Nacional

Muere niño víctima de accidente y se entrega conductor

El conductor, que chocó contra la carreta halada por una yegua en la que viajaban ocho personas, dijo que la causa "de la desgracia" fue porque en el sector circulaba un camión a alta velocidad con luces altas, lo que no le permitió ver la carreta y no pudo frenar a tiempo.

Byron Oswaldo Ramos Bravo, conductor de un vehículo que causó cuatro muertos en un accidente de tránsito registrado la noche del domingo en Carretera Sur, se entregó hoy voluntariamente a la policía de Managua. En el accidente murieron tres personas, mientras un niño de cinco años murió hoy.Todas las víctimas eran familiares.
El niño, de nombre Reno Ray Rodríguez, murió a las tres y media de la madrugada, después de dos noches de agonía a consecuencia de un trauma craneoencefálico que le provocó el accidente.
Su papá Pablo Agustín Rodríguez Gutiérrez, de 23 años, su primita Shirley Edith Rodríguez, de dos años y su tía Marta Elena Rodríguez Gutiérrez, de 21 años, perecieron por el fuerte impacto de la camioneta Galloper gris, placas GR 3108, conducida por Byron Oswaldo Ramos Bravo quien al momento del hecho se dio a la fuga.
Ramos Bravo declaró a la policía que el domingo pasado conducía a baja velocidad pero que en ningún momento vio la carreta en que viajaban ocho de las cuatro personas que fallecieron en el accidente. El reo afirmó que la causa "de la desgracia" fue porque en el sector, 16 kilómetros al sur de Managua, circulaba un camión a alta velocidad con luces altas lo que no le permitió ver la carreta y no pudo frenar a tiempo para evitar la embestida.
Aunque el reo se negó a hablar a la prensa, a la policía dijo que el accidente ocurrió en la noche del domingo pasado y que no fue hasta el día siguiente que se enteró que varias personas habían muerto a causa de este accidente. La familia de los dos adultos y dos niños fallecidos han pedido a las autoridades que hagan justicia y que este caso no quede en el olvido.
“¿Por qué no se entrego inmediatamente? Ni siquiera se paró a auxiliarlos ¿Por qué no vino antes? Eso es no tener conciencia, es una persona inescrupulosa. Lo que pido es que se haga justicia”, dijo, entre sollozos, Adolfo José Rodríguez, e 52 años, papá y abuelo de las víctimas.