Nacional

Apagones persisten, y anuncian solución “a medias” hasta en 2007

* Fenosa agotó hasta sus garantías en la compra de energía

Tania Sirias

Los directivos de la Comisión Nacional de Energía (CNE) ayer confirmaron que persiste un déficit de energía superior a los 80 megavatios, y eso mantendrá apagones por encima de las tres horas en los próximos días, pues la solución más cercana se avizora hasta el próximo año y no contempla la eliminación total de los racionamientos.
Eso fue revelado por Ernesto Espinoza, Presidente de la CNE, quien explicó que la falta de energía se mantendrá por ahora, citando las mismas cifras que ofreció EL NUEVO DIARIO en su edición del pasado jueves, pues no existe una solución inmediata a este problema.
Espinoza también confirmó las grandes afectaciones que está aplicando Unión Fenosa en sus circuitos para distribuir el racionamiento, y dijo que están trabajando en una solución a corto plazo.
“Vamos a tratar de inyectar 80 megavatios, los cuales estamos en proceso de negociarlos con una empresa internacional radicada en Inglaterra, para que nos venda a través de sistema de barcaza. Esto podría estar listo entre 60 y 90 días, así los cortes serán sólo de dos a tres horas al día”, dijo Espinoza.
El funcionario reveló que Fenosa ya consumió todo el dinero que tenía de respaldo, en garantía, para la compra de energía eléctrica a las empresas generadoras nacionales, y por eso ahora nadie quiere venderles el suministro si es que no pagan por adelantado. Además, precisó que la desconfianza sobre la transnacional es mayor porque se niegan a restituir estos montos exigidos por el mercado energético de Nicaragua.
Espinoza confirmó el enorme nivel de deudas que mantiene Fenosa con los distintos agentes del sector energético, citando los mismos montos que fueron revelados el martes en un comunicado del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), pero aclaró que los 39 millones de dólares que adeudan a las generadoras, sólo son un acuerdo del dinero inmediato que debe cancelarse, pues la cifra real es de 48 millones.
Recordó que todos los agentes del sector energético deben rendir grandes sumas de dinero en garantía como requisito primordial que exige el mercado nacional, para que esos montos sirvan de respaldo para pagar cualquier transacción realizada en el mercado eléctrico nacional, pero en el caso de Fenosa, ni siquiera existe este respaldo, porque también fue agotado en la compra del fluido con cada una de las compañías generadoras.
Espinoza dijo que las generadoras sólo quieren seguir operando sus plantas pero en un mercado justo, donde se les pague por el producto que entregan, pero resulta que Fenosa no tiene garantía de pago y por eso algunas proveedoras le están exigiendo la cancelación anticipada.
“Algunas empresas utilizan ciertas políticas muy duras, como es el caso de Geosa, que nos pide que se le pague por adelantado, debido a que ya se consumieron las garantías que estaban disponibles para la compra de energía”, dijo Espinoza.
El titular de la CNE subrayó que, además, las generadoras necesitan cubrir sus costos operativos al momento de vender el fluido, y uno de los insumos más importantes es el búnker o diesel que utilizan las plantas para producir la electricidad, el que ahora no pueden comprar por falta de dinero y las moras acumuladas.
“Sabemos que no es un chantaje de las generadoras para que se les dé el subsidio, sino que el sistema no tiene recursos financieros para comprar suficiente combustible o energía en la región centroamericana, si esto no se hace no tendrán capacidad para generar”, indicó.
Frank John Kelly, Presidente de la Empresa Nicaragüense de Electricidad (ENEL), también salió en defensa de las compañías generadoras negando que exista algún chantaje de parte de alguna de estas empresas, aunque él mismo administra las firmas estatales.
“El problema es la falta de pago de los distribuidores con los generadores. No hay ningún chantaje, aunque no sé si algún generador está haciendo cosas”, dijo Kelly, al descartar que INE pretenda aprobar un aumento de tarifas a Fenosa, mientras no se acaben los apagones.
Kelly también negó que el presidente Enrique Bolaños haya pedido a INE que suspenda el arbitraje con Fenosa, y reveló que fue César Zamora, Gerente de la Empresa Energética Corinto, quien lo propuso en la reunión del lunes pasado en Casa Presidencial.
El presidente de ENEL aseguró que, por ahora, la única solución inmediata es que los diputados aprueben los nueve millones de dólares a favor de Fenosa, una opinión que compartió Espinoza, el titular de la CNE, quien se mostró esperanzado en que los legisladores logren sesionar este lunes próximo y aprueben esta propuesta del presidente Enrique Bolaños.
Espinoza indicó que los diputados deben autorizar las Letras del Tesoro para que Fenosa adquiera el financiamiento de los nueve millones de dólares, que serían inyectados al sector y vendrían a paliar la crisis de apagones. “Estamos negociando con los diputados de las diferentes bancadas para que se apruebe”, agregó.
Las quejas por los apagones ayer continuaron principalmente en las afueras de la capital y los diferentes departamentos del país, donde los racionamientos fueron extensos, según las denuncias de diversos pobladores.
La ministra de Salud, Margarita Gurdián, dijo que Fenosa sigue afectando por varias horas las unidades de Salud, y ante la negativa de corregir, aseguró que introducirán ante la Asamblea Nacional una propuesta de iniciativa de ley que obligue a la transnacional española a no racionar en los circuitos donde hay hospitales.
“Les hemos pedido una y otra vez que no afecten los circuitos de los hospitales, pero no hay contestación, entonces vamos a irnos por una iniciativa de ley”, afirmó la titular de Salud.
Gurdián dijo que los racionamientos ahora varían entre 6 y 15 horas en los hospitales, y en algunos departamentos gastan hasta 2 millones 500 mil córdobas mensuales en la compra de combustible.
Agregó que el uso de las plantas es el único plan especial de emergencia con el que cuentan para no afectar la ruta crítica de las unidades de Salud. “La idea es la misma: que los circuitos de las unidades de Salud no sean afectadas; los hospitales son el último lugar donde se puede ir la luz, los cortes trastornan todo el sistema hospitalario”, concluyó.
(Con la colaboración de
Eloísa Ibarra y Melvin Martínez).