Nacional

Hallan texto Olmeca de hace tres mil años

*** Es la cultura antecesora de mayas y aztecas, y han sido considerados los sumerios del Nuevo Mundo *** Significa que los olmecas tenían literatura y que eran una civilización mucho más compleja y rica de lo que imaginábamos

Barcelona / EL PAÍS
Uno de esos raros hallazgos que cambian la historia. Un bloque de piedra hallado en la humilde cantera de Cascajal, en las tierras comunales de Lomas de Tacamichapa, en Veracruz (México), ha resultado contener un hasta ahora desconocido sistema de escritura que, ubicado a inicios del primer milenio antes de Cristo, se ha convertido en el texto escrito más antiguo de América.
Además, y esto es probablemente más importante, demuestra, sin lugar a dudas, que los olmecas, la primera gran civilización americana, de la que bebieron mayas y aztecas, y que han sido considerados los sumerios del Nuevo Mundo, los progenitores de las complejas sociedades mesoamericanas, disponían de escritura.
Ello cambia totalmente el paradigma de esa cultura --conocida popularmente por sus colosales cabezas escultóricas--, según recalcó ayer a este diario, desde EU, uno de los responsables del descubrimiento, el antropólogo Stephen D. Houston, de la Brown University. “Significa nada menos que los olmecas tenían literatura, que eran capaces de comunicar su cultura a las generaciones futuras, que eran, en suma, una civilización mucho más compleja y rica de lo que imaginábamos”.
El descubrimiento, que aparece publicado hoy en Science por un grupo de investigadores mexicanos y estadounidenses encabezados por los arqueólogos Carmen Rodríguez y Ponciano Ortiz, se produjo al desmontar una zona de la cantera --un antiguo sitio arqueológico-- a fin de obtener piedras para pavimentar una carretera.
En conexión con el bloque inscrito, de piedra serpentina, fueron hallados cerámicas, fragmentos de figuritas de barro y otros materiales rotos. Todos ellos han podido ser datados en la fase más antigua de la cultura olmeca --denominada de San Lorenzo, por el primer gran centro de esa civilización, cerca de Cascajal--, entre 1,200 y 900 años antes de Cristo.

Secuencia y hasta sintaxis
El bloque, de 36X21 centímetros, de 13 centímetros de grosor y con un peso de 12 kilos, contiene un texto inciso de 62 signos (glifos) --28 distintos--, algunos de los cuales se repiten más de cuatro veces. Esa secuencialidad, recalcan los investigadores, indica claramente que se trata de algún tipo de escritura y señala la probable presencia de sintaxis.
Algunas secuencias de signos apuntan a que se trata de algún tipo de poesía. Los investigadores creen que el texto debe leerse horizontalmente. Entre los glifos se encuentran algunos iconos vegetales acordes con la imaginería olmeca. Para los que llegados a este punto se hayan hecho muchas ilusiones, hay que decir que los investigadores señalan que la posibilidad de descifrar la escritura olmeca es baja. La superficie en la que aparece la inscripción había sido claramente trabajada para la incisión del texto y los estudiosos creen que se trataba de un documento que podía ser borrado o revisado.
Anteriormente habían sido hallados otros indicios de escritura olmeca, aunque eran muy controvertidos. En todo caso, la inscripción del bloque de Cascajal antecede en 400 años la primera aparición de la escritura en el Nuevo Mundo. En general, se consideraban los glifos de la cultura zapoteca hallados en Oaxaca los más antiguos de América. La escritura se había desarrollado más de 3,000 años antes en Mesopotamia.