Nacional

Mundo islámico quiere al Papa de rodillas

** La religiosa italiana fue muerta junto a su guardaespaldas en un hospital de maternidad donde servía ** Aclaraciones de Benedicto XVI “no son suficientes y debe retractarse”, dicen autoridades civiles y religiosos de países musulmanes ** Confrontación es vista con grave preocupación en el mundo, y Putin pide públicamente “moderación” a confesiones religiosas

Una monja italiana y su guardaespaldas fueron ayer asesinados por dos pistoleros en la capital somalí, informaron varios testigos.
Los dos atacantes irrumpieron en el hospital maternal de la fundación SOS en Mogadiscio, donde trabajaba la monja, Leonela Sgorbia, de 65 años, y dispararon contra ella y su guardaespaldas somalí, tras lo cual huyeron, agregaron los testigos.
Uno de los presuntos pistoleros fue apresado luego, según el director de la oficina de Seguridad de la Unión de Cortes Islámicas (UCI), Yusuf Mohamed.
Aunque en principio Yusuf había informado a EFE de la detención de dos personas, una de ellas fue liberada, al considerarse que no estaba vinculada con el atentado.
El cuerpo de la monja fue trasladado hoy hacia Nairobi, capital de la vecina Kenia, en un avión en el que viajaban otras tres monjas italianas destinadas en Somalia.
Hasta el momento, el motivo del doble homicidio no se ha determinado, aunque todos los indicios apuntan a que pudo estar motivado por las recientes palabras del papa Benedicto XVI sobre el Islam, que han enfurecido a la comunidad mahometana somalí.
Las terribles amenazas contra el Papa
Durante la oración del viernes, un influyente clérigo, el imán Sheikh Abubukar Hassan Malin, expresó en una mezquita del sur de Mogadiscio que los musulmanes deberían “matar” al pontífice católico por su “crítica sin fundamentos”.
Somalia vive sin un Gobierno central desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, y ha sido escenario de una lucha a muerte entre los diferentes clanes y líderes territoriales.
En los últimos meses se han vinculado a estas luchas los milicianos de los tribunales islámicos, que a comienzos de junio aseguraron el control de Mogadiscio y varios puntos estratégicos del centro y sur del país.
Aclaraciones del Papa insuficientes
Redacción Central / EFE
Las palabras aclaratorias pronunciadas ayer por el Papa sobre su discurso en una universidad alemana no satisfacen a los representantes religiosos de diferentes países de Oriente Medio.
Al igual que otros gobiernos de varios países musulmanes, el de Sudán llamó ayer al embajador del Vaticano para pedir explicaciones sobre el discurso del Papa, que ha sido considerado ofensivo hacia el Islam.
Los dirigentes religiosos además de expresar que esas palabras “han herido los sentimientos de los musulmanes” exigen que el Papa se retracte de sus frases y pida disculpas. Así se expresaron ayer representantes de los Hermanos Musulmanes egipcios, del Frente de Acción Islámico de Jordania y de la comisión conjunta de Acción Islámica y Cristiana siria, entre otros.
A ellos se unieron el Consejo de Ministros de Kuwait y el gran mufti de Arabia Saudí, que sostienen que las palabras del Papa contienen una deformación del Islam y no promueven la tolerancia y la misericordia.
Peligrosas consecuencias
En Egipto, la comisión de asuntos religiosos se reunirá de urgencia mañana para tratar “las peligrosas consecuencias” derivadas de las palabras del obispo de Roma. El Gobierno de Egipto hizo el sábado un llamamiento al Vaticano para que el Papa actuara de “forma rápida y personalmente para contener cualquier situación”.
Además, aunque no se sepan con seguridad los motivos, el asesinato hoy de una monja y su guardaespaldas en Somalia parece responder, según los primeros indicios, al disgusto entre los musulmanes somalíes por el discurso papal.
Frente a la extensión de las críticas, antes del rezo del Angelus desde el balcón de su residencia veraniega en Castelgandolfo, el Papa dijo sentirse “vivamente afligido por las reacciones suscitadas por un breve pasaje” de ese discurso. Benedicto XVI indicó que aquel fragmento era “una cita de un texto medieval, que no expresa en ningún modo mi pensamiento personal”.
“Espero que esto sirva para calmar los ánimos y aclarar el verdadero sentido de mi discurso, que en su totalidad era y es una invitación al diálogo franco y sereno con gran respeto recíproco”, agregó.
Durante su visita esta semana a su Baviera natal, el Papa utilizó una cita del emperador bizantino Manuele II Paleólogo (1391), delante de un selecto público académico en la universidad de Ratisbona, para expresar “un claro y radical rechazo de la motivación religiosa de la violencia, venga de donde venga”.
A pesar de que con sus palabras el Papa pidió que “se calmen los ánimos” y de que el secretario de Estado vaticano, Tarcisio Bertone, hizo el sábado una declaración para el explicar el sentido del discurso de Benedicto XVI, el Vaticano ha movilizado su diplomacia en los países musulmanes para aclarar la situación.
Bertone explicó que “hemos encargado a los nuncios en los países musulmanes que lleven y expliquen mi declaración a las autoridades políticas y religiosas, teniendo en cuenta elementos que hasta ahora han sido pasados por alto”. El cardenal reiteró la voluntad del Papa de seguir en la vía de su predecesor Juan Pablo II y del Concilio Vaticano II, de tender puentes hacia el mundo islámico.
Dirigentes mundiales piden moderación
Por su parte, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, hizo ayer un llamamiento a los líderes mundiales de todas las confesiones religiosas a la “moderación y responsabilidad” para evitar tensiones.
En parecidos términos se expresó el sábado desde La Habana en la cumbre del Movimiento de países No Alineados (NOSL) el presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, quien lamentó las declaraciones del Papa relativas a Mahoma, pero pidió a la comunidad musulmana de su país que no actuase “de forma inapropiada” ante la polémica suscitada.
Por otra parte, el primer ministro de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Ismail Haniye, condenó ayer los ataques y el incendio de siete iglesias de Tierra Santa para repudiar el discurso de Benedicto XVI, interpretado como ofensivo para el Islam.
Mientras, el ministro del Interior de la ANP, Said Siyam, ordenó a las fuerzas de seguridad palestinas proteger los templos cristianos, en su mayoría de la Iglesia Ortodoxa, que no acata la hegemonía papal. Benedicto XVI tiene previsto visitar Turquía del 28 al 30 de noviembre, viaje que estudiará mañana la Conferencia episcopal turca.