Nacional

“Policía nos tapó todo”

* Funcionarios sostienen que no los dejaron contar número de bolsos con millones * Inspector dice que se dio cuenta porque ahí trabaja, pero la Policía no le informó nada del hallazgo * Fiscales realizan investigación in situ sobre los millones de dólares incautados en Peñas Blancas

La Policía Nacional mintió al tratar de aclarar las dudas que existen sobre la cantidad de bolsos repletos de dinero encontrados en el furgón retenido en la frontera de Peñas Blancas el pasado de 25 de agosto.
Julio César González Peña, conductor del vehículo, afirmó que eran más de cuatro millones de dólares --y no dos-- los que transportaba ilegalmente en el vehículo. La Policía sospecha que el dinero es producto del narcotráfico.
Funcionarios de la Dirección General de Aduanas (DGA), agentes policiales y estibadores en el puesto fronterizo, manifestaron ayer que sólo tuvieron a su vista un bolso.
Esto contradice la versión oficial que brindó la División de Relaciones Pública de la institución policial en su nota de prensa número 41/2006, en la que asegura que se contabilizaron ocho bolsos de dinero en la frontera.
Representantes del Ministerio Público viajaron ayer a Peñas Blancas y se encontraron con esta contradicción. Primero conversaron con los funcionarios de la DGA y posteriormente se dirigieron al puesto policial de la frontera.
“Hay unos que dicen una cosa y otros dicen otra, pero los bolsos no se contabilizaron”, afirmó categórico el fiscal auxiliar Francisco Villanueva, a cargo de la misión.
Rigoberto Barillas Rodríguez, el inspector de la DGA que según la vocería de la Policía fue la persona que hizo el conteo de los bolsos, fue el primero en desmentir a los agentes del orden.
“Bueno, nosotros directamente no sabemos decirle, porque no los contamos, no nos dejaron, ellos sólo sacaron un bolso, lo abrieron y lo volvieron a cerrar y lo metieron al compartimiento”, dijo.
En su nota de prensa, la Policía informó que una vez abierto el compartimiento, se sacó un bolso en presencia de Aduanas, estibadores y el conductor del furgón. “Se abre y se observa que hay maletas de dinero en el interior, se vuelve a cerrar, y una vez que se cierra el bolso el Sub administrador de Aduanas, Léster Joel, orienta al inspector de Aduanas, Silvio Barillas, que cuente cuántos bolsos hay, y éste le respondió que son 8”, citó el texto.
Barillas --quien en realidad se llama Rigoberto y no Luis, como sostuvo la Policía-- es el funcionario de la DGA que prácticamente permanece en el sitio done la Policía, por lo general, realiza inspecciones.
“Ellos procedieron a hacer sus registros. Cuando vine de almorzar me doy cuenta de que traía un comportamiento el camión éste, es donde traía esos bultos, que era el dinero”, manifestó.
El inspector tampoco estuvo presente cuando se descubrió el compartimiento donde traían escondidos los bolsos.
“No estaba, lo hicieron solos, bajaron toda la mercadería, rompieron con una coba y abrieron. Cuando yo llegué de almorzar miré. Yo fui porque estaba en esa área, y fui como dicen a curiosear, no es porque me haya dicho: Aduana venga aquí, así, así…”, señaló.
Y agregó: “Para mí, si ellos descubrieron eso tenían que haber dicho: Aduana, aquí están todos estos bultos, hay que sacarlos y contarlos. Pero sólo un bolso abrieron, rompieron el candadito que parece que tenía y se volvió a meter (el bolso)”.
Administrador y Director confirman
Otro funcionario, el Administrador de la Dirección General de Aduana (DGA) en el puesto fronterizo, Omar Quintero, respaldó lo dicho por Barillas.
“Cuando nosotros llegamos ya lo tenían (el furgón) en su rampa, ya estaban en el puesto donde rutinariamente hacen la inspección”, expresó.
Quintero también indicó que difícilmente se podría hacer algún estimado a simple vista de la cantidad de bolsos que había en el compartimiento.
