Nacional

Delvin Jirón condenado a 30 años de prisión

* Ahora sí, ex agente antidrogas promete abrir “caja de Pandora” sobre supuestas irregularidades en la Policía… si lo dejan

Heberto Jarquín

BLUEFIELDS / RAAS
Ayer lunes, se acabó dramáticamente el juicio al ex agente antidroga de la Policía de Bluefields, Delvin Jirón Gutiérrez, cuando la juez de Distrito, Hellen Lewin, le aplicó una condena de 30 años por los delitos de intento de homicidio frustrado en perjuicio de la agente Ana Estela Valderrama, y colaboración necesaria en el asesinato atroz en perjuicio de cuatro policías, masacrados el 4 de mayo de 2004 en la jefatura policial de esta ciudad.
Jirón fue encontrado culpable por un jurado de conciencia durante el juicio realizado el 29 de agosto, por el asesinato de los oficiales Juan José Fúnez, Róger Villachica, Ruth González y Johnny Dometz.
En este juicio fue clave la declaración de Estela Valderrama, única sobreviviente y testigo de la masacre, quien declaró que reconoció a Jirón entre los sicarios que ultimaron a los cuatro oficiales y la lesionaron gravemente. También dijo que Delvin la amenazó una vez que se encontraron en el laboratorio de criminalística
Pide contacto con periodistas
Cuando escuchó la sentencia lapidaria de 30 años que le aplicó la juez Lewin, Jirón comenzó a decir en voz alta: “Jamás he amenazado a nadie, mucho menos a Estela Valderrama. Me está condenando una mafia policial”.
Jirón volvió a pedir que los periodistas soliciten autorización al juez de ejecución de sentencias de la RAAS, José Díaz Lanuza, para poder declarar con calma muchas cosas que según él demostrarán que la Policía lo está hundiendo para proteger a los verdaderos implicados en el asesinato de los cuatro oficiales.
“El proceso en mi contra estuvo viciado desde el primer momento, porque debió ser una comisión independiente la que investigara el caso y no la Policía que era juez y parte”, insistió.
La trágica madrugada
La madrugada del 4 de mayo de 2004, cinco sicarios, presuntamente dirigidos por un criminal colombiano identificado como Robert Wilson alias “Calidad”, irrumpieron en la delegación policial de Bluefields y mataron salvajemente a puñaladas a los oficiales Juan José Fúnez, Ruth González, Róger Villachica y Johnny Dometz.
También lesionaron gravemente a la agente Ana Estela Valderrama, quien tras haber superado el trauma de la agresión, confesó haber reconocido a Delvin Jirón como uno de los autores materiales de la masacre, sin embargo, el Ministerio Público lo acusó por supuesta colaboración necesaria en la matanza de los uniformados.
Según la acusación del fiscal Javier Morazán Chavarría, Delvin Jirón fue la persona que recibió dinero de “Calidad” para alquilar una casa en la que se alojaron los sicarios y para comprarles alimentos. Además, lo señaló como enlace de los asesinos con los otros colaboradores necesarios conocidos como los Reñazco, quienes fueron declarados no culpables por un jurado de conciencia.
Aunque Delvin Jirón fue declarado culpable y recibió una sentencia de 30 años de prisión, en Bluefields persiste la sensación de impunidad porque “Calidad” y los otros autores materiales de la masacre de los uniformados no han sido capturados.