Nacional

“El que tome guaro se muere”

Se elevan a 21 los muertos por intoxicación etílica en León

Al menos 21 muertos y 82 hospitalizados es el saldo de una intoxicación con aguardiente contaminado con metanol que mantiene conmocionada a la ciudad de León en el noroeste del país, mientras las autoridades de salud y policía se movilizan para contener la emergencia.
Las víctimas perecieron entre el domingo y el jueves tras ingerir aguardiente procesado de forma artesanal y adulterado con metanol, un tóxico obtenido por destilación de la madera, según especialistas. Otras 82 personas están hospitalizadas con síntomas de envenamiento, dijo la portavoz del ministerio de Salud (Minsa), Fátima Mayorga.
Algunos pacientes permanecían en unidades de cuidados intensivos con pronóstico reservado. Los intoxicados trasladados a Managua eran sometidos a hemodiálisis, la forma más rápida para eliminar la sustancia tóxica de la sangre de los afectados, indicó Mayorga.
Los pacientes presentan afección en el cerebro, riñones, corazón, nervio óptico, vómitos y mareos, entre otros daños provocado por altos niveles de metanol, según la autopsia practicada. Los casos de intoxicación, que inicialmente se focalizaban en dos balnearios de León, se han extendido al área urbana y a otros municipios del departamento, lo que mantiene alarmada a la población y a las autoridades de salud.
Escenas dramáticas
Decenas de familiares y curiosos se aglomeraban en las afueras del hospital metropolitano de León para conocer la situación de los afectados, donde se producían dramáticas escenas por los decesos.
El Minsa movilizó desde Managua a personal de enfermería y laboratorios, médicos y estudiantes de medicina para atender la emergencia al hospital Metropolitano de León.
La letalidad del alcohol conocido popularmente como "guaron lija", que se distribuye en expendios no autorizados, se agrava porque las personas que lo ingieren asocian los síntomas a los efectos del exceso de beber y acuden tardíamente al hospital, cuando hay poco que hacer para salvarles la vida, explicó Mayorga.
Funcionarios del Minsa y agentes de policía realizaban allanamientos en los locales donde se expende licor para decomisar el aguardiente.
"El que tome guaro se muere" advirtió la ministra de Salud, Margarita Gurdián, en un desesperado intento por persuadir a la población del riesgo de consumir la bebida. En la ciudad de León rige desde el jueves una alerta sanitaria y la prohibición de vender aguardiente no envasado.