Nacional

Síndrome metanol en León

** Población estremecida y presa de temores por la tragedia ** END auscultó toda clase de establecimientos donde se expende licor, y la respuesta era la misma: baja considerable en ventas ** Algunos improvisan promociones para recuperar parroquianos; locales más golpeados son los que sólo venden guaro “lija”, y aumenta consumo de cerveza

LEÓN
La afluencia de clientes en cantinas, bares y restaurantes ha disminuido considerablemente en los últimos diez días a causa del metanol en el municipio de León. Algunos establecimientos cerraron completamente sus puertas, mientras otros implementan estrategias promocionales que atraigan la atención de los consumidores.
El desconcierto que enfrentan actualmente centenares de familias leonesas que perdieron injustamente a sus seres queridos después que consumieron guaro lija mezclado con metanol, es compartido por miles de ciudadanos leoneses que se limitan a celebrar algunas fechas especiales y exigen a las autoridades judiciales justicia.
El tema obligado
El famoso metanol asesino es el principal tema de conversación en la población de barrios, mercados, universidades y principalmente en las innumerables mesas de tragos de cantinas populares, bares y restaurantes de la ciudad universitaria.
Uno de los establecimientos más prestigiosos en la ciudad de León, visitado a diario por nacionales y extranjeros, ha experimentado bajas en la afluencia de clientes a partir de la emergencia sanitaria decretada por el Ministerio de Salud, (Minsa). Nos referimos al restaurante y discoteque Dilectus, ubicado frente al campus Victoria, con más de ocho años de prestigio.
Orlando José Rivas, administrador del restaurante y discoteque Dilectus en León, aseguró que después de la información de las primeras víctimas por metanol en el balneario de Poneloya, la clientela disminuyó considerablemente en el restaurante e inclusive en la discoteca, en donde el viernes ocho de septiembre tuvieron que cerrar las puertas porque únicamente habían cuatro personas, cuando normalmente asisten entre 200 y 300 clientes. También fueron afectados por los cortes de energía eléctrica.
Improvisan promociones
Para despejar de la mente de los clientes la reciente catástrofe causada por el metanol, el Dilectus implementó ‘Los sábados cerveceros’, promoción que consiste en regalar dos cervezas a los primeros diez clientes que visiten el local.
“Nunca habíamos experimentado bajas tan drásticas en la afluencia de los clientes; creemos que la emergencia sanitaria decretada por el metanol afectó muchos establecimientos, pero no esperábamos que sucediera con nosotros, porque somos un establecimiento con prestigio que ofrece a sus clientes una gran variedad de licores sellados y etiquetados”, señaló el administrador.
Por su parte, Guadalupe Paiz Contreras, propietaria del bar y restaurante Beny Bar, ubicado en la carretera Bay Pass, se mostró sorprendida con sus clientes, porque están consumiendo licores caros como: Gran Reserva, Extra Light, Wiskhy y mucha cerveza.
Según doña Guadalupe, a partir del viernes ocho de septiembre se normalizó su negocio, sin embargo, solicita a las autoridades del Minsa que de una vez por todas eliminen a los expendedores de guaro lija. Algunas personas mezclan irresponsablemente en este tipo de producto, sustancias que podrían ser nocivas para la salud de la población. “Un consejo sano a los expendios de licor es que compren su guarito en distribuidoras o empresas de prestigio que cuentan con permisos sanitarios y sellos de garantía”, expresó doña Guadalupe.
Una medida de protección
Como medida de seguridad para sus clientes, doña Guadalupe solicitó a sus meseros que lleven las botellas de cerveza y licor completamente selladas hasta las mesas, garantizando de esta manera el prestigio de su negocio.
En el centro de la ciudad universitaria encontramos el restaurante y discoteque Don Señor, visitado comúnmente por jóvenes leoneses y turistas nacionales y extranjeros. Roberto Martínez, administrador de este atractivo establecimiento, aseguró que tradicionalmente todos los años durante el período de las fiestas patrias, el consumo de licor disminuye drásticamente. A esto se suma la desconfianza de la población por la situación de emergencia sanitaria que atravesamos por el metanol.
En el barrio de San Felipe, en el sector noroeste de León, se ubican dos de las cantinas populares más frecuentadas, afortunadamente no fueron señaladas por sus clientes de vender alcohol metílico, sin embargo, en las últimas dos semanas han sufrido bajas en sus ventas.
