Nacional

Marchistas condenan “escapada” de los PLC


La sesión extraordinaria para discutir la aprobación o rechazo de los 9 millones de dólares en letras del Tesoro como aval financiero a Unión Fenosa, fue suspendida ayer en medio del rechazo de cientos de pobladores que desde temprano por la mañana se apostaron frente a la Asamblea Nacional.
Esta vez, el argumento para suspender la sesión fue la falta de quórum, después de que los diputados de la bancada liberal optaron por no reintegrarse en horas de la tarde.
Para los dirigentes del Movimiento de Consumidores que llegaron a la sede parlamentaria desde diferentes departamentos del país, la decisión de los diputados liberales de romper quórum tenía el objetivo de impedir que se rechazara la aprobación de los nueve millones.
Enrique Picado, dirigente del Movimiento Comunal Nicaragüense, aseguró que la decisión de los liberales no era más que “una cortina de humo”, y anunció que continuarán las manifestaciones de rechazo a Unión Fenosa.
Roger Lacayo, Director de la Asociación de Consumidores de Masaya, aseguró que la decisión de los diputados es un “detente”, que les permitirá organizar mejores acciones de presión para evitar la aprobación de los nueve millones de dólares.
Señaló que en principio, lo que están orientando es no pagar los recibos de energía eléctrica e impedir que personal de Unión Fenosa haga cambios de los medidores. Según Lacayo, orientarán a los vecinos no permitir el ingreso a los barrios de las cuadrillas de Unión Fenosa, y anunció la conformación en cada barrio de Brigadas Populares de Reconexión, que actuarían cada vez que Fenosa corte el servicio domiciliar.
Roces con la Policía
Un fuerte contingente policial rodeó el portón principal de la Asamblea Nacional para impedir el ingreso de las personas. La Policía también colocó vallas para imposibilitar el paso en los semáforos de la Asamblea y en la zona del parque “Luis Alfonso Velásquez Flores”.
La protesta hasta medio día se desarrolló con calma, incluso hubo momentos de picardía popular cuando quebraron una piñata adornada con los colores de Unión Fenosa; también quemaron recibos de cobro y banderas de la transnacional española.
Los roces de los manifestantes con los agentes del orden se dieron cuando un grupo de personas intentó interrumpir el tráfico en la Avenida Bolívar, frente a los semáforos de la Asamblea, y cuando protestantes destruyeron rótulos lumínicos de Unión Fenosa.
Un ciudadano que pretendía quebrar un medidor de energía eléctrica en la esquina de los semáforos de la Asamblea, fue detenido por varios agentes de la Dirección de Patrullas y Vigilancia de la Policía, quienes lo tomaron por la fuerza.
Los agentes no pudieron cargar con el detenido, porque una multitud de enardecidos reclamantes los rodearon, y, presionados, soltaron al muchacho, que de inmediato desapareció entre el nutrido grupo.