Nacional

Prevén impunidad para violadores de Condega

* De momento ya mandó a su casa a principales acusados * Sólo deja a uno en la cárcel, pero para cubrir apariencias * Ignora que testimonio de víctima tiene “interés superior”

El delito de violación que presuntamente cometieron cuatro jóvenes contra una menor de 14 años, en el municipio de Condega, podría quedar en la impunidad si el juez de Distrito Penal de Audiencias, Óscar Aquiles Bustamante Castillo, resuelve dejar en libertad a dos de los imputados bajo el argumento de no existir suficientes pruebas en su contra.
Durante la audiencia inicial realizada el pasado jueves, el judicial mandó al Ministerio Público a fundamentar más la acusación contra Noel Zeledón y Gustavo Josué Montoya, por considerar que no hay suficientes argumentos para acusarlos.
La Procuradora Especial de la Niñez y la Adolescencia, doctora Norma Moreno Silva, lamentó la decisión del judicial y expresó su preocupación de que el delito quede en la “impunidad como ha ocurrido en otros casos similares”.
Es ilógico, nadie viola en público
El juez Bustamante Castillo dio un plazo de cinco días para que la fiscal Tania Lara, presente mayores pruebas contra Zeledón y Montoya. “Eso es ilógico desde el punto de vista jurídico”, argumentó la Procuradora, para quien los violadores cometen el delito sin tener testigos a su alrededor. “Es obvio, entonces, que no habrá mayores pruebas, por lo que el judicial lo que hará es dejar en libertad a los imputados”.
Lamentó que el judicial haya hecho a un lado el testimonio de la víctima, y recordó que “el testimonio de la víctima debe ser considerado como una prueba irrefutable y darle la validez que tiene esa declaración”.
Para la Procuradora, el juez debió actuar bajo el principio del interés superior de la niña, y lo que hizo fue hacer a un lado su testimonio. “Es lamentable que los jueces continúen actuando con visión adultista y discriminatoria contra las víctimas”, señaló.
Durante la audiencia inicial, el judicial mandó a juicio a Luis Miguel Ordóñez y a Rigoberto Blandón Quintero, este último vigilante de la escuela primaria “Dolores Salazar”, donde ocurrió la múltiple violación, y quien presuntamente no participó de forma activa del delito, pero permitió que Ordóñez, Montoya y Zeledón utilizaran uno de los baños de la escuela para cometer el crimen contra la menor.
De los cuatro imputados, sólo Ordóñez sigue detenido en las celdas preventivas de la Policía de Estelí. Los tres muchachos restantes fueron beneficiados por el juez con la medida cautelar de arresto domiciliar y la condición de presentarse una vez a la semana a los juzgados.
Moreno Silva opinó que hay evidencias de que en el caso de la niña violada, hay una violación al derecho de acceso a la justicia y al principio de igualdad ante la Ley. “El derecho que tiene la víctima a ser escuchada y que su testimonio sea tomado en cuenta, pero fundamentalmente el principio del interés superior del niño”, argumentó.
Apelan denegatoria
La Fiscal Tania Lara presentó ayer un recurso de apelación contra la denegatoria del juez Bustamante Castillo, de modificar la acusación inicial. Durante la apelación también fue planteada la revocación del arresto domiciliar para los tres implicados que gozan de esta medida cautelar.
Entre los imputados se encuentra Gustavo Josué Montoya, hijo del alcalde de Condega, Gustavo Adolfo Montoya Rodríguez, quien se inclinó a favor de una correcta aplicación de la justicia.
Un día después que ocurrió la violación, el alcalde Montoya Rodríguez se presentó a la delegación de Policía de Condega para entregar a su hijo, bajo el argumento de confiar plenamente en la inocencia del muchacho.