Nacional

Más alzas en luz y otras “disciplinas” fiscales

* Los capítulos que se le olvidaron al Banco Central en su eufórico anuncio

Gustavo Alvarez

Continuar aumentando las tarifas de la energía eléctrica en Nicaragua fue una de las recomendaciones que hizo el directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI), al aprobar la continuación del programa económico que el país tiene firmado con dicho organismo, pero esta idea no goza del respaldo de diversos sectores sociales, que consideran altos los montos que están pagando por un ineficiente servicio de electricidad.
“Pasos recientes para racionalizar las tarifas del sector de la energía, mitigando el impacto sobre el pobre, son bienvenidos, pero será importante asegurar que las tarifas sigan siendo ajustadas para reflejar los gastos de importación de combustible”, señala el comunicado que el FMI hizo público el viernes, aunque no sugiere en cuánto se debe incrementar.
Además de esto, el FMI también recomendó implementar una reforma al sistema de pensiones, mantener la disciplina fiscal y preparar un Presupuesto de la República “prudente” para el 2007, entra otras cosas.
La coordinadora de la Red de Defensa de los Consumidores, Ruth Selma Herrera, recordó que a finales del año pasado, el FMI había recomendado un incremento en la tarifa de la energía eléctrica del 25 por ciento, sin embargo, consideró que ha subido más que eso.
Explicó que los ajustes tarifarios de julio del año pasado a la fecha son del 32 por ciento, aunque no se debe a presiones del Fondo, sino a la del precio del combustible.
Sin embargo, Herrera aseguró que si a ese aumento de las tarifas se le suma el mantenimiento de valor, la devaluación y otros factores, el incremento real es cerca del 40 por ciento.
La representante del organismo de Defensa de los Consumidores dijo que en realidad, a los usuarios les están cobrando hasta el 100 y 200 por ciento más.
“No es de extrañar que el Fondo pida eso (aumentar tarifas de energía eléctrica) y que el gobierno lo acepte en los documentos que firma, pero en la práctica será difícil”, advirtió Herrera, tras anunciar que vienen más protestas y acciones contra Unión Fenosa.
Añadió que las negociaciones entre el FMI y el gobierno son una pequeña evidencia del entreguismo de la política económica y lo que hacen pagar a la ciudadanía por la supuesta estabilidad que heredarán al próximo gobierno.
Petróleo baja, pero la energía no
Contrario a lo que sugiere el FMI, Herrera hizo ver que en las últimas semanas el precio del petróleo ha venido bajando y se supone, que así como Fenosa presiona por aumento tarifario cuando el crudo sube, también debe bajar cuando dicho producto reduce su precio.
“El precio del petróleo ya bajó como un 10 por ciento, y el INE debería estar ordenando reducción de la tarifa de la energía eléctrica”, subrayó.
Recientemente, tras el anuncio de la realización de un juicio de arbitraje contra Fenosa, el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) aseguró que las alzas en el servicio de energía eléctrica en los últimos 14 meses suman el 35.6 por ciento.
El organismo regulador señaló, además, que la distribuidora de energía eléctrica no tiene argumentos para alegar problemas financieros, porque con la regulación del mercado de la energía y las alzas en las tarifas ha recibido suficientes recursos.
La coordinadora de la Red de Defensa de los Consumidores dijo que uno de los problemas de Unión Fenosa es que sigue reflejando pérdidas del 30 por ciento por la ineficiencia, los que son trasladados al consumidor, y por eso alegan que la tarifa debe ser más alta.
Además, el INE, aunque le tiene miedo a los generadores, debe empezar a controlarlos, porque también nos están trasladando los costos por ineficiencia, argumentó Herrera.
FMI también pide reformas
El comunicado del FMI también recomienda reformar el marco legal de la energía eléctrica, lo que, según el organismo, es necesario para atraer la inversión en la generación y modernización de la red de distribución.
Pero según Herrera, esta sugerencia no es más que el deseo de restablecer el mercado negro de la energía que existía antes y, por lo cual, las generadoras han estado solicitando a los organismos financieros internacionales que presionen al INE para que lo restablezca.
Explicó que ese mecanismo de venta de energía, que fue eliminado por el INE, permitía a las generadoras vender la electricidad a precios más altos de lo normal, ya que les aceptaban vender al mismo precio de la ineficiente planta de Las Brisas, que trabaja a base de diesel y produce energía carísima.
Esto, según Herrera, hacía que todas las plantas vendieran el megavatio a 200 dólares, que es el precio que vende Las Brisas, en vez de 100 dólares, que es la tarifa que deben ofrecer las otras plantas.
“Los organismos internacionales quieren restablecer esa forma de pago para comprar energía carísima, y como esos organismos han financiado a los generadores, quieren proteger la ineficiencia, y a eso le llaman un mercado libre, sin perturbaciones”, expresó la representante del organismo de consumidores.