“No le puedo precisar, se apreciaban algunos bultos, pero no se pudo apreciar la cantidad. Ni un aproximado, sería mentirle. Le digo exactamente lo que nosotros apreciamos”, apuntó.
En Managua, el director general de Aduanas, Ruddy Gutiérrez, reafirmó las declaraciones de sus funcionarios.
Refirió que cuando el camión llegó a Managua hubo una coordinación entre la Dirección de Investigaciones Económicas (DIE) y la Aduana para contarlo, pero después se decidió que se contaría el sábado a primera hora, y eso lo decidió la Policía Nacional.
El furgón donde se transportaba el dinero salió del puesto fronterizo entre la cinco y media y cinco 45 de la tarde.
“La Policía dijo que no se podía contar ahí (in situ) todo el dinero, porque se podía contaminar la prueba, pues se suponía que había droga, y sólo tomaron fotos y vieron someramente los bultos, haciendo un cálculo de entre ocho y doce”, sostuvo Gutiérrez.
Explicó también que cuando detectan que es contrabando de mercancía variada, hacen la incautación y abren el proceso inmediatamente, pero si se relaciona con drogas, Aduana asiste a la Policía para abrir el proceso investigativo, por presunción de contrabando.
“En este caso, no podemos decir cuál es la cantidad de dinero. Banpro contó en presencia de la Policía y la Fiscalía y dijo que esa era la cantidad de dinero: dos millones 219 mil dólares”, agregó.
Según Gutiérrez, la Fiscalía y ellos decidieron acusar por contrabando aduanero, consistente en el ocultamiento del dinero. “Aunque no existe una ley que defina el contrabando aduanero, por analogía de ley, el ocultamiento de una mercancía, en este caso el dinero, define la tipificación de un delito de contrabando”.
Con el delito de contrabando aduanero, tanto a Aduanas, la Fiscalía y la Policía Nacional les queda el dinero decomisado, pero, si la acusación fuese por lavado de dinero no le queda a nadie.
Hermetismo
Antes de la llegada de los representantes del Ministerio Público existía un gran hermetismo de parte de los funcionarios de Aduana y de los miembros de la Policía para hablar del tema.
Cuando los fiscales se presentaron al puesto de Policía se mantuvo la actitud de algunos agentes. A los periodistas que se presentaron a dar cobertura al hecho, los trataron de forma despectiva.
En el lugar, los funcionarios del Ministerio Público conversaron con los estibadores y el jefe de Drogas. El subcomisionado Carlos Mora, jefe del puesto fronterizo, no se encontraba porque supuestamente no sabía nada de la visita.
González: “No tememos investigación”
Por su parte, el comisionado Julio González, jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), dijo en Managua que no teme que los resultados de la investigación autónoma de la Fiscalía los dejen mal parados, porque se trata de la versión de un delincuente que se basa en lo que dice haber escuchado cuando una funcionaria del Banpro terminó de contar el dinero.
“Le hemos pedido al fiscal que llame a esa funcionaria del banco para que diga si es cierto eso, porque ahí se originó todo este problema. No queremos referirnos a nada específico, porque la Fiscalía ha iniciado su investigación, y siendo respetuosos de eso esperaremos a ver lo que pasa, lo que podemos decir es que actuamos de conformidad con la ley”, dijo González.
Al referirse a la reincidencia de la Policía en no informar inmediatamente a las autoridades de Aduanas sobre los casos de defraudación aduanera y equivocación de cifras como el caso de Luis González Largo, el jefe de la DAJ afirmó que han trabajado para que eso no ocurra.
“Precisamente, por el caso de González Largo, esta vez creímos que era mejor que estuvieron funcionarios de los bancos que son los especialistas en contar dinero, la Fiscalía y Aduanas”, dijo el jefe policial.
Consideró que quienes están poniendo en duda su actuar “lo van a seguir haciendo, porque mientras no puedan corromper las estructuras de la Policía, van a buscar el desprestigio de la institución”. “Nos asiste la verdad y no tememos la investigación”, concluyó.

