Nacional

Mural de piedra por el cuadro de “la pedrada”

* Argumento: “Proteger obra de Luis Vergara Ahumada”

Julio Valle Castillo, director del Instituto Nicaragüense de Cultura, puso oídos sordos a las críticas en su contra por la decisión de retirar de una de las salas de exposición de la Hacienda San Jacinto, la obra del pintor chileno Luis Vergara Ahumada, que muestra el momento cuando Andrés Castro derriba a un filibustero de una pedrada.
“No podía estar aquí”, afirmó el poeta Valle Castillo, quien aseguró que poco después del robo de las armas de una urna de la hacienda, la pintura fue retirada y trasladada al Palacio Nacional. “El Palacio es un monumento a la cultura nacional, y es ahí donde debe estar”, dijo Valle Castillo.
Recordó que el cuadro estaba sucio, manchado por el excremento de los murciélagos y tenía dos panales de avispas. “Nos pudimos haber encontrado con la sorpresa que se lo robaran o navajeado, por eso lo trasladamos”, señaló.
El mural de piedra
Afirmó que es obligación del Instituto Nicaragüense de Cultura salvaguardar piezas del patrimonio nacional, y por eso se realizó el traslado. “No fue con el objeto de adulterar la historia”, dijo Valle Castillo, quien también reaccionó a las críticas por el retiro de las armas que no eran las que se usaron en la época. “No es bueno adulterar al pueblo su historia y contarle cuentos chinos o de camino”, señaló.
Valle Castillo destacó el esfuerzo que se realizó en la hacienda, principalmente en la construcción del mural de piedra sobre la Batalla de San Jacinto, elaborado por el director de la escuela de artes plásticas, Pedro Vargas. Según el poeta, Vargas donó el trabajo y sólo se invirtió en el material usado.
El mural tiene en relieve la figura de José Dolores Estrada luego de la escena de la piedra contra el filibustero y la figura del sargento Andrés Castro.
El poeta Valle Castillo resaltó las inversiones que este año se hicieron en la histórica hacienda con el fin de fomentar la identidad nacional. Detalló que se renovó la museografía de la hacienda en tres salas.
En la primera sala se enriqueció una cronología de la batalla con material didáctico, donde el estudiante encuentra información de toda la guerra nacional desde 1855 hasta que terminó con el fusilamiento de Walker.
En esta sala hay fotografías nuevas y un retrato al óleo antiguo del general José Dolores Estrada, de Máximo Jerez y un mapa de la ruta del Tránsito, así como una maqueta que muestra cómo fue el movimiento de los patriotas y los filibusteros entre los corrales de piedra y el lugar donde estaban los flecheros llegados de Matagalpa.
La sala de los símbolos
También fue recreada la sala de los símbolos patrios, donde destaca el manuscrito del Himno Nacional y una partitura escrita de puño y letra por el propio Salomón Ibarra Mayorga; también están la bandera de Nicaragua en 1854 y las banderas de la Unión Centroamericana.
En la última sala denominada “De los combatientes”, se encuentran las fotos de José Dolores Estrada, el taburete donde estaba sentado dirigiendo la batalla, fotografías de Rosalio Cortés, el médico que atendió a los patriotas heridos, y de Fernando Chamorro, el jefe militar del Septentrión que trajo desde Matagalpa a los flecheros.
En esta sala también destaca la parte de la batalla y un cuadro de honor de los héroes de San Jacinto. El director del Instituto de Cultura anunció que gracias a un esfuerzo de la Presidencia de la República, la casa hacienda pronto será iluminada mediante un proyecto de electrificación rural. “Se podrán hacer hasta presentaciones culturales en horas de la noche”, dijo el poeta Julio Valle Castillo.