Danilo Fernández, mejor conocido como ”Don Pilo”, oriundo del barrio San Felipe en esta ciudad, tiene más de 28 años de administrar su pequeña cantina, en donde diariamente concurren entre 50 y 100 personas que departen entre amigos consumiendo licor, gaseosas, frijolitos, pollo, camarón y variados bocadillos.
Baja sensible
Según “Don Pilo”, la afluencia de clientes en su establecimiento a disminuido bárbaramente por temor al metanol, aquí es popular consumir guaro lija, pero actualmente toman cervezas y licor sellado. “Don Pilo” espera que las ventas en el licor se normalicen en los próximos días, “la gente tiene temor y con razón”, dijo. Únicamente el cinco por ciento de sus clientes frecuenta el establecimiento.
Regularmente “Don Pilo” compraba entre 80 y 100 litros de guaro lija semanal, pero ahora los pocos clientes que llegan a su establecimiento consumen licor sellado y etiquetado. Espera que las autoridades del Minsa y la Policía Nacional brinden una segunda orden para que se pueda expender guarón y todo se normalice.
En el mismo sector, Manuela Ortiz Tórrez, propietaria de la cantina La Puerta Negra, con ocho años de existencia y uno de los establecimientos más visitados por la población pobre leonesa, señaló que los clientes comenzaron a pedir cerveza nacional y licor sellado. Pero de manera general, las ventas de licor han sufrido una baja del 80 por ciento, únicamente 10 ó 15 personas visitan el lugar. La gente está temerosa con la contaminación del metanol que ha cobrado la vida a más de 42 personas. Antes de la emergencia sanitaria vendía entre 70 y 100 litros de guaro a granel semanalmente, refirió.
Según doña Manuela, lo único que ha incrementado en los clientes es el consumo de cervezas. Antes de la emergencia sanitaria, compraba únicamente dos cajillas de cerveza de litro, y ahora se abastece con 4 ó 5 cajillas semanales.
LEYENDAS
Foto: Bar tender del….
JOSÉ GONZÁLEZ / END
Los dos jóvenes que trabajan como bartenders en el restaurante Dilectus de León.
Fotos: Bares y restaurantes leoneses 1-2-3
JOSÉ GONZÁLEZ / END
Vista nocturna en varios bares y restaurantes de la ciudad de León.
Foto: Guadalupe Páiz
JOSÉ GONZÁLEZ / END
Doña Guadalupe Páiz, propietaria del Benny Bar, en la ciudad de León.
Foto: Orlando Rivas
JOSÉ GONZÁLEZ / END
Orlando José Rivas, administrador del restaurante y discoteca Dilectus, en León.

Clientes se alejan de cantinas, bares y hasta de restaurantes
Síndrome metanol en León
** Población estremecida y presa de temores por la tragedia
** END auscultó toda clase de establecimientos donde se expende licor, y la respuesta era la misma: baja considerable en ventas
** Algunos improvisan promociones para recuperar parroquianos; locales más golpeados son los que sólo venden guaro “lija”, y aumenta consumo de cerveza
JOSÉ LUIS GONZÁLEZ
LEÓN
La afluencia de clientes en cantinas, bares y restaurantes ha disminuido considerablemente en los últimos diez días a causa del metanol en el municipio de León. Algunos establecimientos cerraron completamente sus puertas, mientras otros implementan estrategias promocionales que atraigan la atención de los consumidores.
El desconcierto que enfrentan actualmente centenares de familias leonesas que perdieron injustamente a sus seres queridos después que consumieron guaro lija mezclado con metanol, es compartido por miles de ciudadanos leoneses que se limitan a celebrar algunas fechas especiales y exigen a las autoridades judiciales justicia.
El tema obligado
El famoso metanol asesino es el principal tema de conversación en la población de barrios, mercados, universidades y principalmente en las innumerables mesas de tragos de cantinas populares, bares y restaurantes de la ciudad universitaria.
Uno de los establecimientos más prestigiosos en la ciudad de León, visitado a diario por nacionales y extranjeros, ha experimentado bajas en la afluencia de clientes a partir de la emergencia sanitaria decretada por el Ministerio de Salud, (Minsa). Nos referimos al restaurante y discoteque Dilectus, ubicado frente al campus Victoria, con más de ocho años de prestigio.
Orlando José Rivas, administrador del restaurante y discoteque Dilectus en León, aseguró que después de la información de las primeras víctimas por metanol en el balneario de Poneloya, la clientela disminuyó considerablemente en el restaurante e inclusive en la discoteca, en donde el viernes ocho de septiembre tuvieron que cerrar las puertas porque únicamente habían cuatro personas, cuando normalmente asisten entre 200 y 300 clientes. También fueron afectados por los cortes de energía eléctrica.
