Nacional

Botín desaparecido y una presión que lo saca de prisión


Lizbeth García

Uno de los presuntos participes del millonario hurto que le costó a la Western Union 489 mil dólares y casi un millón de córdobas, Jorge Antonio Pérez, de 28 años, quedó libre este jueves, porque según dictamen médico legal suscrito por Mirna Rodríguez, tiene la presión arterial descompensada, aunque no tiene riesgo inminente de muerte.
Sin embargo, el juez Cuarto Penal de Juicio, Jaime Alfonso Solís, consideró que la salud del acusado corría riesgo en prisión, porque requiere una dieta especial y tranquilidad, razón que lo llevó a revocarle la prisión para sustituirla por el arresto domiciliar, la presentación periódica al juzgado, la retención migratoria y la rendición de una fianza solidaria por parte de las dos personas que deberán constituirse en sus custodias.
Los fiadores deberán garantizar que Pérez se someta al proceso, porque, de lo contrario, deberán responder económicamente por él, para lo cual el juez les dio tres días para demostrar que tienen dinero y que viven en Managua.
“La suerte” que tuvo Pérez en la audiencia especial de revisión de medidas no fue la misma para el supuesto autor intelectual, Oscar Francisco Ayerdis, Esvin Antonio Sanabria y Jorge Danilo Vega Ríos, quien dijo que padece de asma, porque el juez decidió dejarlos en prisión hasta el 29 de septiembre, cuando se realizará el juicio oral y público y se decidirá su situación legal.
La defensa de Ayerdis y Sanabria, Ricardo Polanco, esperaba que el juez los dejara libres porque consideraba que la medida de prisión que les aplicaron es desproporcionada al delito cometido, pero el fiscal Rodrigo Zambrana rebatió tal alegato, diciendo que la cifra hurtada es una fortuna fabulosa, porque son casi diez millones de córdobas, los que no han sido encontrados aún.