Nacional

Salvada por celular de su secuestrador

* La tenía en un búnker excavado en el bosque y la hizo creer que estaba rodeada de explosivos * En EU hacen analogía con Natascha Kampusch, aunque obviamente esta historia tuvo un final más corto y feliz

Washington / EL PAÍS -A poco más de un kilómetro. Así de cerca estaba de su hogar Elizabeth Shoaf cuando la Policía la rescató el pasado sábado de un zulo en medio de un bosque en Lugoff, Carolina del Sur.
Vivió diez días de cautiverio, hasta que utilizando el teléfono móvil de su secuestrador --que se había quedado dormido-- consiguió mandar un mensaje a casa: “Hola mamá, soy Lizzie”. La señal del móvil permitió localizar el lugar exacto donde se encontraba la adolescente.
Todavía en la memoria el caso de la austriaca Natascha Kampusch, la suerte de Elizabeth Shoaf estaba el lunes en todas las televisiones de Estados Unidos. Aunque Shoaf fue algo más afortunada que la pequeña Kampusch.
Similar al de Natascha
Ambas fueron secuestradas cuando se dirigían a sus colegios. Ambas sufrieron jornadas de angustia encerradas en un zulo. Pero la joven estadounidense vio la oportunidad de escapar a los diez días de ser raptada.
Kampusch tardó ocho años en poder abandonar la madriguera en la que había sido confinada. El secuestrador de Kampusch se lanzó debajo de un tren cuando se percató de que su presa había escapado. Vinson Filyaw, de 36 años, era detenido por la Policía en Carolina del Sur.
Vivía a unos cientos de metros del hogar familiar de la víctima. Su cabeza ya tenía precio por haber cometido un delito sexual. Ahora enfrenta cargos por secuestro, posesión de artefactos incendiarios y por hacerse pasar por un agente de Policía, estratagema que utilizó para conseguir atraer la atención de Shoaf.
“Me dijo exactamente dónde estaba, qué carretera había que tomar y qué desvíos seguir, me dijo que llamara a la Policía, que estaba encerrada en un agujero”, explicaba ayer a la cadena de televisión CNN la madre, Madeline Shoaf.
“Sabía que era ella”
“En cuanto vi el mensaje sabía que tenía que ser ella, nadie más tiene mi móvil”, relataba. El zulo estaba excavado a cinco metros de profundidad y cubierto con trozos de contrachapado, disimulado entre el bosque. La comparación más cercana llevaría a la fotografía de un búnker militar.
Y eso fue lo que el hombre frío y calculador que es para la Policía Filyaw quiso hacer creer a la joven: que estaba rodeada de explosivos, que el terreno circundante estaba minado para que desechase cualquier pensamiento de fuga.
Dentro del agujero la situación era terrible. Existía una letrina excavada a mano, estanterías fabricadas con ramas y un hornillo de acampada. “Había pornografía por todos lados”, informó el sheriff del condado Steve McCaskill.
Elizabeth Shoaf no presentaba daños en el momento de su rescate. Ayer seguía en observación en el hospital. Para el sheriff “encontrar a Elizabeth sana y salva ha sido un gran alivio. Pero también es un gran alivio cuando atrapas a criminales de este tipo”.
Un criminal entre rejas y el retrato robot de otro ha sido distribuido por los medios de comunicación. La Policía del Estado de Missouri ha puesto en busca y captura a una mujer joven, corpulenta, de pelo negro y que portaba una gorra de béisbol cuando secuestró a una niña de ocho días.
El pasado viernes, esta mujer llamaba a la puerta de Stephanie Ochsenbine, de 21 años, con la excusa de necesitar usar el teléfono. Una vez dentro, la sospechosa ahora buscada apuñaló en la garganta a la joven madre y se llevó a la niña, Abigale Lynn Woods.
En el momento del ataque estaba también en la casa otro hijo de los Ochsenbine, Connor, de un año de edad. El marido y padre de ambos niños se encontraba trabajando. Stephanie Ochsenbine estuvo inconsciente durante bastante rato. Hasta que el pequeño Connor fue en busca de ayuda.