Nacional

Fiestas Patrias en absoluta oscurana

*** Pese a que consumo bajará en 18% por feriados, harán falta entre 90 y 106 megavatios *** Siguen “exprimiendo” a Hidrogesa, pese a lo cual la crisis se torna escalofriante al estar la mayoría del país sin luz ni agua *** Bolaños pidió ayer a Fenosa que abastezca el Malecón de Managua hasta las tres de la tarde, porque allí será su acto de Independencia

Oliver Gómez

El consumo de electricidad hoy baja en un 18% por la celebración de las Fiestas Patrias, pero Nicaragua deberá festejar en penumbras, porque el Centro Nacional de Despacho de Carga (CNDC) programó que en estos cinco días harán falta entre 90 y 106 megavatios de energía, pues la Generadora Eléctrica de Occidente S.A. (Geosa) ayer apagó otra máquina “por desperfectos técnicos” y eso aumentó el racionamiento.
Los técnicos del CNDC habían programado que este miércoles el racionamiento del servicio de energía alcanzaría los 125 megavatios, pero sólo llegó a 106 megas a las diez de la mañana, pues se exprimió de nuevo la producción de la estatal Hidrogesa, ya que su planta Santa Bárbara elevó la generación de 435 hasta 450 megavatios.
Escalofriante racionamiento
Esa falta de electricidad impactó primero en el circuito BTH-3040 de Fenosa, que cubre Los Altos, El Valle y Las Lomas de Ticomo, Sierra Maestra, Loma Linda, “Camilo Ortega”, Pochocuape y todos los barrios ubicados entre el kilómetro 8 y 11 de la Carretera Sur.
Al mediodía los apagones se extendieron al circuito ORT-3080, que cubre Sabana Grande, Laureles Sur y Carretera Norte, lo que afectó especialmente el Campo de Pozos de Enacal Las Mercedes, dejando sin agua a más de la mitad de Managua.
La oscurana llegó luego al circuito MLP-3010, que cubre Malpaisillo y sectores aledaños, sin embargo, el mayor impacto se recibió por varias horas en el circuito ORT-3060, que cubre Villa San Jacinto, Rubenia, Colonia 9 de Junio, Villa Progreso, Villa “Miguel Gutiérrez”, Villa “Rafaela Herrera”, Larreynaga y zonas vecinas.
Más tarde se sumaron los circuitos BZN-3010, LN2-3020, EVJ-4060 y ALT-3080; lo que dejó sin servicio de energía a más de 100 mil familias. El racionamiento fue tan escalofriante e intermitente, que hasta dejó sin servicio de agua potable a uno de cada diez nicaragüenses.
Media Managua sin agua
Mario Montenegro, Gerente de Operaciones de Enacal, ayer reveló que desde el domingo el bombeo de agua potable en la capital ha bajado entre 10 y 12 % diariamente, debido a los apagones que están afectando de forma drástica el Campo de Pozos Las Mercedes y varias estaciones aisladas.
Montenegro ayer envió una carta a los directivos de Fenosa con un listado de pozos, la capacidad instalada y su respectivo mapa de ubicación, “para que eviten tocar los circuitos donde están ubicadas estas bombas, pues significa dejar sin agua a gran parte de la población”, dijo.
“Ellos ahora ya conocen cuánta agua bombea cada pozo, dónde están ubicados y a qué gente se abastece con cada estación. En sus manos está garantizar la energía para que cada familia tenga agua”, agregó.
Más apagones para hoy
Con muchas esperanzas, los directivos de Unión Fenosa habían anunciado la compra de 40 megavatios de energía a la empresa AMM de Guatemala, para bajar hoy los apagones, pero minutos después, Geosa reportó que apagó la primera unidad de la Planta Nicaragua “por daños en la caldera”, lo que más bien incrementó el déficit pues esta máquina genera más de 50 megavatios.
El Despacho de Carga ayer dejó programado en su tabla oficial que entre hoy y el lunes harán falta entre 90 y 106 megavatios, lo que representa más apagones que se extenderán a diversas zonas y por varias horas, de acuerdo con la demanda de energía que se presente en el país.
Y, en efecto, varios barrios quedarán sin servicio de energía mientras dure el acto de celebración de las Fiestas Patrias en la Plaza La Fe, ya que las autoridades de Gobierno han solicitado a Fenosa que garantice electricidad en el circuito que abastece el Malecón de Managua hasta las tres de la tarde, aunque tenga que afectar otros.
Le “remojan” promesas a Bolaños
El especialista en temas del sector energético, Narciso Mayorga Pallais, ayer envió la tercera carta acerca de esta crisis al presidente Enrique Bolaños, donde le formula varias preguntas, “las cuales desearía me fueran respondidas, como si estuviera en campaña electoral”, reza el texto.
Esto último se lo recuerda Mayorga porque durante un debate celebrado el miércoles 5 de septiembre de 2001, en plena campaña electoral, Bolaños prometió que de ganar los comicios, antes de abandonar su silla presidencial, “voy a heredar mejores servicios de agua, luz y teléfono para los nicaragüenses”.
El entonces candidato, Bolaños, brindó estas últimas declaraciones porque dos días antes, Unión Fenosa había anunciado que cortaría la energía eléctrica en 24 pozos de Enacal, por una mora de 60 millones de córdobas. Lo dijo en el auditorio del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (Incae), en un foro-debate denominado “Competitividad en Nicaragua”.
Recordando este acto, Mayorga le informa a Bolaños que será la última vez que le escriba, porque nunca le contesta sus cartas, y pregunta: ¿qué ha hecho frente a la crisis después que asegurar que Fenosa “da gato por liebre”?
Le detalla que el colmo de la negligencia de Fenosa es que todavía mantiene un 28 % de pérdida de energía que hace falta en los hogares, y eso no deja ningún provecho a la nación, pero enfatiza en el cambio de hora y la reducción de la jornada laboral del Estado como medidas de ahorro de electricidad.
“Le agradecería, por el bien de todos, que exija a la Comisión Nacional de Energía (CNE), que nos explique técnicamente cuál ha sido el beneficio de esta medida. Con tanta suspensión del servicio de energía eléctrica, me parece difícil que se pueda demostrar algún beneficio”, dice Mayorga, refiriéndose al adelanto de la hora.
Respecto de la reducción de la jornada laboral, le pregunta a Bolaños si ha bajado la demanda en cada institución del Estado y qué porcentaje significa, para que después también aclare cuánta energía se ha dejado de entregar por los apagones y no se mezcle el ahorro con racionamiento.