Dirimen diferencias, pero investigación continúa

Reunión de emergencia Fiscalía-Policía

* Bautista Lara: Ministerio Público puede “recurrir a verificaciones que estime convenientes”

Altos mandos de la Policía Nacional se reunieron ayer de urgencia con el fiscal Julio Centeno para bajar el tono en sus declaraciones, después de que ambas instituciones se hicieran fuertes señalamientos por la pugna desatada a raíz de las declaraciones que brindó el chofer del furgón, quien afirmó que no eran US$2,2 millones los que venían en cabezal sino más de US$4,000,000.
En la reunión con el fiscal estuvieron presentes los subdirectores de la Policía Nacional Horacio Rocha y Orlando Aguilera, el jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) Julio González, el jefe Antidrogas Clarence Silva y el jefe de Inteligencia Policial, Carlos Palacios.
“En lo que respecta a los malos entendidos que se han dado por este caso ya han sido superados (pero) seguimos adelante con la investigación autónoma del caso con la anuencia, la confianza y orientación misma que la Policía nos pudo haber dado cuando el comisionado Clarence Silva nos dijo que para mayor confianza y transparencia, hiciéramos una investigación autónoma”, dijo Centeno al concluir el encuentro.
“Era un caso de contrabando, pero pudo haber sido en un primero momento un caso de narcotráfico, y tengo entendido que la denuncia original fue por eso, vamos a ver si las pruebas de campo se hicieron antes o después del momento, así como la posición que adoptó el Ministerio Público cuando se denunció el hecho”, dijo Centeno, quien consideró que las pesquisas no tardarán mucho porque existen “todos los elementos vivos e inmediatos del caso”.
Bautista Lara: aclarar duda
Para el comisionado general Francisco Bautista Lara, aunque actualmente no existen pruebas de irregularidades en el caso, deben aclararse meridianamente todas las suspicacias.
“No creo que haya habido ninguna irregularidad, no hay evidencias. Pero se sembró la duda, y ante la duda hay que investigar y aclarar los hechos con transparencia”, dijo Lara.
El uniformado fue retirado de las fuerzas del orden y luego reintegrado por la Corte Suprema de Justicia, pero actualmente no tiene funciones, debido a que el primer comisionado Edwin Cordero nunca acató la resolución judicial.
“Hubo, efectivamente, un conteo institución de la gente que tuvo que ver por la Policía, pero yo no creo que haya habido ninguna sustracción de nada. No hay evidencias, y estoy seguro de que los hechos se van a aclarar sin problemas”, afirmó.
El comisionado se refirió a la posible participación del Ejército en la investigación de la Fiscalía. “La Constitución es clara: los temas de orden interior y seguridad pública corresponden a la Policía. Ahora, hay una cosa que también es cierta, y es que el Ministerio Público puede recurrir a verificaciones que estime convenientes, es una facultad que le da la ley”.
“Puede llamar a un especialista, a un banquero. Tiene facultades en dirigir la acción penal y posiblemente consultar a diferentes instituciones. Que si correspondería al Ejército hacerlo o no, es una decisión que tendría que ver en qué términos”, puntualizó. (Con la colaboración de Eloísa Ibarra)

Magistrado Marvin Aguilar, Sala Penal de la CSJ:

Conteo debe ser in situ

Eloísa Ibarra

El magistrado de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Marvin Aguilar, explicó ayer que aunque el Código Procesal Penal (CPP) no establece con claridad en qué momento deben practicarse algunas diligencias de investigación, como el conteo de dinero incautado, (pero) lo más sano es que sea in situ.
La técnica establece que el conteo debe hacerse inmediatamente que se ocupa, aunque no existe un reglamento ni el CPP lo establece con claridad. Lo más sano es que se cuente in situ y en presencia de la Fiscalía, aunque a veces se hace en las oficinas, lo mismo que el recibo de ocupación, afirmó Aguilar.
Aclaró que la ausencia de la Fiscalía en el conteo del dinero no es causa de anulación la investigación policial, que tiene sus propias facultades dentro del proceso.
El CPP establece que el peso de la investigación --recepción de material para fundar la pretensión acusatoria, petición de medidas cautelares funcionales y garantizar el resultado del proceso-- recae sobre el Ministerio Público.
Para conocer la prueba es preciso que se notifique no sólo el ofrecimiento y la providencia por el cual el órgano jurisdiccional la admite como tal, sino también el día, la hora y forma de producción, así como todos los actos procesales que se refieren a la misma, como su postergación, variación, o suspensión de cualquier naturaleza.
Según el CPP, cuando lo considere pertinente, el Ministerio Público podrá participar en el desarrollo de las investigaciones y en el aseguramiento de los elementos de convicción, sin que ello implique la realización de actos, que por su naturaleza, correspondan a la Policía Nacional, según el artículo 248 del CPP. Entre los actos propios de las fuerzas del orden están la requisa de los detenidos y de los vehículos y naves ocupados.