Nacional

Elecciones frenan flujo de inversiones

* “Ya no somos el grupo guerrillero del 1979, somos un partido político democrático’’, afirma Luis Martínez, representante del FSLN en Florida

Especial para El Nuevo Herald
Un importante grupo de empresarios nicaragüenses que viven en el sur de la Florida está a la espera de saber quién será el sucesor de Enrique Bolaños para decidir si hacen inversiones en su país o no. Un capital aproximado de US$ 1,000 millones estaría a punto de cambiar su destino dependiendo de quién sea el ganador en las elecciones del próximo 5 de noviembre en Nicaragua.
El temor de la mayoría de los entrevistados por El Nuevo Herald es que el ex presidente sandinista, Daniel Ortega, vuelva al poder, lo cual cambiaría los planes de muchos empresarios. Roger Terán es uno de ellos. Él piensa realizar una millonaria apuesta en la construcción de condominios, complejos vacacionales y estructura de tecnología tanto en Managua como en otras ciudades.
‘’Si llegase a suceder un revés en la continuidad de la democracia, creo que no sólo ésta, sino también otras inversiones se verían definitivamente afectadas en toda Nicaragua’’, declaró el empresario.
La alternativa de Terán, en caso de que el líder sandinista retorne al poder, sería cambiar el rumbo de los negocios y realizarlos en otros países como Guatemala, Honduras o Panamá.
Ésta es la quinta candidatura de Daniel Ortega a la presidencia de Nicaragua por el izquierdista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSNL). Su postulación se ha visto ampliamente cuestionada tras acusaciones de la Comisión Permanente de Derechos Humanos contra él y otros miembros del otrora régimen sandinista.
El informe se refiere a una matanza de indígenas mískitos, e incluye figuras de genocidio y crímenes de lesa humanidad, además de otras acusaciones por expropiación de propiedad privada durante su mandato.
Luis Martínez, el representante del FSLN en la Florida, sostuvo que el discurso del candidato Ortega está basado en la democracia, y que su papel es precisamente devolver la confianza a los empresarios dudosos con respecto a las propuestas del sandinismo.
“Ya no somos el grupo guerrillero de 1979, somos un partido político democrático y no tenemos ejército como al comienzo’’, advirtió Martínez.
‘’Lo que el Frente promueve es la paz y la reconciliación de los nicaragüenses’’, agregó Martínez.
Según el representante, hay inversionistas europeos, cubanos, venezolanos y bolivianos que esperan el triunfo de Ortega para desarrollar nuevos negocios en el país centroamericano.
Salvador Castellanos, quien es propietario de una firma de construcción, apoya la candidatura de Ortega porque, en su opinión, el contenido de su discurso es democrático.
‘’El problema es que sólo los ricos tienen la posibilidad de tener una vivienda justa, pero la mayoría no tiene el dinero para comprar.
Yo tengo terrenos para construir propiedades en Nicaragua a bajo costo, por eso voy a votar por un partido que apoye a la clase menos favorecida’’, aseguró. Diferente es el caso de Roger Castaño, el dueño de una compañía de servicios de limpieza comercial y simpatizante del derechista Partido Liberal Constitucionalista (PLC), que está en manos de José Rizo y José Antonio Alvarado. Castaño llegó a Miami en 1991, como refugiado político, luego de haber estado preso durante 10 años bajo el régimen sandinista.
‘’Salí aterrorizado del régimen sandinista, no quiero que vuelva jamás a nuestro pueblo, porque lo único que hacen los sandinistas es construir cárceles y reprimir al pueblo’’, recordó Castaño, cuya madre y hermana tuvieron que huir a Costa Rica.
‘’A mi padre y a mi hermano los asesinaron los sandinistas en 1979’’, expresó Castaño, que tiene la intención de poner una estación de radio y una línea de autobuses el año que viene, de ser elegido su candidato.
La incertidumbre política que atraviesa Nicaragua ha provocado la cancelación en Miami de algunos eventos para incentivar la compra de bienes raíces allí.
El evento que se llevaría a cabo a mediados de octubre estaba dirigido a los baby boomers interesados en adquirir vivienda para su retiro.
Según Ezequiel Valdivia, quien es dueño de una compañía de envío de remesas y de una agencia de viajes, todos sus clientes tienen miedo de que Ortega sea reelegido.
‘’Si Chávez está haciendo lo que quiere en Venezuela, ¿cómo no lo va a hacer Ortega? Además, él sigue su mismo discurso’’, comentó. Desde junio del año pasado, unas 200 familias han presentado documentación al consulado de Miami para regresar a su país debido a una legislación que lo permite.
Sin embargo, se desconoce cuántas de estas familias llegarán a materializar su deseo.