Nacional

CGR y Fiscalía suben presión a Procurador


Eloisa Ibarra

Bajo apercibimiento de determinar las responsabilidades del caso, los contralores colegiados le solicitaron al procurador General de la República, Alberto Novoa, que proceda, en cumplimiento de sus funciones, a realizar las acciones necesarias ante los tribunales de justicia en el caso de los Certificados Negociables de Inversión (Cenis).
Por unanimidad, los contralores resolvieron el pasado 31 de agosto, comunicarle a Novoa que “respecto a la declaratoria de nulidad dictada por éste órgano superior de control en el caso de los Cenis”, que actúe, porque aunque fue recurrida de amparo, no se ordenó la suspensión del acto recurrido.
Novoa dijo que no ha recibido la carta, y en vez de que le pidan que lleve el caso a los juzgados, primero le pidan a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) que falle el Recurso de Amparo, porque mientras éste no diga si hubo violaciones constitucionales, no procederá.
El Procurador, quien ha asegurado que se defenderá de la acusación, ha reiterado en varias ocasiones que no ha entablado el juicio porque existe un recurso de amparo del ex presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Mario Alonso, en contra de la resolución de la CGR, y que mientras la Corte Suprema de Justicia (CSJ) no se pronuncie sobre el mismo, él no puede entablar ninguna demanda.
Los contralores remitieron copia de la carta al fiscal general de la República, Julio Centeno Gómez y al presidente de la República, Enrique Bolaños.
A Novoa no le preocupa que remitan copia a la Fiscalía. “El fiscal ha dicho que me ha perdonado la vida, a mí no tiene nada que perdonarme, que proceda, no me preocupa”, dijo el procurador.
Meses atrás, la Fiscalía inició una investigación contra Novoa por una denuncia que interpusieron los contralores por “morosidad y negligencia” en sus funciones, al no acatar una resolución del ente fiscalizador, relacionada con el caso de los Cenis.
La Fiscalía tomó la declaración a todos los contralores, quienes podrían tomar otro tipo de acción contra Novoa, por negarse a cumplir con la orden de entablar un juicio civil con base en una resolución que emitió la CGR en agosto del año pasado.
Esos títulos valores sirvieron para cubrir las brechas bancarias por las quiebras del Interbank, el Bancafé, el Bamer y el Banic durante el gobierno de Arnoldo Alemán, y ahora suman más de 500 millones de dólares de la deuda interna del país.