Nacional

Fenosa vuelve a justificar apagones

La compañía dice que "atraviesa una situación de insuficiencia financiera".

La transnacional española Unión Fenosa, distribuidora de la energía eléctrica, informó hoy en un comunicado que "atraviesa una situación de insuficiencia financiera" provocada por el alza "incontrolable" de los precios internacionales del petróleo. Y porque la tarifa actual del servicio eléctrico no cubre los costos reales para el pago de la generación de energía.
Unión Fenosa, que opera en el país desde hace seis años, dijo que el Instituto Nicaragüense de Energía (INE, ente regulador) tampoco ha cumplido con "garantizar la suficiencia financiera" del sector energético, previsto en la Ley de Industria Eléctrica.
"El no reconocimiento del costo verdadero de la energía ha provocado que las distribuidoras hayan dejado de percibir, en los últimos doce meses, más de 21 millones de dólares", agregó Unión Fenosa y advirtió, además, que "la campaña lanzada por el no pago de la factura eléctrica sólo provoca mayor insuficiencia financiera en las distribuidoras y debilita su capacidad de comprar la energía necesaria para sus clientes".
La distribuidora llamó a todos los agentes involucrados a buscar soluciones a la crisis y a juntar voluntades para evitar "mayores consecuencias de las sufridas hasta hoy". A la ciudadanía, Unión Fenosa la insta a no dejarse llevar por campañas, que al final sólo causarán mayores perjuicios económicos.
La Comisión Nacional de Energía (CNE) informó de que a partir ayer el país sufrirá apagones de hasta 8 horas diarias por un déficit del 25 por ciento de la energía eléctrica que se consume a nivel nacional.
La CNE precisó que dos generadoras privadas dejaron de producir, en total, 110 megavatios de energía, de los 450 megavatios que se consumen, por la falta de dinero para comprar combustible. Ambos generadores esperaban que Unión Fenosa les cancelara una deuda por un monto que no precisan.
El país sufre desde hace varias semanas apagones de tres hasta doce horas diarias por déficit en la generación de energía que afecta a unos 600 mil usuarios. El déficit es provocado, además de la falta de dinero para comprar combustible, por fallas técnicas en las unidades de generación y por la falta de agua en el lago de Apanás, que produce energía hidroeléctrica.