Nacional

Relaciones con Costa Rica a nivel de vicecanciller


Vladimir López

El deterioro de las relaciones diplomáticas entre los gobiernos de Nicaragua y de Costa Rica, se evidenció más en los últimos días con la decisión del gobierno de San José de enviar a Nicaragua una representación de bajo nivel a las festividades del 150 aniversario de la batalla de San Jacinto.
El presidente Óscar Arias se excusó de visitar Nicaragua para esas festividades y en su lugar envió, primeramente a Rivas, a la vicepresidente Laura Chinchilla, y al evento de la histórica hacienda envió al vicecanciller Edgard Ugalde, quien fue embajador de ese país por varios años en Managua y además se desempeña como Agente de Costa Rica en la Corte Internacional de Justicia, en el caso del río San Juan.
El vicecanciller Ugalde justificó la ausencia del presidente Arias en Nicaragua “debido a serios problemas de agenda, sinceramente”. Agregó que además el canciller Bruno Stagno tuvo muchos compromisos fuera de Costa Rica, por lo que “tuvo la gentileza, en conversación con el señor Presidente de la República (Arias) de designarme a mí”.
“Ustedes saben que en los medios costarricenses se considera que por mi largo período de embajador en Nicaragua, hay un campo muy especial en nuestros sentimientos con Nicaragua”, comentó.
En tanto, el canciller de Nicaragua, Norman Caldera, también minimizó esa percepción, al recordar que el jueves visitó Rivas la vicepresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, con quien se sostuvo una reunión muy “cordial y amena”.
En cuanto al acto en la Hacienda San Jacinto, Caldera dijo que a pesar de que a ese evento no convocó el Sistema de Integración Centroamericana, SICA, “vinieron las delegaciones de los cinco países, porque ésta es una reunión de representantes de los países centroamericanos que participaron en la Guerra Nacional”.
Las tensiones
Hay que destacar que las “tradicionales” tensiones entre Nicaragua y Costa Rica, provocadas por la terquedad de los ticos de navegar armados sobre el río San Juan, se profundizaron por la xenofobia desatada en ese país contra los nicas, lo que provocó una demanda ante la Corte Internacional de Derechos Humanos y se agudizó con el nombramiento de Norman Caldera como coordinador de las negociaciones entre Centroamérica y la Unión Europea, nombramiento que fue rechazado por el gobierno de San José”.
Pero, todo ese escenario tensionante es rechazado por el vicecanciller Ugalde, quien dice “no cree” que esos asuntos “afecten en absoluto las relaciones normales entre los dos países. Vea usted que Nicaragua presentó una demanda contra Honduras, y veo que el señor presidente de Honduras (Manuel Zelaya), ha estado hoy (ayer viernes para los lectores) acompañando este acto, lo que quiere decir que la demanda de Nicaragua contra Honduras no afecta las relaciones”.
Asimismo, recordó que Nicaragua demandó a Colombia, “y no he visto que se hayan afectado las relaciones. Nicaragua nos demandó ante la Corte Internacional de Justicia, en 1986, y no afectó en absoluto las relaciones, así que no tendría por qué afectar las relaciones”.
Sin embargo, declaró que Costa Rica, a través del Ministerio de Comercio Exterior, seguirá cuestionando el nombramiento del licenciado Norman Caldera --nombramiento realizado a título personal por cuatro presidentes del istmo-- como coordinador de las negociaciones entre la Unión Europea y Centroamérica, porque considera que ese nombramiento se hizo a espaldas de Costa Rica.
Memoria tica se analiza en París
Por su parte, el canciller Caldera reiteró que hoy sábado sale rumbo a París para analizar la Memoria que entregó Costa Rica ante la Corte Internacional de Justicia, CIJ, en el caso del río San Juan, con algunos miembros del equipo jurídico de Nicaragua, que incluye a renombrados juristas extranjeros.
Caldera aclaró que la reunión se hará en París “porque, por el costo de los abogados (extranjeros) sale más caro traerlos aquí a Nicaragua, por lo que hacer esa reunión en París sale más barato”.
En cuanto a la posición de Costa Rica de proseguir cuestionando su nombramiento como coordinador de las negociaciones entre la Unión Europea y Centroamérica, el canciller Caldera declaró que ese asunto “lo van a seguir manejando ellos (los cuatro presidentes que lo nombraron). Yo no quiero seguir dando declaraciones sobre ese punto… Mejor que las den los presidentes”.