Nacional

Un mito erigido sobre “un baldón”

*** Acta es a medias, no es un hecho total, asegura historiador Rafael Casanova, aunque esté ubicado en la simbología de Centroamérica *** La clase criolla rica temió al gobierno liberal de España y su parlamentarismo, y prefirió hacer un golpe de cúpula *** Aldo Díaz Lacayo: “Es mentira que nos hayamos independizado un día como hoy”

Edwin Sánchez

El desmitificador de historias tiene una peculiaridad: lee demasiado, goza escarbando textos inéditos u olvidados, o bien da su propia lectura herética a hechos que los historiadores decimonónicos elevaron a artículo de fe: ¿qué pasaría si le dijéramos hoy que el 15 de septiembre de 1821 no es la fecha legítima de nuestra libertad, y que el verdadero Día de la Independencia fue por lo menos dos años más tarde?
El historiador Rafael Casanova sostiene que lo que hoy se conmemora fue propiciado por las circunstancias que se dan en España, donde un movimiento liberal tomó el poder. Entonces los sectores más conservadores de la sociedad mexicana y de Centroamérica --en la entonces Capitanía General del Reino, perteneciente al Virreinato de Nueva España--, proclaman el Plan de Iguala. Éste arranca en febrero de 1821.
Influido por este hecho surge el Acta del 15 de septiembre de 1821 en Guatemala, donde no es casual que Gabino Gainza, representante de la Corona Española, llame a radicales y a otros de la clase criolla rica ilustrada, señaló.
“Éstos temen más a las reformas de un régimen liberal en España que retorne a un régimen parlamentario como las Cortes de Cádiz de 1812, y promueven una especie de revolución desde arriba”.
La independencia es a medias, no es un hecho total, asegura el académico. Aunque esté ubicado en la simbología de Centroamérica como independencia, no es propiamente una ruptura total con el colonialismo español, e incluso hay vía libre para añadirse a México como sucedió posteriormente. Gainza, que nació en Pamplona, llegó a Guatemala como Capitán General y pasó luego a ser el Presidente de la nueva República.
El 15 de septiembre de 1821, si no fue una independencia total, ¿cómo debe verse?
Dentro de la simbología es válido porque siempre hay que buscar un referente, un panteón, y las provincias centroamericanas que después se constituyen en Estado recurrieron a ese referente.
¿Cuándo sería entonces realmente la legítima fecha del Día de la Independencia?
La independencia total se gesta el primero de julio de 1823.
¿Por qué?
Por la misma razón de la debilidad jurídica de la independencia anterior. Recordemos que durante la Colonia, el Virreinato de Nueva España comprendía México antiguo con parte de Estados Unidos, hasta Costa Rica. Al proclamarse el Imperio Mexicano, con el “emperador” Agustín de Iturbide, éste parte del derecho que tenía el antiguo Virreinato para incorporar de hecho a Centroamérica, lo cual es aclamado por la clase criolla rica y los sectores peninsulares, que son los que quedaron controlando el poder después del 15 de septiembre. Esto es lo que produce el levantamiento en El Salvador y el levantamiento de la primer guerra civil de Nicaragua, donde unos se proclaman republicanos --los partidarios de la no anexión de México-- y los imperialistas, partidarios del imperio mexicano.
México envía un ejército encabezado por Vicente Filísola (1789-1850) al gobierno de Guatemala, que es el gestor de la independencia protagonizada por la clase rica el 15 de septiembre. Son los que aceptan y promueven la anexión a México. En las calles están las capas medias ilustradas, partidarias de la república, que se levantan en El Salvador, y en Nicaragua se produce la rebelión de Cleto Ordóñez.
Este (Brigadier) General con su ejército mexicano combate contra los ejércitos de Centroamérica, y en El Salvador tiene noticias de que Iturbide es depuesto. Él retorna, y pasa por Guatemala, y ahí se organiza un Congreso que se transforma en Asamblea Nacional Constituyente, el cual inicia funciones el 23 de junio de 1823. Y el primero de julio se firma la Declaración Centroamérica Libre de México, de España y de cualquier otro poder.
¿Por qué los sucesivos gobiernos pasaron a celebrar el 15 de septiembre?
Como quedan las contradicciones latentes, es ahí que se produce el intento de anexión a México. Así se destapan esas contradicciones que existían entre criollos ricos aliados a peninsulares, y posteriormente vienen desapareciendo. El alto clero, la clase terrateniente criolla rica de Guatemala, son partidarios de una ruptura, pero que se les preserven intactos sus privilegios.
Al darse esa ruptura se definen dos posiciones. Los partidarios de la república, separado México del escenario, son partidarios de un Estado político unitario, conservador. Ellos son los sectores más conservadores de la sociedad: el alto clero, los comerciantes terratenientes. La ideología que adopta es seguir el modelo de la España clerical. Preservar el poder de la iglesia y de las clases.