Improvisan promociones
Para despejar de la mente de los clientes la reciente catástrofe causada por el metanol, el Dilectus implementó ‘Los sábados cerveceros’, promoción que consiste en regalar dos cervezas a los primeros diez clientes que visiten el local.
“Nunca habíamos experimentado bajas tan drásticas en la afluencia de los clientes; creemos que la emergencia sanitaria decretada por el metanol afectó muchos establecimientos, pero no esperábamos que sucediera con nosotros, porque somos un establecimiento con prestigio que ofrece a sus clientes una gran variedad de licores sellados y etiquetados”, señaló el administrador.
Por su parte, Guadalupe Paiz Contreras, propietaria del bar y restaurante Beny Bar, ubicado en la carretera Bay Pass, se mostró sorprendida con sus clientes, porque están consumiendo licores caros como: Gran Reserva, Extra Light, Wiskhy y mucha cerveza.
Según doña Guadalupe, a partir del viernes ocho de septiembre se normalizó su negocio, sin embargo, solicita a las autoridades del Minsa que de una vez por todas eliminen a los expendedores de guaro lija. Algunas personas mezclan irresponsablemente en este tipo de producto, sustancias que podrían ser nocivas para la salud de la población. “Un consejo sano a los expendios de licor es que compren su guarito en distribuidoras o empresas de prestigio que cuentan con permisos sanitarios y sellos de garantía”, expresó doña Guadalupe.
Una medida de protección
Como medida de seguridad para sus clientes, doña Guadalupe solicitó a sus meseros que lleven las botellas de cerveza y licor completamente selladas hasta las mesas, garantizando de esta manera el prestigio de su negocio.
En el centro de la ciudad universitaria encontramos el restaurante y discoteque Don Señor, visitado comúnmente por jóvenes leoneses y turistas nacionales y extranjeros. Roberto Martínez, administrador de este atractivo establecimiento, aseguró que tradicionalmente todos los años durante el período de las fiestas patrias, el consumo de licor disminuye drásticamente. A esto se suma la desconfianza de la población por la situación de emergencia sanitaria que atravesamos por el metanol.
En el barrio de San Felipe, en el sector noroeste de León, se ubican dos de las cantinas populares más frecuentadas, afortunadamente no fueron señaladas por sus clientes de vender alcohol metílico, sin embargo, en las últimas dos semanas han sufrido bajas en sus ventas.
Danilo Fernández, mejor conocido como ”Don Pilo”, oriundo del barrio San Felipe en esta ciudad, tiene más de 28 años de administrar su pequeña cantina, en donde diariamente concurren entre 50 y 100 personas que departen entre amigos consumiendo licor, gaseosas, frijolitos, pollo, camarón y variados bocadillos.
Baja sensible
Según “Don Pilo”, la afluencia de clientes en su establecimiento a disminuido bárbaramente por temor al metanol, aquí es popular consumir guaro lija, pero actualmente toman cervezas y licor sellado. “Don Pilo” espera que las ventas en el licor se normalicen en los próximos días, “la gente tiene temor y con razón”, dijo. Únicamente el cinco por ciento de sus clientes frecuenta el establecimiento.
Regularmente “Don Pilo” compraba entre 80 y 100 litros de guaro lija semanal, pero ahora los pocos clientes que llegan a su establecimiento consumen licor sellado y etiquetado. Espera que las autoridades del Minsa y la Policía Nacional brinden una segunda orden para que se pueda expender guarón y todo se normalice.
En el mismo sector, Manuela Ortiz Tórrez, propietaria de la cantina La Puerta Negra, con ocho años de existencia y uno de los establecimientos más visitados por la población pobre leonesa, señaló que los clientes comenzaron a pedir cerveza nacional y licor sellado. Pero de manera general, las ventas de licor han sufrido una baja del 80 por ciento, únicamente 10 ó 15 personas visitan el lugar. La gente está temerosa con la contaminación del metanol que ha cobrado la vida a más de 42 personas. Antes de la emergencia sanitaria vendía entre 70 y 100 litros de guaro a granel semanalmente, refirió.
Según doña Manuela, lo único que ha incrementado en los clientes es el consumo de cervezas. Antes de la emergencia sanitaria, compraba únicamente dos cajillas de cerveza de litro, y ahora se abastece con 4 ó 5 cajillas semanales.