una de las fuentes.
Confirma renuncia, pero niega roces
Consultado ayer, Llanes Cardenal confirmó que renunció a su cargo en la Superintendencia de Bancos (SIB), pero negó que tenga que ver con las supuestas diferencias con Urcuyo.
“Me voy porque ya mi período se venció, porque me han ofrecido trabajo en el sector privado y voy a aprovechar esa oportunidad; y nada tiene que ver con eso de conflictos porque es falso que existieran”, dijo Llanes Cardenal.
“Lo de mi esposa nada tiene que ver porque ella es profesional al igual que yo, y ambos cumplimos con nuestros respectivos trabajos”, añadió.
El ahora ex funcionario fue electo en noviembre de 1999 para acompañar a Noel Sacasa en la gerencia de la SIB durante el período de cinco años que se vencieron a finales del año pasado.
Sacasa huyó del país a mediados de 2003 cuando se rumoraba que la Contraloría emitiría una presunción penal en su contra por el manejo que tuvo en el caso de los Certificados Negociables de Inversión (Cenis) y Llanes se mantuvo al frente de la SIB en medio de esa tormenta.
“La verdad es que me voy porque creo que ya cumplí con mi trabajo, con mi deber, y espero hacerlo de igual forma en el lugar para el que voy a trabajar”, dijo Llanes Cardenal.
La historia de Llanes
Llanes Cardenal estuvo ligado al fenecido Banco Nicaragüense de Industria y Comercio (Banic), cuando como miembro de la Junta Directiva en 1998 aprobó otorgar créditos que posteriormente fueron declarados “incobrables” hasta por 200 millones de córdobas.
El ahora ex Vicesuperintendente fue amparado por la Corte Suprema de Justicia en 2004 por el juicio que se le seguía en su contra en el Juzgado Séptimo de Distrito del Crimen (con el Código de Instrucción Criminal), por el delito del fraude en perjuicio del desaparecido Banic.
Llanes fue acusado por la Procuraduría General de la República por la quiebra del Banic, junto a Byron Jerez, Luis Emilio Midence Padilla, Ronald Martínez Sevilla, Francisco Cortés Tórrez, Francisco Cortés Reyes, Dolores Ojeda Baca, Ruth María Obando Martínez, Orlando Castro Gutiérrez, Elliot López Somarriba, Benjamín González Bustamante, y otros ex funcionarios del banco, como Jaime Bonilla.
El Banic fue intervenido en agosto de 2001 por la SIB y declarado en quiebra debido a transacciones fraudulentas, como la fuga de depósitos y préstamos a sociedades fantasmas, en los que estaban involucrados los directivos, todo ello durante la administración del ahora reo Arnoldo Alemán.