Nacional

Defensores abandonan a Delvin Jirón

* Declarado culpable por asesinato de cuatro oficiales dice que policía lo hundió para proteger a verdaderos implicados

Heberto Jarquín

BLUEFIELDS / RAAS -El ex agente antidrogas de la Policía de Bluefields, Región Autónoma Atlántico Sur (RAAS), Delvin Jirón compareció la tarde del viernes ante la juez de Distrito del Crimen de esta localidad, Hellen Lewin, para enfrentar acusación por tráfico interno de estupefacientes y para escuchar la condena que le aplicará la judicial tras haber sido declarado culpable por colaboración necesaria en el asesinato de cuatro policías que fueron masacrados en su propio cuartel el cuatro de mayo de 2004.
La jueza Lewin suspendió ambas audiencias porque el defensor público Juan de Dios Guevara Baltodano y su sustituto, Pedro Henríquez, renunciaron a la defensa de Jirón, a quien le asignaron a Raúl Castillo como nuevo representante.
Abatido
Deprimido y resignado, Delvin Jirón dijo a la jueza Lewin: “Haga lo que crea pertinente conmigo, estoy en sus manos, que Dios le conmueva su corazón”.
Esta vez, Jirón sólo contó con la compañía de los custodias del Sistema Penitenciario, ni siquiera sus familiares asistieron al juzgado, y él mismo no descartó que su nuevo defensor de oficio, Raúl Castillo, renuncie a representarlo.
“Eso demuestra que no es cierto lo que dijeron mis acusadores, que había colaborado con los asesinos de los oficiales por dinero, pues yo no tengo dinero para pagar un abogado.
Contraataque
Jirón pidió a los periodistas que acudimos a la audiencia, que solicitáramos autorización a la jueza Lewin para hacerle una entrevista amplia. “Tengo muchas cosas que aclarar. Demostraré que la oficial Estela Valderrama (sobreviviente y único testigo de la masacre de los cuatro uniformados) y el investigador policial Juan Alemán, recibieron órdenes de sus jefes para que me hundieran con sus testimonios en el juicio, para proteger a los verdaderos responsables de la matanza”, indicó.
Delvin señaló directamente al ex jefe de la Policía Nacional, Edwin Cordero Ardila, como la autoridad que según él está dirigiendo el complot en su contra. “La nueva primera comisionada, Aminta Granera Sacasa, debería reabrir la investigación del asesinato de los cuatro oficiales”, comentó.
“La Fiscalía no cumplió con su deber de investigar a fondo la masacre de los oficiales y se limitó a repetir el argumento de la Policía que era juez y parte en este caso. Pido al presidente de la República, Enrique Bolaños, que intervenga en mi proceso porque como ciudadano nicaragüense, me han violado todos mis derechos”, se quejó Jirón, quien no descarta recurrir ante organismos supranacionales como Amnistía Internacional porque se considera indefenso frente a una institución poderosa como la Policía Nacional.
Hasta el momento, ni el Ministerio Público ni la Policía Nacional se han pronunciado ante las declaraciones de Delvin Jirón, quien dijo resignado: “Espero una condena injusta de 30 años de prisión. Si me sintiera culpable me habría ido lejos y no me hubiera entregado a las autoridades”, concluyó.