Nacional

3,000 invitaciones a funeral se agotaron en 17 minutos


En tan sólo 17 minutos se agotaron ayer las 3,000 invitaciones para asistir al funeral en el zoo privado del cazador de cocodrilos australiano Steve Irwin, muerto la semana pasada por la picadura de una raya de aguijón cuando buceaba.
Admiradores de Irwin pasaron la noche en el Australia Zoo, en Sunshine Coast (estado de Queensland), y otros puntos de distribución de entradas, para rendir homenaje al cazador en la ceremonia que se desarrollará el miércoles en ese complejo.
La viuda de Irwin, Terri, anunció en un comunicado hecho público esta semana que el funeral será emitido en directo por televisión en Australia, Estados Unidos y Asia. Manifestó que desea que se coloquen pantallas gigantes en Brisbane y en Sunshine COSAT, para que todo el mundo pueda participar en el servicio.
El público que asista al funeral en el zoo tendrá que hacer una donación a la organización para la naturaleza “Wildlife Warriors”, fundada por Irwin.
La muerte de Irwin, cuando buceaba en la Gran Barrera de Coral australiana, fue captada por las cámaras que filmaban el que iba a ser su nuevo documental. En la cinta se observa cómo Irwin, de 44 años, saca de su pecho el aguijón dejado por la raya, antes de expirar.