Nacional

Polipíldora anti infarto

* Contendrá aspirina y correctores de lípidos, aunque médicos aconsejan mantener la sana práctica de la media hora diaria de caminado * Tratamiento costará quinta parte del actual, lo que la hará accesible a las naciones tercermundistas

Barcelona / EL PAÍS
Las personas que han sufrido un infarto se beneficiarán a partir de 2010 de una píldora que concentrará tres fármacos en una sola dosis. Comenzará a comercializarse como experiencia piloto en China, India y España, según adelantó el cardiólogo Valentín Fuster, presidente de la Federación Mundial del Corazón.
El nuevo tratamiento costará una quinta parte del actual, lo que significa que estará al alcance de los países subdesarrollados. Entre los impulsores de este fármaco, destaca el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares, con sede en Madrid.
Caminar media hora diario
Caminar media hora cada día. Una receta tan sencilla como ésta puede tener un gran impacto en salud pública, según destacaron el domingo los expertos que participan en el Congreso Mundial de Cardiología que se celebra en Barcelona.
Uno de los principales avances que se presentan en este congreso es la denominada polipíldora contra el infarto de miocardio, que condensará tres fármacos en una sola dosis diaria y que podría llegar al mercado español antes de 2010.
Según Valentín Fuster, presidente de la Federación Mundial del Corazón, el precio del nuevo tratamiento (una quinta parte del actual) significará que la terapia “esté al alcance de los países subdesarrollados y en vías de desarrollo, donde ocurren el 80% de las muertes relacionadas con las enfermedades cardiovasculares”.
Se trata de un proyecto de investigación “para intentar que la gente tome las medicaciones”, explicó Fuster, porque son “muy pocos” los pacientes que siguen las indicaciones recomendadas por los cardiólogos un año después de sufrir un infarto.
Aspirina y corrector de lípidos
Este fármaco empezaría a comercializarse como experiencia piloto en India y China, unos países en los que, dada su elevada densidad de población, el tratamiento no llega a todos los habitantes. La nueva polipíldora contendrá aspirina, un protector del músculo cardiaco y el corrector de lípidos, el inhibidor ACE. Fuster avanzó que una compañía farmacéutica, que no reveló, podría fabricarla en España.
En una fase menos avanzada se encuentran las investigaciones sobre la regeneración de tejidos del corazón dañadas tras un infarto o una angina de pecho mediante células madre procedentes de médula ósea. Joaquín Alonso, jefe del Servicio de Cardiología del hospital de Fuenlabrada (Madrid), admitió que en este ámbito se está realizando “un gran esfuerzo investigador” aunque “se obtienen resultados contradictorios”. “Estamos lejos de llegar a resultados concluyentes para que la terapia pase a la práctica clínica”, dijo Alonso.
Ejercicio físico
Una de las investigaciones más avanzadas en terapia celular fue presentada el domingo por el equipo del doctor Ulrich Fischer-Raskoat, del departamento de Cardiología de Francfort (Alemania). El estudio muestra evidencias de la utilidad de las células madre de médula ósea para incrementar la función cardiaca en los pacientes que han sufrido un infarto agudo de miocardio.
Cada año se registran en España unos 80,000 infartos de miocardio, cifra que podría reducirse en un 20% si se generalizara el hábito de caminar o hacer de forma regular ejercicio físico moderado. “No vale jugar un partido de futbito a la semana o recorrer 60 kilómetros en bicicleta el domingo mientras el resto de la semana uno se abandona al sedentarismo.
Lo mejor es encontrar 30 minutos cada día, aunque no sean seguidos, para caminar”, destacó Roberto Elosua, del Instituto Municipal de Investigación Médica (IMIM) de Barcelona. Elosua insistió en la necesidad de que la actividad física “ocupe un lugar destacado en la educación global de los niños para que éstos continúen siendo activos cuando sean adultos”.
Un estudio presentado en este congreso internacional demuestra que la educación en hábitos saludables (ejercicio físico y dieta sana) en el ámbito escolar tiene resultados en la reducción de la obesidad, el sobrepeso y la presión sanguínea, factores de riesgo de enfermedad cardiovascular.
En España se podrían evitar 16,000 infartos al año si todos los ciudadanos encontraran un hueco en su agenda diaria para andar durante al menos 30 minutos.