Los otros son partidarios de un Estado federal, influido por el liberalismo, y tienen como modelo a los Estados Unidos.
¿Pero por qué pegó más la fecha y la otra soterrada?
A partir de ese momento se inicia el periodo de las guerras civiles. Hay que tomar en cuenta que el Congreso se vuelve Asamblea Constituyente, donde surge el poder del proyecto liberal, federal, que le da el triunfo político a los liberales. Ellos triunfan en Centroamérica. Esto permite el proyecto federal. Pero los sectores conservadores van tomando poco a poco el poder en Centroamérica.
Estos sectores conservadores si tenían como referente el 1 de julio es una hipótesis, era reconocer la beligerancia del liberalismo que había impedido la anexión a México. Desde entonces Chiapas pasó a ser parte de México, y Centroamérica vino a ser algo escindido. Y comienza un intento de articular el proyecto y esas pugnas continúan, en las cuales se destaca Morazán para mantener la Federación, y luego otros sectores por desarrollar primero el unitarismo: la capital en Guatemala y con varios departamentos, y luego el autonomismo, que poco ha sido comprendido en los tiempos actuales: cada Estado tendría su propio gobierno independiente. Es lo que vino triunfando, y lo enarbolan liberales con posiciones conservadoras, y también lo que llamaríamos conservadores propiamente dichos.
No es casual que en Centroamérica se dé la tercer independencia el 30 de abril de 1838, cuando se produce la separación de Centroamérica.
Hay tres fechas que pueden celebrarse como Día de la Independencia, pero el pensamiento conservador impuso el 15. Además, la historia revela otras fechas más históricas.
En 1838 Nicaragua surge como Estado, aunque no renuncia al pacto nacional de unión, pero ya es un Estado independiente.
¿El 15 de septiembre es sólo fecha simbólica, propia del relato de la historia conservadora?
Viene siendo un acuerdo tácito entre liberales y conservadores. En la documentación de la época era referente lo de 1821. No obstante, está la fecha del primero de julio de 1823, donde legal y jurídicamente se produce la total independencia de Centroamérica. Por Nicaragua estuvieron José Manuel Argüello, Miguel Larreynaga, José Cecilio del Valle. Se montó toda una Asamblea Constituyente. Ahí estuvieron Toribio Argüello, Juan Argüello. De Nicaragua surge el proyecto federal. Es un acta más legal.
El acta del 15 de septiembre es a espaldas del resto de Centroamérica. Se hace en Guatemala y después se informa a los centroamericanos. Aunque hay representantes, pero son de arriba. De ahí el Acta de los Nublados, “que queden las mismas autoridades mientras no se aclaren los nublados del día”. Prevalece la confusión, y nuestros antepasados no saben si somos independientes realmente o es una trampa.
Pero en 1823 sí hay un consenso de declarar de una vez por todas la independencia de las provincias unidas de Centroamérica.
Entonces, se ha inventado una fecha de independencia que no es la legítima
No es la legítima. La segunda es la legítima para el caso centroamericano.
----Recuadro---
“Es mentira que
nos independizamos”
Aldo Díaz Lacayo afirma: “Es una mentira que nos independizamos el 15 de septiembre. Ahí se inicia el proceso que se interrumpe con la anexión a México y se retoma con la separación. Éste es el primer hito. De tal manera que el 1 de julio de 1823, por decreto de la Asamblea Constituyente de Centroamérica se convierte a la región en República Federal. El primero de julio lanza un decreto de independencia absoluta de España, México y cualquier otra potencia. Éste es el segundo hito.
El tercer hito: la llegada al poder de liberales a la república federal en 1829, eso se fractura en 1839 y viene el proceso de separación de los Estados primero, que dura hasta el 53, y segundo, sigue la independencia y creación de las repúblicas, que es la independencia absoluta de cada república con relación a Centroamérica, y a partir de entonces, todos los pueblos están en lucha por reencontrarse. Y en eso estamos.
¿Cuál acontecimiento debemos conmemorar?
…Debería ser el primero de julio, pero sería ignorar la importancia del 15 de septiembre, de manera que no lo recomendaría, pero sí recomendaría los hitos señalados: el 15 de septiembre, el 1 de julio y el ascenso de los liberales en 1829.
Durante el centenario, en El Salvador se planteó si se conmemoraba el 15 de septiembre o el 1 de julio, y los historiadores salvadoreños en su mayoría se inclinaron por el 1 de julio, porque la primera fecha fue un baldón por la forma regalada de la independencia: sin revolución independentista y su anexión a México.
Pero no se puede romper la historia a partir de eso. Hay que asumirlo como el primer paso del inicio del proceso, pese a que fue dado a los mismos delegados de la corona.