Nacional

Brote se vuelve incontrolable

* Fuertes operativos, capturas y decomisos en expendios de guarón en los barrios de León * Dos estudiantes adolescentes que compraron en “La Cuarta”, están muy graves * Policía busca a dueña de las O’Connor y a su nieto, donde el primer muerto fue el catador

La intoxicación masiva de los leoneses por el consumo de guaro contaminado con metanol, se tornó incontrolable tras el surgimiento de brotes en los municipios de Malpaisillo, Telica, La Paz Centro y Mina El Limón. En este último lugar se reportaron tres intoxicados.
Pero el 80 por ciento de los pacientes ingresados al Hospital “Oscar Danilo Rosales” es originario del casco urbano de la ciudad de León, lo que hace presumir a las autoridades médicas y de seguridad que los dueños de distribuidoras y cantinas continúan vendiendo el guaro a granel.
“Hemos encontrado que todavía se sigue vendiendo licor, la gente sigue comprando y se siguen recibiendo más pacientes en el hospital”, aseguró la ministra de Salud, Margarita Gurdián.
Gurdián confirmó que muchos dueños de expendios lo que han hecho es sacar el producto de forma clandestina, y lo trasladan a casas de familiares. “Cuando llega la Policía a hacer inspecciones se encuentra que no hay licor”, explicó.
Fuertes operativos
La Policía realizó ayer fuertes operativos contra expendios y ocupó 14,980 litros de guaro, mientras cancelaba definitivamente los permisos de operaciones de tres fuertes distribuidores de licor.
También la Policía confirmó la captura del señor Alfonso Martínez, propietario de la distribuidora “La Cuarta”, ubicada en el sector conocido como la Cuarta Sección, en el barrio Guadalupe, porque se encontró que continuaba vendiendo guaro y lo hizo a un grupo de estudiantes del Instituto Nacional de Occidente.
“No sólo incumplió el bando municipal, sino que vendió a adolescentes, dos de los cuales se encuentran en estado crítico en el Hospital de León tras consumir el mortal metanol”, aseguró el comisionado Ernesto Zamora, jefe de la Policía de León.
Uno de los estudiantes fue sacado de las aulas del Instituto Nacional de Occidente, donde recibía clases, porque presentó los síntomas de intoxicación. “El adolescente confirmó que había comprado guaro en la Cuarta Sección”, señaló el jefe policial. Zamora detalló que los estudiantes compraron el licor cuando salieron a Managua para participar en el concurso de bandas de guerra.
Más decomisos
El jefe policial señaló que también cayeron en la distribuidora de “Felipillo”, ubicada cerca de la antigua Estación del Ferrocarril, en el expendio de Petrona Amaya, a quien le ocuparon 17 barriles de guarón, y donde Ramón Sandino, a quien le decomisaron 25 barriles repletos de guaro.
En el caso de la señora Amaya, la Policía le había ocupado cinco barriles la mañana del jueves, pero por denuncias de los vecinos se confirmó que aún seguía vendiendo guaro, y con una orden de allanamiento lograron penetrar a la casa y descubrir una bodega en la que había 13 barriles.
Otra de las expendedoras de licor buscada por la Policía es la señora Estela Rodríguez y su nieto Martín O’Connor. “Lamentablemente no hemos podido dar con ellos”, aseguró la ministra de Salud, Margarita Gurdián, quien explicó que los O’Connor son hasta ahora los principales señalados del brote de intoxicados. “Recuerden que todo surgió en Poneloya, donde los O’Connor distribuyeron licor”, señaló Gurdián.
Catador fue el primer muerto
El comisionado Zamora explicó que están buscando a Rodríguez y a su nieto. “El primer fallecido era el que probaba el licor que distribuyen los O’Connor”, recordó el jefe policial.
Por su parte, Harold Baldizón, delegado del Ministerio de Gobernación, dio a conocer los nombres de varios lugares donde se continuaba vendiendo guaro. Los mismos pacientes que ingresaban al hospital declaraban que en esos lugares habían comprado guarón.
Pero según Baldizón, el problema es que tras la visita que hizo la Policía no se encontró evidencias. El delegado de Gobernación no descartó que los propietarios de estos lugares hayan trasegado de forma clandestina los garrafones de licor.
Entre estas cantinas se encuentran “La Casona”, ubicada frente a la Estación del Ferrocarril; “El Nuncio”; “El Cocoyo”, ubicada frente a la Texaco; “Las Colas”, de los repuestos Ford, tres cuadras al norte; “La Barranca”; “El Almendro”, ubicada frente a la Yesera, y “El Laborío”, entre otras.
“Son declaraciones de los propios enfermos, ellos declararon que en esos lugares bebieron guaro”, dijo Baldizón, quien llamó a los dueños de cantina a que tomen conciencia del mal que están haciendo a la población leonesa. “Son seres humanos a los que están matando”, aseguró.
¡Dejen de vender guaro!
Monseñor Silvio Antonio Selva González, Vicario General de la Diócesis de León, hizo un llamamiento de conciencia a los grandes productores y distribuidores de licor a “que en nombre de Dios no sigan vendiendo guaro”.
Monseñor Selva González lamentó que los únicos que están saliendo afectados por las intoxicaciones son los pobres. “No es con guaro ni con casinos que se va a salvar a la patria”, aseguró el Vicario.
“Clamo a Dios para que no sigan destruyendo a la juventud”, dijo monseñor Selva González, durante una misa celebrada en la iglesia San Felipe en memoria de los muertos por la intoxicación masiva con metanol.
Sólo en el barrio San Felipe ayer fueron sepultadas cuatro personas que fallecieron tras consumir el mortal metanol, mientras en el barrio Sutiaba se reportó la muerte de Manuel Antonio Amador, de 41 años.
La información que suministraron los familiares indica que Amador estuvo en las fiestas de La Paz Centro, donde consumió guarón y llegó a morir al lugar conocido como “El Goyena”, una comunidad rural del barrio indígena.
La Policía y el Ministerio de Salud confirmaron que en los municipios de Malpaisillo y La Paz Centro se ejercerá fuerte presión para evitar la venta de guaro lija. En estos dos municipios se celebran fiestas patronales, y para las autoridades eso puede desencadenar un fuerte brote que podría tornarse incontrolable.
“Cero guaro lijón, vamos con todo”, aseguró el comisionado Zamora, quien reiteró que para garantizar una mejor cobertura, llegó de Managua un contingente de policías que ayudarán en el plan especial contra los expendios clandestinos.